¿Se está acercando China demasiado a Israel?

Dos puertos marítimos chinos cerca de lugares estratégicos de Israel están suscitando preocupación por posibles problemas de seguridad y relaciones con Washington.

China está construyendo puertos marítimos en dos lugares donde se despliega la Sexta Flota de Estados Unidos, en Haifa, junto a la principal base naval de Israel, y en Ashdod, cerca de Tel Aviv, lo que genera inquietud por el potencial militar de China en el Mar Mediterráneo y Oriente Medio.

“El puerto civil en Haifa linda con la ruta de salida de la base naval israelí adyacente, donde se encuentra estacionada la flota de submarinos de Israelí y que, según informes de medios de comunicación extranjeros, mantiene una capacidad de segundo ataque para lanzar misiles nucleares”, dice el diario hebreo Haaretz.

“Nadie en Israel pensó en las ramificaciones estratégicas que este puerto civil chino podría tener en el futuro”, dijo el diario en el mes de septiembre.

Recientemente el destructor de misiles guiados USS Arleigh Burke visitó el puerto de Haifa durante una de sus patrullas en apoyo a la 6ª Flota en el Mediterráneo que tiene su sede en Nápoles, Italia.

La empresa china Shanghai International Port Group (SIPG) firmó el contrato de alquiler del puerto de Haifa en 2015, comenzando poco tiempo después las obras y que según el contrato podrá operar en la Terminal de Bayport durante 25 años a partir de 2021.

La empresa SIPG tiene firmados otros memorandos de entendimiento con puertos estadounidenses como el de Seattle, en Washington en 2006 y con la Autoridad Portuaria de Georgia en 2004, además de Barcelona, en ​​España, en 2006.

SIPG también trabaja con puertos europeos en Rotterdam, Hamburgo y Londres, y dos puertos en Japón, dice su página web.

China Harbour Engineering, una de las mayores empresas de propiedad gubernamental de China, está construyendo mientras tanto un puerto en Ashdod, a 40 kilómetros al sur de Tel Aviv.

“Ashod será uno de los mayores proyectos de inversión en el extranjero, y también uno de los mayores para la compañía china, escribió en noviembre Arthur Herman, miembro principal del grupo de expertos Hudson Institute con sede en Washington.

El puerto actual de Ashdod albergó en octubre al destructor de misiles guiados USS Ross, que apoya los “intereses de seguridad nacional de Estados Unidos en el área de operaciones de la sexta Flota”, señaló un funcionario de asuntos públicos en la web de la Marina.

El diario israelí Haaretz, apunta que tanto el “Ministerio de Transporte de Israel como la Autoridad de Puertos permitieron la construcción de los puertos chinos de Haifa y Ashdod” sin consultar con la participación del Consejo de Seguridad Nacional ni de la Marina.

“La primera preocupación, apunta The Economist, es sobre el control chino de esta importante infraestructura estratégica y la posibilidad de espionaje de la vecina zona militar”.

“Los submarinos israelíes, de los que se dice que son capaces de lanzar misiles nucleares, están atracados allí, una situación que un ministro de Israel describió en su momento, como sorprendente”, agrega The Economist.

“Varios partidos políticos de Israel ya han advertido sobre posibles problemas de seguridad nacional y de posibles fricciones con Estados Unidos como resultado de la participación china en proyectos de infraestructura israelíes”, escribió Elliott Abrams, investigador principal de estudios sobre Oriente Medio.

Los puertos forman parte de la Iniciativa internacional de China, de miles de millones de dólares, de la llamada Belt and Road Initiative.

El proyecto Belt and Road unirá a China con otras partes de Asia, Oriente Medio y Europa a lo largo de lucrativas rutas comerciales a través de tierra y mar, y Ashdod servirá como un puerto crucial para el comercio marítimo con Europa, afirmó Abrams.

Richard S Ehrlich

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com