Sin armas nucleares de disuasión, Ucrania sería fácilmente derrotada por Rusia.

Rusia y Ucrania se han embarcado en uno de sus encuentros más tensos desde que Rusia anexó la Península de Crimea en medio de  disturbios políticos en 2014, lo que ha llevado a políticos y expertos a especular sobre la posibilidad de una guerra abierta entre los dos rivales.

Ucrania y sus aliados de la OTAN encabezados por Estados Unidos han acusado a Rusia de ocupar ilegalmente Crimea y de apoyar a los separatistas del este en un conflicto que ha causado la muerte a unas 10.000 personas desde 2014. Su rivalidad se ha intensificado significativamente, sin embargo, después de que la Flota rusa del Mar Negro abriera fuego y se apoderara de tres buques de la marina ucraniana que pasaban a través del territorio reclamado por Moscú en el estrecho de Kerch, situado entre el Mar Negro y el Mar de Azov.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, advirtió el martes de una ” guerra a gran escala “, un día después de que afirmara que “tiene serios motivos para creer que Rusia está lista para seguir con un ataque por tierra”. El mismo martes, el Ministerio de Defensa ruso anunció que había “comenzado a probar la preparación de las formaciones y unidades militares del Distrito Militar del Sur”, una región que incluye las disputadas partes de Crimea y las fronteras de Ucrania. Poco después, se vieron camiones militares que transportaban el sistema de misiles de defensa costera Bal 3K60 hacia Crimea.

Al día siguiente, Rusia anunció que transportaría el avanzado sistema de defensa antiaéreo y de misiles S-400 a la península en disputa. Aunque los analistas occidentales han dicho que una guerra total sigue siendo poco probable, y que Poroshenko prometió el miércoles “preparar al ejército” y “fortalecer las fronteras”, Ucrania sería superada en número y armamento si se produjera un conflicto más amplio.

Un soldado ucraniano dispara una ametralladora durante un combate con separatistas pro-rusos en Avdiivka, región de Donetsk, el 31 de marzo de 2017. Ucrania ha recibido el apoyo de Estados Unidos en su guerra contra los rebeldes orientales, pero no es miembro de la OTAN, lo que significa que la alianza no tenía la obligación de defenderla en caso de una invasión.

Tras la disolución de la Unión Soviética a principios de la década de 1990, Ucrania poseía unas 5.000 armas nucleares, lo que la convertía en el tercer arsenal más grande del mundo, solo por detrás de Rusia y Estados Unidos. Sin embargo, la nueva nación independiente carecía de la tecnología para lanzar las armas, así como de los fondos para mantenerlas. Para conservar la paz con Rusia, el gobierno ucraniano entregó la mayoría de sus armas de destrucción masiva y destruyó el resto para obtener fondos.

Aunque los lazos fluctuaron durante los años siguientes, el derrocamiento del presidente partidario del Kremlin, Viktor Yanukovich en 2014 trajo consigo una caída en las relaciones, ya que Rusia trasladó tropas a la península de Crimea, que finalmente votó a favor de unirse a Rusia en un referéndum, rechazado por Ucrania y una serie de naciones occidentales. Sin disuasión nuclear y con poca fuerza convencional, las tropas ucranianas fueron incapaces de recuperar Crimea y continúan luchando contra la rebelión oriental, incluso con el apoyo de asesores militares estadounidenses y varias milicias locales movilizadas por el gobierno.

Personal militar

Las fuerzas armadas ucranianas, que fueron puestas en alerta máxima el lunes, están compuestas en total por unos 250.000 efectivos, incluidos unos 204.000 soldados, según el Ministerio de Defensa de Ucrania, una cifra inferior a la de 1,9 millones de efectivos militares rusos, una estimación de 2018 que incluye a unos 1.013.628 soldados. El gasto militar ruso también se incrementó en 2017 en 66.300 millones de dólares, en comparación con los 3.600 millones de dólares de Ucrania, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo.

Tanques

Rusia también encabeza el mayor ejército de tanques del mundo, con unos 20.000 vehículos de este tipo, y el gobierno ucraniano afirmó el año pasado que el número de tanques rusos operando de forma encubierta en apoyo de los rebeldes sólo en Ucrania ascendía a unos 680, una cifra que superaría a las fuerzas de tanques del Reino Unido y Alemania juntas. Por su parte, Moscú ha negado prestar asistencia militar a la insurgencia pro rusa de Donbass.

Soldados ucranianos en la puerta de una base militar ucraniana en Perevalne, Crimea, mientras que soldados no identificados y fuertemente armados que se cree que están bajo el mando ruso se encuentran fuera, el 3 de marzo de 2014. Las fuerzas de autodefensa rusas y locales tomaron el control ucraniano de Crimea, lo que llevó a la deserción de miles de tropas ucranianas a medida que el territorio quedaba bajo la administración rusa.
Armada

En cuanto a la marina ucraniana, gran parte de sus barcos se perdieron cuando Rusia tomó el control de Crimea, y tres más fueron capturados en el incidente del domingo. Aunque Rusia perdió su único portaaviones en un dique flotante a finales del mes pasado, la Flota del Mar Negro tiene docenas de buques de guerra y la marina estaba preparada para recibir 26 embarcaciones más a finales de este año. El comentarista Michael Bociurkiw argumentó el miércoles en un artículo de opinión de la CNN que Ucrania “lamentablemente no estaba preparada para librar una pelea con Rusia en el mar” y que un asalto anfibio ruso en la costa del Mar Azov “tendría poca oposición”.

