Tal vez la Royal Navy pueda pagar sus nuevos portaaviones, después de todo.

Hace unas semanas, un comité de la Cámara de los Comunes advirtió a los líderes del Reino Unido que no estaban gastando lo suficiente para pagar los dos nuevos portaaviones de la Marina Real más sus aviones y buques de apoyo.

Ahora, una repentina ganancia de dinero en efectivo podría salvar a los portaaviones británicos de los recortes.

La Marina Real ha gastado miles de millones de dólares en la construcción de dos portaaviones no nucleares de 65.000 toneladas de desplazamiento, restaurando una capacidad de aviación en el mar que la flota perdió temporalmente en 2014 cuando puso fuera de servicio el HMS Illustrious, su último portaaviones de la Guerra Fría.

El HMS Queen Elizabeth, el primero de los nuevos portaaviones, se está ejercitando antes de su primer despliegue en 2021. El buque gemelo el HMS Principe de Gales podría desplegarse por primera vez en 2023.

Ambos portaaviones deberían embarcar cazas sigilosos F-35B de la Fuerza Aérea Real, además de helicópteros Wildcat para la guerra anti-superficie y helicópteros Merlin en el papel de alerta temprana y antisubmarino. Los F-35B de la Infantería de Marina de EE.UU. se han unido al ala aérea del Queen Elizabeth para el despliegue de 2021.

El grupo de batalla del Queen Elizabeth para el 2021 incluye un submarino, los destructores HMS Diamond y HMS Defender, las fragatas HMS Kent y HMS Richmond, un buque cisterna y un barco almacén. La marina holandesa planea adjuntar una fragata al grupo de batalla.

Esta capacidad es costosa y Londres ha subestimado constantemente su coste, según el Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes. Sólo los dos buques podrían terminar costando más de 8.000 millones de dólares. Pero los portaaviones no valen nada y los 8.000 millones de dólares son un desperdicio sin aviones ni barcos de apoyo.

Son esas capacidades en particular las que la marina ha cambiado. La RAF hasta ahora ha ordenado sólo 48 F-35, mucho menos de lo que necesita para mantener 24 de los cazas en el mar en un momento dado. “La relación calidad-precio de la inversión en los portaaviones se reducirá significativamente si el Reino Unido no puede permitirse suficientes aviones para mantener las operaciones durante la vida útil de los portaaviones”, advirtió el comité.

Para proporcionar una alerta temprana a los portaaviones, la marina planea, bajo el programa Crowsnest, instalar radares en un pequeño número de helicópteros Merlín. Pero el Crowsnest llega años tarde. “Hubo problemas con él entre 2016 y 2018”, explicó el comité.

El Ministerio de Defensa dijo a la comisión que una versión temprana del Crowsnest estaría lista para el primer despliegue del Queen Elizabeth en 2021. “Aunque planea mejorar gradualmente la capacidad del radar para 2023, no puede asegurarnos que lo logrará”, informó la comisión.

La marina también ha financiado insuficientemente los barcos de apoyo. “La libertad operativa de un grupo de portaaviones depende de que los barcos de apoyo proporcionen municiones y provisiones donde y cuando se necesiten”, señaló el comité.

Pero la armada en 2019 canceló un contrato para nuevos buques de apoyo. Hasta que pueda lanzar un nuevo programa y llevarlo a cabo hasta la entrega, la flota dependerá de un solo buque viejo de provisiones, el buque auxiliar de la Real Flota, Fort Victoria, que dejará de prestar servicio en 2028.

La falta de aviones, helicópteros y barcos de apoyo supone un vacío potencialmente multimillonario en la realización del potencial de los nuevos portaaviones de la Marina Real. Pero los comentarios del Primer Ministro Boris Johnson, que la oficina de Johnson dio a conocer ayer miércoles, ofrecieron a los planificadores de la flota la esperanza de que pronto podrían llenar ese vacío.

Johnson planeaba decir que su gobierno aumentaría el gasto en defensa en 22.000 millones de dólares en cuatro años. “La situación internacional es más peligrosa y más intensamente competitiva que en cualquier otro momento desde la Guerra Fría y Gran Bretaña debe ser fiel a nuestra historia y estar al lado de nuestros aliados”, escribió Johnson en su discurso. “Para lograr esto necesitamos mejorar nuestras capacidades en general.”

Gran parte de los 22.000 millones de dólares más se destinarían a nuevas ciberguerras y capacidades espaciales, según los comentarios de Johnson. Pero parte del dinero ayudaría a sostener los portaaviones y otros programas de la flota, dijo a CNN un funcionario de defensa del Reino Unido.

Los detalles del plan de Johnson no están claros. Pero podrían resolver el problema de financiación que durante años ha sido un obstáculo para la capacidad de los nuevos portaaviones de la Marina Real.

David Axe

21 thoughts on “Tal vez la Royal Navy pueda pagar sus nuevos portaaviones, después de todo.

