Submarinos: El Grupo Naval pronto enviará una factura “detallada” a Australia.

Si las relaciones entre París y Washington están visiblemente en vías de apaciguamiento tras un intercambio telefónico entre los presidentes Macron y Biden, la situación es muy diferente con Canberra, que, en el marco de la cooperación con Estados Unidos y Gran Bretaña, ha optado por adquirir submarinos de propulsión nuclear y anular así un contrato adjudicado al fabricante francés Naval Group para la entrega de 12 buques del tipo Shortfin Barracuda con propulsión convencional.

Como recordatorio, en protesta por el trato dado a Francia, que ha sido dejada de lado en las discusiones destinadas a establecer una alianza Indo-Pacífica entre Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos [AUKUS], París decidió retirar a sus embajadores destinados en Washington y Canberra.

El 22 de septiembre, desde la capital estadounidense, el primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que había intentado en vano contactar con el presidente Macron tras la cancelación del acuerdo. “Pero seremos pacientes. Entendemos su decepción”, dijo. “Australia ha decidido no seguir adelante con un contrato de defensa muy importante. Y sabemos que Francia está decepcionada con esta decisión, lo cual es comprensible”, insistió. Y añadió: “Creo que se tardará más en resolver estas cuestiones que las que se han resuelto entre Estados Unidos y Francia.

De hecho, aunque se ha decidido el regreso del embajador francés a Estados Unidos, todavía no se ha anunciado nada parecido para Australia.

En París se subraya especialmente la “brutalidad” de la decisión de Australia sobre los submarinos, aunque se deberían haber dado algunas señales de alarma, como demuestra la información publicada por ABC Australia el pasado mes de junio. Sin embargo, las autoridades australianas no han dado, en principio, ninguna indicación de sus intenciones.

En una actualización publicada el 20 de septiembre por Hervé Grandjean, el portavoz del Ministerio de Defensa reveló que la parte australiana había escrito a su homólogo francés para expresar su satisfacción por el “rendimiento alcanzable” del submarino Shortfin Barracuda y el “progreso del programa”. Esto sugiere que la siguiente fase del contrato se pondría en marcha sin demora.

En una entrevista con el diario Le Figaro, el director general del Grupo Naval, Pierre-Éric Pommellet, confirmó que había recibido una carta del gobierno australiano en la que se le informaba de que su oferta para la siguiente fase del contrato había sido validada.

“El compromiso del Grupo Naval de alcanzar el 60% del valor del contrato con socios australianos se negoció en febrero y concluyó en marzo de 2021. En la mañana del 15 de septiembre, se daban todas las condiciones para que el programa entrara en una nueva fase, tras cinco años de trabajo. El primer submarino debía entrar en producción en 2023 y estábamos creando una red de subcontratación australiana”, recordó Pommellet.

Entonces llegó el repentino anuncio de la alianza con AUKUS y la ruptura del contrato adjudicado a Naval Group. Además, el Pommellet afirma que en ningún momento se pidió a su grupo que preparara una oferta de submarinos nucleares que hubieran sido destinados a la Marina australiana.

Sin embargo, según Le Figaro, que cita fuentes diplomáticas, París presentó dicha propuesta a Canberra, que la rechazó. A este respecto, cabe preguntarse por el “realismo” de tal oferta, ya que el astillero de Cherburgo, donde se fabrican los submarinos franceses, está casi saturado…

En cualquier caso, Pommellet asegura: “En el Grupo Naval, ni en Francia ni en Australia, hemos tenido ninguna advertencia ni la más mínima información de que nos estábamos convirtiendo en un plan B en favor de un plan A en el que participan Estados Unidos y el Reino Unido.

En cuanto a los costes del programa, que pasaron de 35.000 a 56.000 millones de euros y ocuparon los titulares de la prensa australiana, Pommellet niega cualquier responsabilidad por parte del Grupo Naval, cuyos compromisos “no se desviaron”. Explicó que los requisitos del gobierno australiano “han evolucionado, sobre todo en términos de ciberseguridad”.

En cualquier caso, como el contrato del submarino fue rescindido por “conveniencia” [lo que significa que Canberra no tiene nada que reprochar al Grupo Naval], habrá que pagar una indemnización al fabricante francés. “Este es un caso que está previsto en el contrato y que dará lugar a un pago de nuestros costes incurridos y por venir, relacionados con la “desmovilización” del buque.

Se trata de un caso que está previsto en el contrato y que dará lugar al pago de nuestros costes incurridos y por venir, vinculados a la “desmovilización” física de la infraestructura y la informática, así como a la reclasificación de los empleados”, explica Pommellet.

El gobierno australiano ha pedido a la empresa francesa que presente una “propuesta detallada y presupuestada” en unas semanas, según el director general de Naval Group. Y obviamente no tiene intención de hacer ningún regalo. “Haremos valer todos nuestros derechos”, advirtió.

Laurent Lagneau

12 thoughts on “Submarinos: El Grupo Naval pronto enviará una factura “detallada” a Australia.

  • el 23 septiembre, 2021 a las 18:19
    Permalink

    Esto terminará como el Rosario de la aurora . Y si no , al tiempo .

