Serbia tiene la intención de fortalecer su aviación de combate con al menos 20 aviones más.

Aunque la Unión Europea ha tratado recientemente de reactivar el diálogo entre Serbia y Kosovo [la antigua provincia serbia que declaró su independencia en 2008] los contactos se han estancado. Hay que decir que la situación actual no ayuda, ya que el presidente kosovar, Haschim Taçi, que está acusado de crímenes de guerra, es sospechoso de haber participado en el tráfico de órganos tomados de prisioneros serbios cuando era jefe de la UCK.

Aunque el reconocimiento de la independencia de Kosovo allanaría el camino para la adhesión de Serbia a la Unión Europea, Serbia sigue sin querer saber nada de ello. Además, Belgrado se ha comprometido a resolver la situación de los serbios que permanecen en su antigua provincia de Kosovo y la situación de los lugares religiosos ortodoxos. El gobierno de Pristina, por su parte, está exigiendo reparaciones de guerra. En 2018, se había planteado la idea de intercambiar tierras entre las dos capitales. Pero no se ha hecho nada al respecto.

Otro punto que perturba a las autoridades serbias es la entrega de equipo militar a las fuerzas de Kosovo. El presidente serbio Aleksandar Vucic volvió a insistir en ello el 26 de julio durante una visita a un batallón de tanques en Sremska Mitrovica.

“Los americanos, los turcos y los alemanes están cuidando de su querido hijo”, dijo Vucic, refiriéndose a Kosovo. Y, de hecho, los Estados Unidos recientemente entregaron 42 vehículos tipo Humvee a Pristina.

En la esfera militar, Serbia depende principalmente de Rusia, que ha entregado sistemas de defensa aérea MiG-29 y Pantsir S-1, y de China, que ha ordenado aviones teledirigidos tácticos CH-92A.

En cualquier caso, Aleksandar Vucic consideró que todavía es necesario reforzar las capacidades de las fuerzas serbias. Mientras hablaba de la adquisición de vehículos blindados Lazar BVT-SR-8808-MRAP y PASARS-16 y de sistemas robóticos Milos de la industria local, el presidente de Serbia insistió sobre todo en la renovación de los activos aéreos mediante la compra de aviones de combate.

El presidente serbio no dio ningún detalle sobre el tipo de aeronave a ser adquirida, mientras que rechazó cualquier idea de una “carrera de armamentos”. Sin embargo, esto no impidió que algunos medios de comunicación afirmaran que Belgrado tenía la intención de comprar 20 aviones T-7A RedHawk [producidos por Boeing en colaboración con la empresa sueca Saab] de Estados Unidos. Y que, si se negaban, la elección sería el Su-25.

Según los expertos consultados por el periódico online Vesti Online, el general Kovacevic, un ex aviador, pensaba que “cualquier avión de más de 4 generaciones sería genial”.

“Este tipo de compra es en gran parte una cuestión política. Los aviones rusos serían más adecuados para nosotros por su tecnología y nuestra experiencia en formación y mantenimiento. Pero podemos entrenar rápidamente a nuestro personal para usar aviones occidentales, como el Gripen sueco. Ya tenemos radares de fabricación sueca y americana en nuestros ejércitos”, explicó el general Kovacevic.

“Basándonos en las experiencias del conflicto en la ex Yugoslavia y las guerras en Siria y Ucrania, el Su-25 Frogfoot sería la elección correcta para nosotros”, dijo Milan Galović, un experto en asuntos militares.

Laurent Lagneau

Un comentario en “Serbia tiene la intención de fortalecer su aviación de combate con al menos 20 aviones más.

  • el 31 julio, 2020 a las 20:22
    Permalink

    Siempre he admirado a Serbia, es increible el alto grado de desarrollo tecnologico cosechado por una nación tan pequeña y tan castigada por el genocida e invasor Islam. Los serbios son capaces de fabricar de todo, de hecho si no hubiese sido por la desintegración de Yugoslavia hubiesen tenido hasta su propio caza, el Novi Avion.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com