Según dos ex altos funcionarios estadounidenses, China podría apoderarse de Taiwán en tres días.

En una hipótesis no descartable, se cree que China podría apoderarse de Taiwán en un tiempo de tres días y que Estados Unidos estaría demasiado paralizado por la agitación política como para detenerlo.

Ese es el argumento de dos ex altos funcionarios de EE.UU., que ha elaborado un escenario para ilustrar lo que podría suceder a menos que EE.UU. se prepare para un conflicto con China.

El almirante retirado James Winnefeld, quien sirvió como vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de 2011 a 2015, y Michael Morell, que fue dos veces director interino de la CIA con la administración de Obama, escribieron el escenario en un artículo para la revista Proceedings del Instituto Naval de  Estados Unidos.

Este es el escenario, tal y como lo concibieron Winnefeld y Morell:

Es enero de 2021, y el Partido Comunista Chino está desesperado. El Covid-19 ha destrozado la economía, las sanciones económicas de EE.UU. por la represión de Pekín en Hong Kong han dañado el comercio, y los líderes de Taiwán están hablando sobre la declaración de la isla como una nación independiente.

Mientras tanto, las disputadas elecciones presidenciales de noviembre de 2020 en EE.UU. se ven envueltas en desafíos judiciales sobre quién debe ocupar la Casa Blanca. Buscando una salida a las dificultades internas de China, el presidente chino Xi Jinping y sus colegas del Politburó ven una oportunidad.

La Operación Provincia Roja comienza con importantes ejercicios militares chinos en diciembre de 2020. Occidente, distraído por el Covid-19 y la política de EE.UU., descarta esto como un mero ruido de sables.

“La operación se desarrolla rápidamente, comenzando en la tarde del 18 de enero, dos días antes de la programada y aún dudosa inauguración presidencial de los Estados Unidos”, escriben Winnefeld y Morell. “Se transmite un mensaje a los líderes de Taiwán de que tienen la opción de una capitulación pacífica inmediata o de una coacción armada”.

Al mismo tiempo, espías y fuerzas especiales chinas se apoderan de instalaciones clave de Taiwán, mientras que los ciberataques perturban la red eléctrica y los medios de comunicación públicos de Taiwán. Las fuerzas anfibias chinas capturan las islas costeras de Taiwán, incluidas Quemoy y Matsu, mientras que los submarinos chinos bloquean Taiwán.

“Los medios de comunicación chinos destacaron la presencia de miles de misiles balísticos y de crucero en posiciones de lanzamiento capaces de apuntar a instalaciones clave en Taiwán”, se postula en el escenario. “Se anunció un bloqueo marítimo y aéreo inmediato de la isla, en espera de la decisión de Taipei sobre el ultimátum de Pekín. Al mismo tiempo, las fuerzas anfibias del PLAN (la marina china) -incluido un enorme número de buques pesqueros que se pusieron rápidamente en servicio- se preparan para el desembarco de las fuerzas terrestres chinas en la costa occidental de la isla, y los buques de defensa aérea extendieron su paraguas sobre el espacio aéreo de la isla”.

La acción militar va acompañada de una ofensiva mundial diplomática y de los medios de comunicación social para neutralizar la posibilidad de una intervención extranjera. Se pregunta a los occidentales por qué deben arriesgar su bienestar por Taiwán, a los asiáticos orientales se les dice que su futuro depende del “liderazgo benévolo” de China, y el resto del mundo está amenazado por la pérdida del comercio y las inversiones chinas. Para endurecer el mensaje, un ciberataque chino desencadena cortes de energía en Indianápolis.

Mientras el Pentágono se prepara para enviar fuerzas a la región, el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. se encuentra dividido por la indecisión. No responder militarmente dañaría el prestigio americano, pero algunos funcionarios temen que en lugar de defender a Taiwán, los EE.UU. terminen montando un costoso esfuerzo para liberarlo de la ocupación china.

“En la mañana del 20 de enero en Taiwán -todavía en la noche del 19 en los Estados Unidos- el gobierno de Taiwán se dio cuenta de que, si bien las Fuerzas Armadas de Taiwán seguían siendo capaces de oponer una dura resistencia durante un tiempo limitado, las fuerzas estadounidenses necesitarían demasiado tiempo para poder actuar”, dice el escenario. Taiwán capitula y un nuevo gobierno pro Pekín toma el poder.

