Trece soldados estadounidenses mueren y otros resultan heridos en el ataque terrorista al aeropuerto de Kabul.

Diez marines entre los muertos; estaban asegurando una de las últimas puertas abiertas para que los afganos y estadounidenses pudieran escapar.

Trece soldados estadounidenses murieron y 18 resultaron heridos en un atentado terrorista perpetrado ayer jueves en el aeropuerto internacional Hamid Karzai mientras trabajaban para sacar a algunos de los últimos evacuados de Kabul. El atentado marcó un final mortífero y trágico para las operaciones militares de Estados Unidos en Afganistán durante los últimos días de las fuerzas estadounidenses que prestan servicio allí.

En unas sombrías declaraciones en la Casa Blanca a última hora de la tarde del jueves, el presidente Joe Biden se comprometió a encontrar a los responsables, pero dijo que las operaciones de evacuación de estadounidenses y afganos por parte de Estados Unidos continuarán hasta la salida prevista del ejército el 31 de agosto.

“A los que llevaron a cabo este ataque… sepan esto: No perdonaremos. No olvidaremos. Os perseguiremos y os haremos pagar”, dijo Biden, y añadió: “Tenemos algunas razones para creer que sabemos dónde están, y encontraremos la forma que elijamos, sin necesidad de una gran operación militar, para atraparlos. Estén donde estén”.

Los atentados coordinados -un atentado suicida a las afueras del puesto de control de la Puerta de la Abadía del aeropuerto y otra bomba de tipo desconocido cerca del Hotel Baron, a poca distancia- mataron a decenas de civiles afganos reunidos junto al aeropuerto mientras esperaban que se les permitiera entrar para evacuar.

El general del Cuerpo de Marines Frank McKenzie, jefe del Mando Central de Estados Unidos, habló con los periodistas en el Pentágono sobre el ataque el jueves por la tarde, cuando el número total de miembros del servicio que habían muerto era de 12, pero la información sobre las víctimas todavía era cambiante.

“Todavía estamos trabajando para calcular las pérdidas totales”, dijo McKenzie por videoconferencia.

Tras esas declaraciones, el Mando Central de Estados Unidos emitió un comunicado en el que confirmaba que “un decimotercer miembro del servicio de Estados Unidos… ha muerto a causa de las heridas sufridas como consecuencia del ataque a Abbey Gate”.

“El último número de heridos es ahora de 18, todos los cuales están en proceso de ser evacuados aeromédicamente de Afganistán en aviones C-17 especialmente equipados con unidades quirúrgicas embarcadas”, dijo en el comunicado el portavoz del Mando Central, el capitán Bill Urban. “Seguimos proporcionando la mejor atención médica posible a los heridos”.

McKenzie dijo que las tropas estaban ayudando a controlar a los posibles evacuados que pretendían entrar en el aeropuerto.

De los fallecidos, 10 eran marines y otro era miembro de la Marina. No se ha conocido la rama militar de los restantes miembros del servicio. Varios otros marines resultaron heridos, dijo el servicio en un comunicado.

McKenzie dijo que las fuerzas estadounidenses se están preparando para más ataques: “Normalmente, el patrón es de múltiples ataques”.

“La amenaza de ISIS-K es muy real, como hemos visto”, dijo McKenzie. “Creemos que es su deseo continuar con esos ataques y esperamos que esos ataques continúen. Estamos haciendo todo lo posible para estar preparados para esos ataques. Eso incluye llegar a los talibanes que están proporcionando el cordón de seguridad exterior alrededor del aeródromo para asegurarse de que saben lo que esperamos que hagan para protegernos.”

McKenzie dijo que su “hipótesis de trabajo” es que la persona que detonó la bomba había logrado pasar un puesto de control talibán y estaba entre los que estaban siendo registrados por los miembros del servicio estadounidense.

Los talibanes registran a las personas que se acercan al aeropuerto, dijo, y “a veces esos registros han sido buenos, y a veces no”. Agregó que las fuerzas estadounidenses seguirán examinando los procedimientos y las medidas en un esfuerzo por mejorar los cacheos.

McKenzie indicó que las fuerzas estadounidenses están buscando a los autores del “cobarde” ataque y “están preparadas” para responder.

Señaló que las fuerzas estadounidenses en Kabul tienen lo necesario para protegerse. Citó los helicópteros de ataque AH-64 y los aviones no tripulados MQ-9 que vuelan desde el aeródromo, así como los F-15 y los aviones AC-130 que patrullan alrededor del mismo. Dijo que se han instalado sistemas antirrobo y de mortero alrededor del aeropuerto. También dijo que se ha trabajado para mantener a raya a los bombarderos, incluyendo la petición a los talibanes de que aparten el perímetro de seguridad y cierren ciertas carreteras cercanas.

