En caso de emergencia, la Royal Navy tendría que colocar misiles en sus buques de patrulla.

Cuando las sucesivas rondas de recortes presupuestarios afectaron profundamente a los efectivos de primera línea de la Royal Navy hace unos años, la flota británica obtuvo un premio de consolación: cinco nuevos buques de patrulla en alta mar, pequeños y ligeramente armados, que según el gobierno compensarían las reducciones de fragatas y destructores.

Leer más

This site is protected by wp-copyrightpro.com