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2021 a las 19:56
    Permalink

    Dudo que el dinero vaya a salir de Australia. Seguro que en las negociaciones de AUKUS ya pusieron sobre la mesa la importante indemnización que tendrían que pagar y se lo habrán cubierto sus nuevos socios.

    Respuesta
  • el 23 septiembre, 2021 a las 20:02
    Permalink

    Para eso están los abogados para redactar los contratos
    Se paga lo que toca y ya está

    Si no está conforme una de las parte se va al tribunal correspondiente
    Que ya estará expuesto en el contrato y que el lo diga loque toca pagar

    Me parece ami es que se trata de la arrogancia francesa que no entiende lo que a pasado
    Aparte claro está del dinero y de las expectativas de hacer otras ventas de activos Franceses

    Respuesta
    • el 23 septiembre, 2021 a las 22:27
      Permalink

      Una maniobra típica de UK, como el Brexit y otras. Europa debe de organizar su defensa sin tener en cuenta a los anglosajones

      Respuesta
      • el 23 septiembre, 2021 a las 23:50
        Permalink

        Esa es la nueva realidad . La OTAN está en coma .

        Respuesta
  • el 23 septiembre, 2021 a las 21:44
    Permalink

    Leo cifras increibles en güebs y periodicos…vamos a ver, 56.000 millones de euros por 12 submarinos diesel? Cada unidad a 4.600 millones?? En serio? Alguien se cree esto? Son de diamante? Hay que pagar muchas comisiones?

    Respuesta
    • el 24 septiembre, 2021 a las 19:33
      Permalink

      Como bien dicen más abajo, Australia estaba comprando el “know-how” para construir un submarino de primer nivel convencional.

      Los 12 submarinos eran solamente una parte del paquete. Ahora ese mismo dinero, sino más, irá para comprar el “know-how” de construir un sub nuclear. O eso parece…que lo mismo a los australianos se la han colado y les fabrican los submarinos pero no les dicen cómo se hacen.

      Respuesta
  • el 24 septiembre, 2021 a las 05:41
    Permalink

    Australia no estaba pagando unos submarinos más o menos específicos para sus necesidades, estaba comprando una fábrica de submarinos (con instalaciones, maquinarias y sistemas), incluyendo las técnicas y tecnología para producirlos, la preparación del personal (directivo, técnico y operario) y la organización logística, incluyendo la selección y capacitación de las empresas locales proveedoras, es decir ToT total. El NG debía también encargarse de la integración de los sistemas y armas estadounidenses en sus submarinos y realizar el control de las etapas de construcción entre otras cosas, como asesoramiento para facilidades portuarias y entrenamiento de tripulaciones durante un cierto período. En el precio está considerado todo lo que Australia iba a “comprar” además de los submarinos: instalaciones productivas, capacitación, conocimientos técnicos y tecnología de diseño, organización logística y empresas proveedoras capacitadas y calificadas, entre otras cosas, todo lo cual hubiera quedado como capital nacional. En definitiva, no son sólo los submarinos lo que Australia iba a comprar.

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2021 a las 09:09
    Permalink

    Pues lo mismo que el s80+, creo que dividir el coste del proyecto entre las unidades a construir es un error, un submarino no cuesta eso, lo que cuesta es el desarrollo del proyecto por que si vendes alguno a otro país que haces, le cobras lo que realmente cuesta hacerlo o incluyes lo que has gastado en el desarrollo, y en ese caso si luego vendes otras unidades como lo haces. No se si me explico. El coste del s80 es de unos 4.000 millones, vamos a hacer 4 unidades por lo tanto nos sale a 1.000 cada uno, pero si vendes por ejemplo dos mas, que cobras 4.000 entre 6 unidades? son 667 millones aprox. pero si tu ya has pagado 1.000 por lo mismo, no creo que los costes se calculen así.

    Respuesta
    • el 24 septiembre, 2021 a las 23:35
      Permalink

      Perfectamente explicado.

      Respuesta
  • el 24 septiembre, 2021 a las 22:24
    Permalink

    Esta claro que el coste del contrato cubra todo lo necesario para que Australia aprenda a construir submarinos por su cuenta , hay muy pocos paises capacitados y con una industria local para realizarlo entre ellos España como estamos viendo con el S80+ .De seguro como dicen arriba la alianza habra cubiertos los costes de la indemnización sabiendo que lo recuperaran con el tiempo.

    Respuesta
  • el 25 septiembre, 2021 a las 13:07
    Permalink

    Me parece justo que los gabachos reciban una jugosa indemnización por este desatino. No creo que los australianos estuviesen preparados para un proyecto de tal envergadura, empezando por sus técnicos y profesionales, es más, los Virginia capados se los harán casi en su totalidad en USA, sino al tiempo. Lo mejor de todo esto es que los anglos ya han enseñado la patita para su geoestrategia de este siglo ( ya Trump lo avisaba ) y que Europa debe de reaccionar pronto para ocupar su sitio en el mundo. La Otan está herida de muerte y la ADE-PESCO tiene que ser la nueva referencia obligada en la geoestrategia europea del presente siglo, no queda otra.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.