Se insta a Canadá a dejar de alimentar la guerra en Yemen con la venta de armas a Arabia Saudita, dice un informe de la ONU.

Canadá, por segundo año consecutivo, es nombrado como uno de los países que ayudan a avivar la guerra en Yemen por un grupo de expertos que supervisa el conflicto para las Naciones Unidas e investiga posibles crímenes de guerra entre los combatientes.

El panel de la ONU incluye a Canadá en una lista de cinco países que venden armas a quienes libran el conflicto en Yemen: una coalición liderada por Arabia Saudí frente a los rebeldes Houthi respaldados por Irán.

El panel afirma que la comunidad internacional ha abandonado a Yemen cuando la guerra entra en su séptimo año sin que haya un alto el fuego a la vista.

La venta de armas por parte de Canadá y de países como Estados Unidos, Reino Unido e Irán continúa “sin tener en cuenta el inmenso sufrimiento causado al pueblo de Yemen”, afirma el último informe del Grupo de Expertos Internacionales y Regionales Eminentes sobre Yemen.

El grupo, que identificó por primera vez a Canadá en su informe de 2020, expresó su preocupación por el hecho de que los países sigan enviando armas a los combatientes. “Teniendo en cuenta el horrible número de víctimas que la guerra sigue causando en el pueblo de Yemen, no tiene sentido que terceros Estados sigan suministrando a las partes del conflicto las herramientas de guerra. El flujo de armas debe detenerse ahora”, declaró el presidente del panel, Kamel Jendoubi.

Arabia Saudí es el mayor mercado de exportación de productos militares de Canadá después de Estados Unidos, y las cifras de 2020, las más recientes disponibles, muestran que se enviaron a Riad equipos de defensa canadienses por valor de más de 1.300 millones de dólares, principalmente vehículos blindados equipados con ametralladoras o cañones. Uno de los principales impulsores de las exportaciones es un acuerdo de 15.000 millones de dólares para la venta de vehículos de combate a Arabia Saudí. El acuerdo se cerró bajo el gobierno de Harper, pero el gobierno de Trudeau en 2016 dio las aprobaciones de exportación para que comenzaran los envíos.

Arabia Saudí está inmersa en la guerra de Yemen desde 2015 como líder de una coalición de países de Oriente Medio y África que apoya al gobierno yemení contra los rebeldes Houthi respaldados por Irán. Grupos de derechos humanos y líderes políticos occidentales -incluido el Parlamento Europeo- han instado a congelar la venta de armas a Arabia Saudí. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU afirma que la guerra en Yemen ha provocado unas 233.000 muertes desde que comenzó en 2014, de las cuales 131.000 son por causas indirectas, como la falta de alimentos, servicios sanitarios e infraestructuras. También ha provocado lo que el organismo de la ONU ha llamado la “peor crisis humanitaria del mundo”

Ardi Imseis, profesor de Derecho de la Universidad de Queen y miembro del grupo de expertos designado por la ONU, dijo que quienes libran la guerra en Yemen siguen creyendo que pueden proseguir el conflicto sin consecuencias significativas.

“La población civil de este conflicto sigue pagando el precio más alto de este conflicto con un sufrimiento incesante mientras se hunde más en el hambre y la pobreza”, dijo en una conferencia de prensa el miércoles. “Creemos que la comunidad internacional debe reunir la voluntad política necesaria para la paz en Yemen”.

El gobierno canadiense ha intentado anteriormente distanciarse de la controversia diciendo que Canadá no está vendiendo equipos de ataque aéreo a los saudíes.

En un informe de 2020, el departamento federal de Asuntos Globales señaló que Arabia Saudí es a menudo acusada de graves violaciones del derecho internacional humanitario por la forma en que lleva a cabo los ataques aéreos en Yemen, que según los grupos de vigilancia son indiscriminados y matan a muchos civiles. Sin embargo, Global Affairs señaló en su informe que Canadá no vende misiles aire-superficie ni aviones bombarderos a los saudíes.

Según el profesor Imseis, la falta de voluntad de Canadá para cancelar los envíos de armas a Arabia Saudí significa que el país no se enfrenta a ninguna censura por su conducta. Dijo que poner fin a los envíos de vehículos blindados enviaría una señal a Arabia Saudí de que su comportamiento en Yemen es inaceptable.

“Mientras las armas sigan fluyendo, esta guerra no hará más que empeorar”, dijo. “Que Canadá siga suministrando armas a las partes del conflicto es parte del problema”.

César Jaramillo, director ejecutivo de Project Ploughshares, un grupo de desarme de Waterloo, Ontario, dijo que es vergonzoso que Canadá sea nombrado por un panel de la ONU que investiga las violaciones del derecho internacional humanitario en Yemen.

“Todos los canadienses deberían estar avergonzados por la deshonrosa inclusión de Canadá en este informe condenatorio”, dijo.

“Ya no se trata de si Canadá puede estar facilitando, sin saberlo, la comisión de violaciones de derechos humanos. Se trata de que Canadá está preocupantemente cerca de la complicidad en los crímenes de guerra. Y el único curso de acción defendible para Ottawa es la cancelación inmediata y largamente esperada de las exportaciones de armas a Arabia Saudí”.

La oficina del ministro de Asuntos Exteriores, Marc Garneau, fue requerida para comentar el informe del panel de la ONU y remitió las preguntas a funcionarios del departamento de Asuntos Globales. El departamento no ha respondido a una solicitud de comentarios.

Steven Chase

4 thoughts on “Se insta a Canadá a dejar de alimentar la guerra en Yemen con la venta de armas a Arabia Saudita, dice un informe de la ONU.

  • el 9 septiembre, 2021 a las 11:26
    Permalink

    Instar lo mismo al régimen extremista islámico iraní, ¿para cuándo? Se nota que la ONU es reducto de izquierdistas afines a su movimiento antioccidental y a China en especial…

    Respuesta
  • el 9 septiembre, 2021 a las 12:16
    Permalink

    Si Canadá no les vende fusiles lo hará rusia, china, Turquía o Corea del Norte, que esos no tienen tantos escrúpulos, mientras estén entretenidos ahí no irán a cometer fechorías a otros sitios,,, así que leña que el creador se apiade de sus almas, si es que las tienen

    Respuesta
    • el 9 septiembre, 2021 a las 18:38
      Permalink

      Decir lo que han dicho es lo mismo que no hacer nada
      Todo seguirá igual

      Seguirá la guerra

      Respuesta
  • el 9 septiembre, 2021 a las 19:12
    Permalink

    Para los panelistas más jóvenes: Yemen desde antes de la descolonización británica, a sido un enorme problema para los musulmanes sunies de la península arábiga; se debe tener presente, las varias sublevaciones durante la colonización británica, la “guerra” de Yemen en los años 60 del siglo 20, en la cual intervino Egipto , con armas químicas, el apoyo que se dió desde ese país a los insurrectos de Omán en los 70 y el forzado proceso de unificación, entre los 2 “Yemenes”.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.