Aeronaves

En la anexión de Crimea también se llevaron decenas de aviones ucranianos. Sin embargo, incluso en manos ucranianas, muchos de estos aviones se consideraron incapaces de volar. David Axe, del blog  War Is Boring, escribió en abril de 2014 que “16 Su-27, 24 MiG-29, 35 Su-24 y 24 Su-25 estaban listos para volar en el momento de la anexión rusa” un mes antes y, que “solo el 15 por ciento de los aviones de la fuerza aérea estaban listos para el combate”, citando una encuesta local.

Una evaluación más reciente escrita por Mykola Bielieskov el mes pasado encontró que, después del accidente mortal del Su-27UB1M que involucró a un piloto ucraniano y a un piloto estadounidense, “la Fuerza Aérea ucraniana se queda con diecisiete Su-27, además de veintiún MiG- 29 Fulcrum, un caza táctico ligero de corto alcance comparable al F-16”. Añadió: “También puede reunir trece aviones de ataque terrestre Su-25 Frogfoot, una docena de bombarderos supersónicos Su-24 y cuarenta y seis aviones de entrenamiento L-39 que pueden servir en el papel de ataque ligero”. También cuenta con varios aviones de transporte pesado, aviones de reconocimiento y helicópteros.

El informe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de 2017 y del Poder Militar de Rusia detallaba que la potencia aérea del país consistía en una amplia gama de equipos, incluyendo 141 bombarderos, 420 cazas, 345 aviones de combate de ataque a tierra, 215 aviones de ataque, 32 aviones de inteligencia electrónica, 22 aviones de alerta y control aerotransportados, seis aviones de mando y control, 15 cisternas, 122 aviones de transporte pesado y 198 entrenadores.

Personal del Distrito Militar del Sur de Rusia, que incluye Crimea y los territorios que limitan con Ucrania, se entrenan en un ejercicio rápido en esta foto compartida el 31 de agosto de 2016. Ucrania ha renovado enormemente sus fuerzas armadas desde los disturbios de 2014, pero no se compara con Rusia en términos de recursos humanos, equipos y gastos.
Ucrania está superada en armamento.

El analista Denys Kiryukhin escribió para el Instituto de Investigación de Política Exterior en agosto, que la fuerza de tanques de Ucrania se había degradado de unos “780.000 soldados, 6.500 tanques, 1.100 aviones de combate y más de 500 barcos” que tenía en la era post-soviética a unos “184.000 soldados”, unos 700 tanques, 170 aviones de combate y 22 buques de guerra ” a principios de 2013. Kiryukhin señaló, sin embargo, que el” proceso de revisión militar integral, cuya finalización está prevista para 2020, sigue en curso y que estas reformas han sido algunas de las más exitosas desde la independencia del país”.

Sin embargo, sin la adhesión a la OTAN, la alianza militar occidental no tendría ninguna obligación de intervenir en nombre de Ucrania, dejando potencialmente a la nación con la posibilidad de enfrentarse a Rusia por sí sola. Incluso si la OTAN interviniera, los expertos han señalado cómo las deficiencias organizativas y estratégicas podrían conducir a graves pérdidas para la alianza en sus frentes con Rusia.

Newsweek

4 comentarios sobre “Sin armas nucleares de disuasión, Ucrania sería fácilmente derrotada por Rusia.

  • el 29 noviembre, 2018 a las 13:25
    Permalink

    Por supuesto que la potencia armamentística de Rusia es muy superior a la de Ucrania, no hace falta un gran análisis para llegar a esa conclusión. El problema está en que Rusia no se atreverá a atacar a Ucrania, no está en condiciones económicas de emprender una guerra de ese tipo ni Ucrania estaría del todo sólo en ese escenario. Rusia no está legitimada para atacar a Ucrania y la OTAN debería apoyarla en ese supuesto. Cuanto antes se le paren los pies al corrupZar Putin, mucho mejor.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2018 a las 16:32
    Permalink

    dependiendo del escenario bélico que elijan los generales ucranianos pueden darle muchos dolores de cabeza a Rusia. En Afganistán les dieron duro y tenían menos recursos que Ucrania. En Vietnam le dieron a los Estados Unidos.
    La mejor batalla es la que se evita con la diplomacia y también mostrándose la ONU enérgica con la ocupación de UCRANIA por parte de Rusia. A nadie le interesa una guerra. Esperemos que se entiendan ambas naciones.

    Respuesta
  • el 30 noviembre, 2018 a las 22:49
    Permalink

    Solo recordar que hasta los años 50 del pasado siglo XX la parte oriental de Ucrania y Crimea eran parte de Rusia, territorio que fue “regalado” por el ucraniano Nikita Kruchev -como presidente de la URSS- a los ucranianos (en contra de la población que era rusa).
    Además, no debemos olvidar que una vez independiente, los nacionalistas ucranianos dejaron prácticamente sin derechos a la población de origen ruso.
    Solo digo que si los ucranianos se separaron de la URSS, los mismos derechos deberían haberseles reconocido a los rusos de Ucrania pero, como ya sabemos, un buen separatista quiere “su” independencia, pero no reconoce lo mismo para otras zonas de su país.
    Dicho lo anterior, solo decir que a los rusos le asiste la razón de la historia.

    Respuesta
  • el 8 diciembre, 2018 a las 22:00
    Permalink

    A caso creen que la “gran y poderosa” OTAN, se enfrentaria a Rusia, por un pais como Ucrania, ningun pais se enfrenta a otro que tenga poder nuclear, Gracias a Dios es asi, hasta ahora las armas nucleares han cumplido su funcion disuasoria, aaa por cierto ningun pais esta legitimado para atacar a otro n.unca ninguno lo a estado.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com