Según el Pentágono China podría tener 1.000 ojivas nucleares para el 2030.

China sigue reforzando su arsenal nuclear estratégico y podría tener 1.000 cabezas nucleares en 2030, según un nuevo informe del Departamento de Defensa publicado el miércoles.

El informe anual del Pentágono al Congreso sobre el poderío militar de China estima que este país podría contar con 700 ojivas nucleares lanzables en 2027 y con 1.000 tres años después. Además, advierte que China “posiblemente ya ha establecido una incipiente tríada nuclear con el desarrollo de un misil balístico lanzado desde el aire con capacidad nuclear y la mejora de sus capacidades nucleares terrestres y marítimas”.

Incluso con la acelerada expansión nuclear, Pekín sigue estando por detrás de Estados Unidos, con su arsenal nuclear de 5.550 ojivas, y de Rusia, que tiene 6.255, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, una organización independiente. China tiene unas 350 cabezas nucleares, según la organización.

Pero Pekín se ha negado a participar en las conversaciones de control de armas, argumentando que su arsenal nuclear es mucho menor que el de las dos principales potencias nucleares del mundo. Al mismo tiempo, ha llevado a cabo un amplio programa de modernización militar que ha suscitado dudas sobre sus intenciones.

El oficial de más alto rango del ejército estadounidense afirmó el miércoles que considera a China como el rival militar “número 1” de Estados Unidos. Los comentarios del general Mark A. Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, durante un debate moderado en el Foro de Seguridad de Aspen, se produjeron una semana después de calificar el reciente lanzamiento por parte de China de un arma hipersónica diseñada para eludir las defensas estadounidenses como un momento casi “Sputnik”, en alusión al lanzamiento soviético de un satélite en 1957, que asustó a la opinión pública estadounidense y contribuyó a impulsar la carrera armamentística nuclear durante la Guerra Fría.

El general Milley dijo el miércoles que China “nos desafía claramente a nivel regional, y su aspiración es desafiarnos a nivel mundial”. Añadió que “tienen el sueño de China, y quieren desafiar el llamado orden liberal basado en reglas”.

Preguntado sobre si Estados Unidos podría “igualar” la capacidad hipersónica de China, el general Milley declinó responder. Pero más tarde dijo que “si en Estados Unidos no hacemos un cambio fundamental nosotros mismos, estaremos en el lado equivocado de un conflicto”.

El general Milley afirmó que Estados Unidos podría defender “absolutamente” a Taiwán de un ataque de China si -y esa parte es un gran “si”- los líderes políticos decidieran hacerlo. Una decisión de este tipo por parte de cualquier presidente estadounidense supondría un gran cambio, ya que Estados Unidos ha seguido durante décadas una política de “ambigüedad estratégica” que deja abierta la cuestión de si Estados Unidos respaldaría a Taiwán en un conflicto militar con China. El general Milley no se apartó de esa política el miércoles.

Comentó que no esperaba que China emprendiera una acción militar contra Taiwán en los próximos 24 meses. Pero cuando se le preguntó si el Pentágono podría defender a Taiwán, dijo que “tenemos absolutamente la capacidad de hacer todo tipo de cosas en todo el mundo, para incluir eso, si es necesario”.

Sobre la reunificación de China con Taiwán, añadió que “los chinos están construyendo claramente y sin ambigüedades la capacidad de proporcionar esas opciones a los líderes nacionales si así lo deciden en algún momento en el futuro”. China considera a Taiwán una provincia escindida.

La estrategia de defensa más reciente de China, publicada en 2019, dijo que mantendría sus “capacidades nucleares al nivel mínimo requerido para la seguridad nacional.” Pekín también ha prometido no usar armas nucleares primero o contra cualquier estado no nuclear.

Tal vez sorprendentemente, el informe del Pentágono hace poca mención a la pandemia de coronavirus, que comenzó en China en 2019 y se extendió a nivel mundial, matando a más de 5 millones de personas hasta ahora e infectando a millones más.

El informe del Pentágono también respalda el relato del general Milley sobre sus llamadas telefónicas con su homólogo chino a finales de 2020 para asegurar a China que Estados Unidos, bajo el mandato del presidente Donald J. Trump, no tenía intención de atacar. Según el informe, las llamadas se produjeron por indicación del secretario de Defensa de Trump en ese momento, Mark T. Esper, a quien Trump despediría más tarde.

Helene Cooper

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.