Seúl presenta un nuevo submarino de ataque en medio de la tensión en la península coreana.

La Marina de Corea del Sur ha mostrado su más moderno submarino de ataque en medio de una coyuntura de estrés entre ambas Coreas.

El  pasado jueves fue presentado el nuevo submarino surcoreano en una ceremonia en la ciudad de Ulsan. En un comunicado de la Armada de la República de Corea se informa que el nombre que llevará el nuevo barco será el Sin Dol-Seok.

El submarino tiene 65 metros de eslora, cuenta con sistemas de propulsión independiente de aire y misiles de crucero con un alcance de 1000 kilómetros, es la versión más nueva de la clase KSS-2. La Marina prevé desplegarlo en diciembre tras completar la formación de su futura tripulación.

El Sin Dol-Seok es la “daga estratégica nacional capaz de golpear con precisión no sólo los buques y submarinos del enemigo, sino también objetivos instalados en tierra”, afirma la agencia local de noticias Yonhap.

Con una velocidad máxima de 12 nudos en la superficie y 20 nudos bajo el agua, el nuevo submarino también puede permanecer sumergido  a lo largo de dos semanas.

Corea del Sur ha prometido fortalecer no solo el campo naval sino también su capacidad misilística después de que Piongyang realizara su sexta prueba nuclear, una prueba que, según Seúl, es una seria amenaza para su territorio.

El diario surcoreano The Korea Herald, citando a fuentes militares, informó el martes que Seúl está desarrollando un misil, al que llaman ‘Frankenstein’, cuya misión será destruir las instalaciones militares subterráneas de Corea del Norte.

La prueba efectuada por Corea del Norte el pasado domingo ha elevado aún más las tensiones en la península coreana. Los analistas creen que la principal razón que obligó a Pyongyang a realizar esta polémica prueba fue la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) aprobada el 5 de agosto que intensificó las restricciones contra Corea del Norte.

Ante las amenazas de Washington y sus aliados en la región, Pyongyang continúa reforzando su poder defensivo y llevando a cabo pruebas misilísticas ante una posible intervención de Estados Unidos.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *