Singapur, una pequeña ciudad-estado con una sólida Fuerza Aérea.

A pesar de su pequeño tamaño geográfico (716 km2), la República de Singapur posee uno de los ejércitos más avanzados y mejor equipados tecnológicamente en el sudeste asiático. Invierte en sus fuerzas armadas más que cualquiera de sus vecinos (5% de PIB). Siendo una pequeña ciudad-estado, una de las armas más fuertes del ejército de Singapur es la Real Fuerza Aérea de la República de Singapur (RSAF). Pero, ¿cómo se compara con sus vecinos? ¿Proporciona realmente la tecnología occidental el nivel de ventaja que necesita para defenderse?

La columna vertebral de la RSAF es una importante flota de 50 cazas F-15S/SG Strike Eagle  y 62 F-16C Block 52, además de una treintena de F-5S Tiger II y algunos A-4 Skyhawks almacenados. Singapur también cuenta con una capacidad AWACS compuesta de cinco aviones Gulfstream G550 AEW modificados por Israel y recientemente la incorporación de un moderno avión cisterna A330 multi-función (MRTT).

De todos esos aviones, el caza más importante para Singapur es definitivamente el F-15SG, una variante del F-15E. La ventaja más importante que tiene el F-15SG es el radar AESA APG-63 (V) 3, que es uno de los mejores radares montados en aviones de combate de la región.

Los AESA también tienen la capacidad de realizar tareas de guerra electrónica (EW): pueden dañar seriamente el bloqueo de un misil guiado por radar activo mientras escanean al mismo tiempo debido a su naturaleza electrónica. También se rumorea que los F-16C de la RSAF están siendo sometidos a actualizaciones similares para recibir los propios AESA.

El F-15SG también tiene un sistema IRST, que le da la capacidad de detectar y bloquear aeronaves con misiles infrarrojos sin tener que encender el radar. El IRST se coloca en un pilón debajo del motor izquierdo del F-15SG y se integra directamente en el avión.

Para conseguir una destrucción total, el F-15SG cuenta con el avanzado misil aire-aire AIM-9X Block II. Todo esto se encuentra integrado en el Sistema de señalización montado en el casco conjunto que permite al buscador rastrear dónde está mirando el piloto, permitiendo que el misil se fije a los objetivos fuera de la mira.

F-16C de la Fuerza Aérea de Singapur.

Mientras que la Fuerza Aérea Soviética fue pionera en esta capacidad con los aviones R-73 y Su-27 / MiG-29, el JHMCS y el AIM-9X Bloque II lo llevan a niveles aún más altos, con un ángulo de bloqueo de búsqueda más amplio que el que se puede lograr con el sistema ruso.

Para objetivos de más largo alcance, Singapur tiene acceso a avanzados misiles aire-aire con radar activo: el AIM-120C-7. También tiene existencias del AIM-120C-5 de gama media. Estos pueden ser disparados tanto desde los F-15 como desde los F-16 que tiene Singapur, aunque es probable que el F-15 pueda lograr un bloqueo más rápido con su radar AESA.

Aunque está claro que la Fuerza Aérea de Singapur tiene un gran potencial aire-aire, su misión no es solo proteger al propio Singapur, sino también sus intereses en la región inmediata. Como resultado, tienen importantes existencias de la AGM-154 JSOW, una bomba planeadora estadounidense de largo alcance que puede volar hasta 130 km de distancia. Si bien estos podrían ser utilizados para lanzar un ataque tipo alfa contra un oponente, se espera que Singapur los utilice más en un papel antibuque.

Una de las mayores amenazas para los cazas de Singapur podría provenir de Indonesia, que compró el avanzado Su-35S a principios de este año. Sin embargo, su número es menor que el de la flota F-15SG de Singapur. Indonesia también cuenta con muchos más tipos de aviones: la Fuerza Aérea de Indonesia cuenta con 88 aviones de combate entre los F-16 y F-5E Tiger II estadounidenses, y los rusos Su-27, Su-30 y su-35. Sin duda alguna, esto genera mayores problemas de mantenimiento para Indonesia.

El primer A330 MRTT de la Fuerza Aérea.

Otra fuerza aérea fuerte que podría enfrentarse a Singapur es la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China. China también tiene aviones de combate J-15. Se trata en gran medida de variantes desarrolladas en China de la primera generación de Flankers Su-27S que China recibió por primera vez en la década de 1990. Mientras que sobre el papel tienen las mismas capacidades que el F-15SG (misiles ARH, IRST, radar avanzado), los Flankers de China todavía se consideran de baja potencia debido a sus motores.

Malasia también es un fuerte contendiente, con una extraña mezcla de aviones occidentales y orientales como Indonesia. A diferencia de Indonesia, la mayoría de sus Flankers son de las variantes más antiguas, y una buena parte de su flota de cazas es relativamente obsoleta como el MiG-29s. Ambos países también poseen el misil AIM-9X Bloque II como Singapur.

En general, a diferencia de sus vecinos, Singapur ha optado por la tecnología occidental. Los orígenes comunes de sus aeronaves probablemente faciliten el reabastecimiento y el mantenimiento. Esta tendencia parece continuar ahora que Singapur está considerando el F-35 como un reemplazo para sus F-5E. También tienen la ventaja significativa de tener aviones AWACS de alerta, a diferencia de sus dos vecinos más cercanos.

Charlie Gao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com