Finalmente vienen las inevitables recriminaciones. Los funcionarios de inteligencia de EE.UU. se quejan de que Estados Unidos pasó décadas centrándose en la contrainsurgencia en lugar de prepararse para el conflicto con una gran potencia como China.

“Al final, el conflicto para el que Estados Unidos, y en particular el ejército estadounidense, se preparó durante tanto tiempo y para el que proporcionó miles de millones de dólares en material militar a Taiwán, se había perdido antes de empezar”, concluye el escenario.

Al contemplar un escenario como éste, es importante recordar que los autores están siendo más polémicos que predictivos. El escenario está diseñado para hacer un punto específico.

En esta línea de tiempo, China lo hace todo bien, Taiwán es débil militar y espiritualmente, y los EE.UU. son sólo un espectador desdichado y paralizado enredado en sus asuntos internos. Estos eventos podrían teóricamente ocurrir en 2021, especialmente si las elecciones de EE.UU. en 2020 son tan amargas como algunos temen. Pero cualquier general chino que abogue por invadir Taiwán -y arriesgarse a una guerra con los EE.UU.- sobre la base de estas suposiciones optimistas merece ser encarcelado o peor por incompetencia.

Pero el escenario ilumina ciertas cuestiones, a saber, que la seguridad a largo plazo de Taiwán -y la capacidad de los Estados Unidos para contener la expansión china- descansa en dos pilares. Uno de ellos es que los Estados Unidos conservan un poder militar suficiente y apropiado para disuadir a China de apoderarse de Taiwán, de las islas en disputa como la Senkakus, de propiedad japonesa, o de cualquier otro lugar donde Pekín afirme su primacía.

El segundo pilar es que los EE.UU. tiene suficiente voluntad política para convencer a los líderes de China de que utilizará ese poder militar, si es necesario. Lo que significa que una disputada elección presidencial de 2020 podría tener graves ramificaciones a miles de kilómetros a través del Pacífico.

Michael Peck

7 thoughts on “Según dos ex altos funcionarios estadounidenses, China podría apoderarse de Taiwán en tres días.

  • el 25 agosto, 2020 a las 16:24
    Permalink

    Claro, matando a más de cien mil civiles y más de dos millones imponiendo su comunismo. Seria un genocidio total.

    Respuesta
    • el 26 agosto, 2020 a las 01:36
      Permalink

      La “Revolución Cultural” se saldó según algunos con más de 70 millones de muertos. El comunismo a lo largo de su historia ha dejado un reguero de genocidios muy serio. ¿Crees que a estos comunistas chinos les importa realizar un genocidio?

      Respuesta
  • el 25 agosto, 2020 a las 17:02
    Permalink

    En primer lugar habría que decir que china no va a permitir nunca un Taiwán aliado de EEUU a 100 km de sus costas. Esto me recuerda e a la crisis de los misiles entre eeuu y la unión Soviética en Cuba.

    Respuesta
  • el 25 agosto, 2020 a las 17:03
    Permalink

    Taiwan está en el punto de mira inmediato del neoimperialismo comunista chino. Yo no confiaría demasiado en los usueños, porque China es un hueso muy grande de roer. Taiwan debe ponerse las pilas ya.

    Respuesta
  • el 25 agosto, 2020 a las 22:35
    Permalink

    Como se llenan los bolsillos los contratistas de armas americanos, eso me recuerda cuando decian que Sadam Hussein tenia una fuerzas armadas tan bien preparadas que podrian invadir una gran parte del golfo persico en semanas. Lo mismo que la antigua URSS y Europa! mas misiles desplegados mas ventas de armas a los paises vecinos taiwan incluida.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2020 a las 02:47
    Permalink

    Taiwan con las armas proporcionadas por USA, solo puede hacerle frente al tigre de papel llamado china.

    Respuesta
  • el 29 agosto, 2020 a las 00:37
    Permalink

    Que cuentito más ridículo. Perdón por la expresión. Saludos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com