Se suspende el programa de entrenamiento para pilotos afganos en Estados Unidos por las deserciones de sus miembros.

El ejército estadounidense ha cerrado el programa de entrenamiento para pilotos y personal de mantenimiento afganos en Estados Unidos debido a las altas tasas de deserción entre los participantes, según ha informado la oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR).

Las deserciones del personal militar afgano en territorio estadounidense ha sido un problema constante para el ejército de Estados Unidos y el servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que a menudo aseguran que ellos o sus familias son amenazados por los talibanes.

En su último informe trimestral, el SIGAR señala que: “Dado el deterioro de la situación de seguridad en Afganistán y el hecho de que los cadetes afganos que violan los términos de sus visas no sufren prácticamente ninguna consecuencia por ausentarse sin permiso (a excepción del posible regreso a Afganistán), la tasa de ausentismo es probable que aumente”.

En 2018, el Servicio de Inmigración informó que 152 estudiantes afganos habían desertado desde 2005, y 83 de ellos huyeron del país, a menudo viajando a Canadá para buscar asilo político, o seguían desaparecidos.

Inicialmente, los funcionarios de SIGAR tenían dudas sobre los detalles de dónde se estaba llevando a cabo el entrenamiento y el número de pilotos inscritos, pero dijeron que el programa para entrenar a pilotos en el avión básico AC-208, una versión militar del Cessna 208 de un solo motor, había sido trasladado de nuevo a Afganistán a un aeródromo cerca de Kandahar.

Un grupo de pilotos afganos recientemente graduados.

“Las clases de entrenamiento de pilotos del AC-208 que se estaban llevando a cabo en la base Moody de la Fuerza Aérea en Georgia fueron suspendidas debido a la cantidad de alumnos que desertaban para quedarse en Estados Unidos o viajar a Canadá”, dice el SIGAR en su último informe trimestral al Congreso, publicado el martes.

“Los estudiantes y el personal de mantenimiento que continúa en los cursos han sido llevados nuevamente a Afganistán donde completarán su entrenamiento. Como resultado de la situación, solo una clase del programa se graduó en Estados Unidos, señala el informe.

El SIGAR no especificó cuántos pilotos y técnicos de mantenimiento estaban en la primera graduación del AC-208, pero informó que el 40 por ciento de ellos habían desertado.

Cuando se preguntó dónde se había llevado a cabo el entrenamiento con los aviones AC-208, los portavoces de SIGAR dijeron que en la Base Moody en Georgia, pero contactado con esta base dijeron que el único entrenamiento para pilotos afganos era el avión de ataque ligero A-29 Super Tucano, aunque posteriormente confirmaron que la capacitación en el AC-208 se había estado realizando en una base cerca de Corpus Christi, Texas.

Dos A-29 Súper Tucano de la Fuerza Aérea de Afganistán.

El Departamento de Defensa otorgó un contrato de 69,4 millones de dólares en 2017 a Orbital ATK para proporcionar aviones AC-208 a la Fuerza Aérea de Afganistán.

Los aviones pueden ser equipados para disparar misiles Hellfire, pero los afganos los utilizan principalmente para reconocimiento, transporte y evacuaciones médicas.

Military.com

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com