Suecia inicia la construcción de su segundo submarino Saab Kockums A26.

El astillero sueco de Karlskrona acaba de iniciar la construcción del segundo A26 para la Marina Real Escandinava (Marinen) con una previsión de entrega en 2022, la construcción del primero comenzó en 2015.

Con el programa A26, Suecia vuelve al mercado de submarinos de combate. Para disgusto del TKMS alemán que dijo haber comprado el astillero sueco en 1999 para hacerlo desaparecer, antes de verse obligado a venderlo a bajo precio a Saab hace tres años.

Los dos submarinos A26 ahora en construcción son unidades diesel-eléctricas de 65.5m de eslora con un desplazamiento de 2.200 toneladas, su tripulación es muy reducida compuesta por un equipo de entre 17 a 26 marineros, también puede transportar hasta 35 comandos para operaciones especiales, está equipado con 4 tubos para lanzar torpedos de 533 mm o las nuevas armas de 400 mm desarrolladas por Saab, tanto para submarinos como para barcos de superficie.

Existen tres características únicas que distinguen al A26: un stand de diseño reconocible en millas, un sistema de propulsión independiente AIP Sterling MkIII (lo que motivó al TKMS alemán a comprar Kockums) que hace que los submarinos suecos sean especialmente silencioso, al tiempo que aumenta su capacidad de navegar bajo el agua, y finalmente, la integración de un módulo multi-misión situado entre los tubos de torpedos, equipado con una escotilla de 1,5 m de diámetro, permitiendo el despliegue de drones, vehículos submarinos y comandos con total discreción.

Algunas de estas innovaciones también se están integrando actualmente en dos submarinos suecos que están siendo rediseñados en Karlskrona, la clase Gotland y Uppland, dos de los tres A19 Gotland que han estado en servicio en la Marina desde 1996 y 1997.

Submarino sueco Tipo A19 clase SSK Gotland.

El objetivo de este enfoque práctico es poner a prueba estas innovaciones en las unidades operativas directas – que volverán a entrar en servicio en 2018 y 2019 -, al tiempo que se incrementa la eficacia de la flota sueca frente a Rusia, cuyas provocaciones en el Báltico en los últimos años han llevado al gobierno sueco a reforzar considerablemente su política de defensa.

Submarino Saab Kockums A26: 1 programa, 3 variantes

El programa A26 de Saab Kockums, aunque encarna el regreso de Suecia al mercado submarino, solo puede depender de las exportaciones para sostenerse y amortizar las enormes inversiones realizadas en este campo.

Saab Kockums se está posicionando delante de TKMS y del Grupo Naval en el mercado de los cuatro nuevos submarinos polacos Orka y los cuatro submarinos holandeses planeados para reemplazar a la clase Walrus (Morsa).

Con este fin, Saab Kockums ha desarrollado alianzas con astilleros locales para trabajar en la transferencia de tecnología con Nauta de Gdansk, y Damen en los Países Bajos, un enfoque que Saab también está desarrollando para sus aviones de combate Gripen E.

Esta estrategia de exportación llevó al astillero sueco a imaginar 3 variantes de su A26.

Además de la versión pensada para la Marina llamada “Oceanic”, destinada a la navegación costera y de alta mar, el astillero trabajó sobre un modelo costero más pequeño, el “Pelágico” A26 (de menos de 50 metros de eslora con 1000 toneladas de desplazamiento), y una versión más grande, con un mayor alcance de acción, el “Oceanic Extended Range ER” para los Países Bajos (82 m de eslora con 3.000 toneladas).

Sabiendo que el A 26 puede incorporar una sección específica, permitiendo que 18 misiles de crucero Tomahawk americanos sean cargados para su lanzamiento vertical, una sección desarrollada en colaboración con la Babcock británica, que cumpliría con las expectativas del gobierno polaco particularmente bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com