  • el 19 noviembre, 2020 a las 18:09
    Permalink

    Para mi que no soy ducho en la materia, son portaaviones realmente feos. Se me dirá que la hermosura nada tiene que ver con la efectividad. De acuerdo.

    Otra cosa que no comprendo es que estos dos buques tengan en cubierta dos “islas” que quitan espacio. ¿No era suficiente una, tal como los portaaviones americanos, chinos o franceses?

    Respuesta
    • el 19 noviembre, 2020 a las 19:55
      Permalink

      En teoría se supone que desde una de las islas se gobierna el buque y desde la otra las operaciones aéreas….se supone que esta pensado.
      Saludos

      Respuesta
    • el 19 noviembre, 2020 a las 21:41
      Permalink

      En lugar de una isla grande y alta han optado por dos pequeñas y significativamente mas bajas.
      Algún motivo bien razonado tiene que haber. Bajo perfil? Mejor Eficiencia?
      El tiempo lo dirá

      Respuesta
    • el 20 noviembre, 2020 a las 08:22
      Permalink

      Los portas americanos y el francés, son nucleares, NO necesitan chimeneas para los gases de exhaustación, por eso pueden “permitirse el lujo” de tener una sola isla y pequeña.
      Si te fijas en el ruso , los chinos y los indios, la isla es enorme

      Respuesta
    • el 20 noviembre, 2020 a las 11:44
      Permalink

      En referencia a las islas, yo he pensado lo mismo. No parece un diseño óptimo más aún con las posibilidades tecnológicas de hoy en día.

      Respuesta
      • el 20 noviembre, 2020 a las 13:41
        Permalink

        Es por el problema de turbulencias en las chimeneas que entorpecían la visibilidad en la pista y la solución fue dividir en dos la Isla.

        Respuesta
  • el 20 noviembre, 2020 a las 05:34
    Permalink

    El mejor portaaviones con mucha diferencia en la actualidad si dejamos aparte los de EEUU.

    Respuesta
    • el 20 noviembre, 2020 a las 11:46
      Permalink

      Sin catapulta, me inclinaría más a llamarlo portaaeronaves. Para mí, un portaaviones es sinónimo de CATOBAR.

      Respuesta
  • el 20 noviembre, 2020 a las 13:31
    Permalink

    Si fuese un auténtico portaaviones emplearía el F-35C en lugar del F-35B.
    Lo de las dos islas tampoco lo veo, y más con la tecnología naval actual que pude hacerlas más pequeñas.

    Respuesta
    • el 20 noviembre, 2020 a las 19:18
      Permalink

      Tampoco el Juan Carlos I? seria mas un LHD.

      Respuesta
  • el 20 noviembre, 2020 a las 20:08
    Permalink

    El tema de la exhaución de gases de un portaaviones está más que estudiado, no hay que inventar nada. Lo de las dos torres en los “QE” es por una cuestión de funcionalidad y control de daños: en caso del impacto de un misil en un torre la otra puede asumir sus funciones. La delantera es control del buque y la trasera se ocupa de la actividad aeronáutica. Si ésta distribución separada de la isla es más o menos eficiente demuestra que los portaaviones todavía se encuentran evolucionando, aún cuando la arquitectura establecida por USA a partir de la clase USS Forrestal en adelante pareciera haberse constituido en modelo universal.

    Respuesta
  • el 20 noviembre, 2020 a las 22:45
    Permalink

    dos portaaviones de 70.000 Tm de desplazamiento, no nucleares, precisan de un suministro de combustible enorme, tienen que ir con un buque de aprovisionamiento permanente y una red logística de apoyo en bases navales más grande todavía, salvo el Mediterráneo con Gibraltar y Chipre y Oceanía con Australia y NZelanda, RU no tiene ya esas bases, salvo que utilicen las norteamericanas, con lo que se llega a la conclusión que esta flota le viene grande a RU salvo que la usen como armada auxiliar de la US Navy bajo su paraguas, que para eso han quedado los ingleses

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 01:21
    Permalink

    Creo que te equivocas,son aliados,dentro y fuera de la OTAN. Diego Garcia, Malvinas..

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 03:48
    Permalink

    El tema de la descarga de humos y sus turbulencias asociadas a las operaciones de apontaje tuvo una etapa experimental muy intensa en los inicios de la historia de estos buques. El HMS Argus (el primero en ser construido con una cubierta corrida, en 1918) y el HMS Furious (en su remodelación de 1921-25) adoptaron una solución de evacuación de humos en la zona de popa mediante conductos laterales y rejillas que se demostró muy ineficaz en la práctica, pero nunca fueron cambiadas. El Hosho japonés y el USS Ranger (CV-4) experimentaron con un sistema de chimeneas laterales que podían abatirse durante las operaciones aéreas, pero si éstas tenían mucha duración aumentaban la temperatura de trabajo de las calderas y se mostraron muy frágiles en operación, aunque el buque estadounidense nunca entró en combate “caliente” y el japonés sólo marginalmente. Los japoneses también utilizaron un sistema de evacuación de gases lateral apuntando hacia el mar, pero recalentaba las chimeneas, por lo que se intentó refrigeraerlas con agua de mar que producían corrosión y debían ser mantenidas periódicamente.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 04:57
    Permalink

