Seis candidatos a la licitación de aviones de combate ligero de la Real Fuerza Aérea de Malasia.

La Real Fuerza Aérea de Malasia (RMAF) pretende adquirir nuevos aviones de entrenamiento y combate ligero (FLIT/LCA) en los próximos tres años, según el jefe de la Fuerza Aérea, el general Ackbal Abdul Samad. Samad dijo que en el marco del Plan de Desarrollo de Capacidades 2055 (CAP55) de la RMAF, el servicio tiene previsto adquirir 36 aviones FLIT/LCA en dos etapas. Los nuevos LCA servirán de apoyo a los actuales aviones de combate Boeing F/A-18D Hornet y Sukhoi Su-30MKM.

En enero de 2021, el jefe de la Fuerza Aérea, el general Ackbal Abdul Samad, dijo: “La RMAF ha solicitado al gobierno un presupuesto para la adquisición de 18 aviones en la fase 1 a través de la presentación de los nuevos proyectos 2021 y otros 18 aviones en la fase 2, bajo el 13º Plan de Malasia (RMK-13)”. La RMAF opera actualmente dos variantes del BAE Systems Hawk en las funciones FLIT/LCA, así como algunos entrenadores Aermacchi MB339. La mitad de la flota se está acercando al final de su vida operativa y debe ser sustituida en un plazo máximo de 10 años.

Según Aerotime, seis aviones se presentan actualmente a la licitación de aviones de combate ligeros (LCA) de la Real Fuerza Aérea de Malasia (RMAF), informan los medios de comunicación malayos. Entre ellas se encuentran la india Hindustan Aeronautics con el Tejas, un conglomerado de empresas lideradas por Rusia con el MiG-35, la china Catic con el L-15, Korea Aerospace Industries (KAI) con el FA-50, Turkey Aerospace Industries (TAI) con el Hürjet y la italiana Leonardo con el M-346.

La información ha sido divulgada por el periódico económico malasio The Edge Malaysia Weekly. Como señaló Aerotime, en la lista no figura el JF-17 Thunder paquistaní-chino, que se rumoreaba que era uno de los principales contendientes. Tampoco están el Boeing T-7A Red Hawk ni el Yakovlev Yak-130.

Según The Edge, los documentos de la licitación fueron adquiridos por nueve empresas, mientras que sólo seis de ellas enviaron sus ofertas antes de la fecha de cierre, el 6 de octubre de 2021. Informes anteriores de los medios de comunicación malayos indicaban que había nueve aspirantes. Además del T7A, el Yak-130 y el JF-17, también incluían el Aero Vodochy L-39NH checo, pero excluían el TAI Hürjet.

Malasia anunció la licitación del LCA en junio de 2021. Ocho aviones del lote inicial están destinados a ser utilizados como entrenadores y 10 a actuar como aviones de combate ligeros, realizando misiones tanto aire-tierra como aire-aire. Entre los requisitos de la aeronave se encuentran el reabastecimiento aéreo, el combate más allá del alcance visual (BVR) y la capacidad de vuelo supersónico, además de contener al menos un 30% de piezas producidas en Malasia. El fabricante también tiene que ser capaz de iniciar las entregas en un plazo de 36 meses tras la firma del contrato. Estos requisitos excluyen al L-39NH, que no es supersónico. Todos los demás aviones parecen cumplir los requisitos, o al menos pueden modificarse para hacerlo.

El TAI Hürjet es el único avión de los seis que aún no ha realizado un vuelo inaugural; se espera que su prototipo entre en producción a finales de 2021 y vuele antes de finales de 2022. Está destinado a sustituir al Northrop T-38 Talon como entrenador avanzado de las Fuerzas Aéreas turcas, y también tiene una variante de combate ligera.

Air Recognition

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.