“Han disparado a nuestros aviones en ocasiones sin efecto”, dijo. “Creemos que eso va a continuar. Como saben, los aviones militares tienen diversos sistemas de autodefensa. Lo que es más vulnerable son los aviones chárter y otras aeronaves que llegan que no tienen esos sistemas.”

Dijo que existen sistemas para proteger a los aviones.

“La seguridad de nuestros aviones que entran y salen es de suma importancia porque, obviamente, ahí tienes la oportunidad de que mueran 450 o más personas”, dijo. “Sabemos que al ISIS le gustaría ir a por esos aviones si puede”.

El ataque se produjo horas después de que la embajada de Estados Unidos lanzara una alerta urgente para que los estadounidenses que aún intentaban salir del país se alejaran inmediatamente de las puertas, y el ministro de las Fuerzas Armadas británicas, James Heappey, advirtió que las multitudes en la puerta ofrecían al grupo terrorista Estado Islámico de Irak y Siria-Jorasán, o ISIS-K, “un objetivo simplemente inimaginable”.

El ejército está completando rápidamente sus operaciones de evacuación fuera de Kabul, aunque unos 5.000 soldados e infantes de marina seguían basados allí hasta el jueves. Unos 5.000 evacuados estaban en la rampa de Kabul en el momento de sus declaraciones, dijo McKenzie, y “seguimos metiendo gente en el aeródromo”.

La operación de transporte aéreo masivo ha evacuado a más de 104.000 afganos, estadounidenses y miembros de la coalición de Afganistán hasta el jueves por la mañana. Unos 5.000 estadounidenses han sido evacuados, muchos de ellos con la orientación o la ayuda de los operadores del Mando Conjunto de Operaciones Especiales y otras fuerzas estadounidenses.

Se estima que 1.000 estadounidenses permanecen en el país, dijo McKenzie. No todos quieren irse, señaló.

En una declaración escrita publicada en Twitter, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo: “Los terroristas se quitaron la vida en el mismo momento en que estas tropas intentaban salvar la vida de otros. Lloramos su pérdida. Trataremos sus heridas. Y apoyaremos a sus familias en lo que seguramente será un dolor devastador. Pero no nos disuadiremos de la tarea que tenemos entre manos”.

Otra explosión ocurrida el jueves dentro del propio aeropuerto fue una “detonación controlada” por parte de las tropas estadounidenses que están destruyendo el equipo para preparar la salida, dijo un funcionario de defensa a última hora del jueves.

Defense One

8 thoughts on “Trece soldados estadounidenses mueren y otros resultan heridos en el ataque terrorista al aeropuerto de Kabul.

  • el 27 agosto, 2021 a las 10:53
    Permalink

    España ha comunicado que ha acabado la evacuación
    Cuánta gente habremos dejado atrás por la imprecisión?

    Y sabiendo lo que iba a pasar

    Respuesta
    • el 27 agosto, 2021 a las 19:13
      Permalink

      Tú sabrás,que sabías lo que iba a pasar.
      No te preguntaron y así estamos.este gobierno.

      Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 11:21
    Permalink

    Pues los de las pancartas del “NO A LA GUERRA” están muy calladitos, supongo que estarán contentos.

    Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 12:38
    Permalink

    Los soldados muertos en Afganistán de todos los países ,no han caído por la libertad o la democracia ,han muerto para engordar las cuentas de las empresas y contratistas militares yanquees.Eeuu solo le importa sus intereses no la vida del pueblo afgano y los europeos como caniches amaestrados seguimos si rechistar a nuestro amo y señor,por no hablar del tratamiento repugnante que tuvimos con las víctimas y familiares del Yak 42,menos lágrimas de cocodrilo y el que apoye las guerras ya sabe lo que tiene que hacer : coger un fusil y menos palabrería.

    Respuesta
    • el 28 agosto, 2021 a las 00:33
      Permalink

      Mi apoyo a tu comentario Enrique, en fin de aquellos polvos vienen estos lodos.

      Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 14:40
    Permalink

    Sea lo que fuere parece ser que Afganistán se encamina a una nueva guerra civil porque el ISIS es enemigo mortal de los talibanes.
    ¿El motivo? : Pues parece ser que los del ISIS piensan que los talibanes no son lo suficientemente buenos musulmanes que, según ellos, de deberían ser (¡que ya es decir!).
    Al parecer los atentados no ha sido obra de los talibanes sino del ISIS.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2021 a las 03:30
    Permalink

    esas mier..s hay que dejarlos que se maten entre ellos, lo que si es que hay que cuidar que no se escapen, aunque de seguro ya debe de estar mas de un terrordiat infiltrado entre los que estan escapando

    Respuesta
  • el 29 agosto, 2021 a las 11:31
    Permalink

    Si se pegan entre ellos …..aplaudiremos desde fuera del ring.
    Ya lo hicieron los israelitas cuando se enzarzaron Al Fatah y Hamas,en su dia.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.