    El HMS Eagle, que entró en servicio en 1924 (aunque siete meses antes lo hizo el HMS Hermes) fue el primer buque portaaviones que incluyó en su diseño (culminado en 1918) la chimenea en la estructura de la “isla”. Esta configuración dio tan buenos resultados que la mayoría de los portaaviones posteriores la adoptaron. Los británicos descubrieron que esta combinación, junto con la forma adecuada de la misma y de los bordes redondeados de la cubierta de vuelo, a popa y especialmente a proa, causaba las menores turbulencias y sus efectos nocivos en los aviones de la época de su entrada en servicio, en general biplanos muy ligeros, de construcción tradicional (madera y tela; los aviones de construcción metálica eran aún muy escasos). Es por esta causa que los primeros portaaviones británicos tenían la cubierta de proa terminada en punta, otorgándole esa característica forma en planta de “plancha”. De hecho, ese era el sobrenombre del HMS Argus y por extensión, la denominación informal que en las marinas de habla anglosajona se le daba a todos los portaaviones.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 05:16
    Permalink

    Algunos portaaviones, como los estadounidenses clase “Lexington” experimentaron con la altura de las chimeneas para evacuar el enorme volumen de gases que producían sus 16 calderas a vapor (tipo Yarrow) que alimentaban el aparato motor turboeléctrico a cuatro ejes, pero descubrieron con el uso que su gigantesca estructura, si bien alejaba los gases de combustión de la cubierta de vuelo (así como de la de mando), actuaba como una enorme vela dificultando las maniobrabilidad con viento de través, así como incrementaba su visibilidad. A pesar de algunos problemas aparejados con su diseño de casco y estructura de crucero de batalla, estos fueron los mejores portaaviones de primera generación.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 15:01
    Permalink

    En cuanto a los puentes de mando luego de varios experimentos realizados por los británicos con los HMS Argus y HMS Eagle en construcción, quedó claro que la mejor solución era la de incorporarlo en una “isla” a estribor del buque (para intentar evitar algunos accidentes, ya que la mayoría de los motores de los aviones con que se realizaban las pruebas tenían movimiento levógiro y ante la pérdida de control giraban hacia la izquierda) junto con un puente para control aeronáutico que sumó un puesto para señales, antenas de radio, equipos de telemetría, reflectores, etc. y que luego incorporaron radares, armas AA, etc. Algunos portaaviones como el HMS Furious en su versión de 1925, el USS Langley (CV-1), los japoneses Kaga, Akagi, Ryujo y la mayoría de sus portaaviones ligeros y de escolta no tenían isla sino puentes internos. Más tarde, en posteriores remodelaciones tanto el Furious como los Akagi y Kaga, las incorporaron, demostrando que evidentemente era ventajoso poseer un puente de mando externo aunque sin chimeneas, ya que los tres tenían un sistema de descarga de gases lateral.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 15:29
    Permalink

    Por el contrario el Hosho, primer portaaviones japonés, cuando usb servicio en 1923 tenía una isla pequeña a estribor, bastante adelantada, pero que le fue retirada más tarde para despejar su cubierta de vuelo ya que sus pequeñas dimensiones dificultaban las operaciones de vuelo de los aviones, que empezaban a incrementar su tamaño y peso. Los japoneses también experimentaron con puentes de mando a babor del buque. Fue un caso único irrepetido. La idea era que los portaaviones de escuadra actuarán por parejas constituyendo una unidad de ataque táctico, por lo que pensaron facilitar las operaciones de despegue y apontaje en circuitos hacia la izquierda en uno y hacia la derecha en otro, pero la práctica demostró que no era necesario ni práctico y por tanto abandonaron su aplicación. A mediados de los años ’30 estaba claro para todas las marinas que la mejor configuración era incorporar una isla a estribor del buque que incluyera el puente de mando, el puente de control para las operaciones de vuelo, serviola, sistemas de navegación y comunicación y chimenea.

    Respuesta
    • el 21 noviembre, 2020 a las 17:03
      Permalink

      Nada mas que agregar, buena explicación historica.

      Respuesta
  • el 21 noviembre, 2020 a las 15:31
    Permalink

    Esta es la configuración que adoptaron los portaaviones de segunda generación que lucharon en la SGM y que con muchas mejoras ha perdurado hasta nuestros días. Los portaaviones nucleares no poseen chimeneas ya que los reactores nucleares son motores de circuito cerrado y no generan residuos gaseosos de combustión.

    Respuesta
  • el 24 noviembre, 2020 a las 01:35
    Permalink

    Por lo menos los tienen. Creo que España necesita un Catobar con Rafale naval y en eso sí podríamos unirnos ahora a los franceses y hacer dos portaviones gemelos, uno para cada pais, aprovechando la transferencia- compra tecnológica de nuestros vecinos en el proyecto.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com