Tres empresas ofrecen tanques ligeros al ejército checo, mientras la sociedad conjunta alemana se retira.

El Ministerio de Defensa checo ha anunciado que ha recibido tres ofertas iniciales para suministrar nuevos vehículos de combate de infantería (IFV) a las fuerzas armadas del país, mientras que una cuarta empresa ha decidido retirarse de la competición.

Los vehículos ofrecidos para la licitación enviada por el gobierno checo, incluyen el vehículo blindado de combate Ascod, suministrado por General Dynamics European Land Systems, el vehículo de combate de infantería de origen sueco CV90 de BAE Systems y el vehículo de combate de infantería Lynx de Rheinmetall. Se estima que el contrato, en virtud del cual Praga pretende adquirir unos 210 vehículos para el ejército del país, tiene un valor aproximado de 50.000 millones de coronas, es decir unos 2.200 millones de dólares.

El cuarto licitador invitado, la sociedad PSM Projekt System & Management GmbH, una empresa conjunta entre Krauss-Maffei Wegmann y Rheinmetall de Alemania, que fabrica el Puma, ha decidido no presentar oferta porque la sociedad cree que la licitación requeriría una costosa reconstrucción del vehículo para cumplir con sus términos, dijo el ministerio checo en un comunicado.

“El equipo del proyecto comenzará ahora a evaluar las ofertas preliminares recibidas”, señala el ministerio. “Posteriormente, se invitará a los proveedores a presentar sus ofertas finales de año”.

La adquisición planeada es permitir que la República Checa reemplace sus antiguos vehículos BVP-2 de diseño soviético por nuevos vehículos IFV.

Jaroslaw Adamowsky

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com