Se incendia un avión australiano Growler EA-18 G en la Base Aérea de Nellis en Nevada.

Un avión de guerra electrónica de la Royal Air Force Australiana se incendió durante la maniobra de despegue y el piloto se vio obligado a eyectarse de la aeronave. Según expertos en seguridad aérea el accidente se habría producido por un fallo crítico del motor en los momentos previos al despegue.

Un rastro de humo se pudo ver por encima de la base después del accidente ocurrido alrededor de las 10:50 hora local (06:45 p.m.GMT) del domingo.

En una declaración emitida por la jefa de la 99 Comandancia de Asuntos Públicos de la base, dijo “que los servicios de emergencia de la base, habían actuado rápidamente al conocer el accidente evitando desgracias personales tanto al piloto como al resto de tripulaciones que se encontraban cerca de la zona en la que se produjo el suceso”.

El Departamento de Defensa de Australia ha revelado que el avión había quedado destruido por el incendio producido durante un ejercicio de entrenamiento conjunto llamado Red Flag (Bandera roja) 18-1.

Aviones australianos, británicos y estadounidenses, participan en el primer ejercicio Bandera Roja 2018, que comenzó el viernes 26 centrándose principalmente en el combate aire-aire. Los aviones despegan dos veces al día para participar en los duros simulacros de entrenamiento a los que se someten en misiones de ataque y mejora en la preparación de los pilotos para el combate.

Con las crecientes tensiones de Estados Unidos en alerta permanente, con Corea del Norte y Rusia, estos ejercicios considerados los mayores celebrados por la fuerza aérea estadounidense, tienen como objetivo probar una serie de nuevas técnicas de combate no desarrolladas hasta ahora.

El comandante del 414 escuadrón de entrenamiento de combate dijo: “Este ejercicio nos está sirviendo para aprender cosa nuevas y diferentes. El Red Flag 2018 es el más grande que haya existido con la mayor cantidad de participantes, destacando el equilibrio de la eficiencia de la capacitación con la efectividad de la misión”. 

El caza Growler involucrado en el accidente entró en servicio con la Real Fuera Aérea Australiana en 2017. Australia es el único país que opera este tipo de aeronaves fuera de Estados Unidos.

Un portavoz del Departamento de Defensa australiano, indicó que se iniciará una investigación del accidente en colaboración con la Fuerza Aérea de Estados Unidos y se proporcionará información con más detalles una vez conocida.

El Boeing EA-18G Growler (en español “gruñón”) es una versión adaptada a la guerra electrónica del cazabombardero embarcado F/A-18F Super Hornet fabricado por la compañía estadounidense Boeing Integrated Defense Systems.

Se trata de un avión biplaza, con el piloto sentado delante y el navegante detrás. Está equipado con dos pods AN/ALQ-99 de guerra electrónica, colgados bajo los pilones de carga de las alas; bajo el fuselaje central puede llevar un contenedor con equipo ALQ-99 Low-Band,

El EA-18G conserva las mismas características, velocidad, alcance y rendimiento de vuelo a baja altitud que el F/A-18F Super Hornet, aunque con dos diferencias principales: cuenta unas nuevas antenas aerodinámicas fijas AN/ALQ-218 montadas en las puntas de las alas, en lugar de los misiles “aire-aire” AIM-9 Sidewinder y en el cono delantero, el espacio que ocupa el cañón se ha sustituido por un receptor LR-700 que se comunica con los dos pods ALQ-99 montados en las alas.

El Growler puede llevar, además de los dos pods ALQ-99, dos misiles AIM-120 AMRAAM, dos misiles antirradar AGM-88 HARM, bombas convencionales, bombas guiadas por láser y por satélite.

Misión.

Las misiones de esta aeronave son similares a las del antiguo EA-6B, la guerra electrónica en el campo de batalla, pero al estar basado en el caza F/A-18 se beneficia de las altas prestaciones del mismo y permite homogeneizar la flota. En general sus misiones son:

  • Interferir las comunicaciones del enemigo, evitando de esta forma la coordinación eficiente de sus ataques.
  • Generar interferencia activa y pasiva para confundir los radares aéreos y terrestres del enemigo con el objetivo de proteger y encubrir los grupos de ataque propios.
  • Romper (mediante la interferencia) el datalink AWACS-Interceptores del enemigo.
  • Evitar o disminuir la posibilidad de que la defensa antiaérea enemiga obtenga las condiciones óptimas para disparar.
  • Posibilidad de destruir los radares enemigos mediante el uso de armas antiradiación.

Un comentario sobre “Se incendia un avión australiano Growler EA-18 G en la Base Aérea de Nellis en Nevada.

  • el 29 enero, 2018 a las 13:33
    Permalink

    Que bien le venía a España el Growler, a pesar del accidente es un avión necesario para las FAS.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com