Trump quiere tanques en el Paseo Nacional de Washington para la fiesta del 4 de julio.

El presidente Donald Trump quiere poner vehículos blindados en el Paseo Nacional para la celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos el 4 de julio, ha informado esta mañana el Washington Post, citando a personas informadas sobre los planes para el evento.

Según informes, el presidente ha solicitado que se coloquen vehículos blindados de combate en la capital de la nación como apoyo al acto  “Un saludo a Estados Unidos”. Los vehículos que se están considerando trasladar a las calles de Washington son los tanques M1 Abrams y los vehículos de combate de infantería Bradley.

Para el desfile militar planeado previamente por Trump, el Departamento de Defensa rechazó los planes que pedían que los tanques rodasen por las calles de Washington, DC, argumentando que podrían dañar el suelo de las calles. El Pentágono está considerando la instalación de pantallas estáticas para satisfacer la solicitud del presidente. Las deliberaciones sobre este asunto no han concluido, aunque faltan solo unos días para el 4 de julio.

Se espera que la fiesta incluya un desfile militar, un sobrevuelo del Air Force One, los Blue Angels de la Armada y otros aviones militares, fuegos artificiales y un discurso presidencial en el centro de la ciudad. También se había hablado de otros sobrevuelos sorpresa, incluidos los F-35.

Trump ha anhelado un desfile militar patriótico desde que vivió la celebración del Día de la Bastilla de Francia en París en julio de 2017. “Fue uno de los mejores desfiles que he visto en mi vida”, dijo el presidente pocos meses después del evento. “Vamos a tener que tratar de superarlo”.

“Creo que vamos a tener que empezar a ver esto como habitual entre nosotros”, señaló. “Así que estamos pensando en el 4 de julio, en la avenida Pennsylvania, en tener un gran desfile para mostrar nuestra fuerza militar”.

En febrero de 2018, Trump ordenó al Departamento de Defensa que comenzara a planear un gran desfile militar para el Día de los Veteranos. Los críticos compararon los planes de Trump con los desfiles militares característicos de los regímenes autoritarios, como China o Corea del Norte; históricamente, Estados Unidos solo ha celebrado desfiles militares después de victorias como la Segunda Guerra Mundial y la Guerra del Golfo.

Más tarde, el presidente canceló su desfile planeado, ya que los costes aumentaron de 12 a 30 millones de dólares. Trump sugirió que el evento podría ser reprogramado para 2019 si los costes se pudieran mantener bajos. “Tal vez hagamos algo el año que viene en Washington DC cuando el coste de gastos se reduzca”, escribió en Twitter después de anunciar la cancelación.

La estimación inicial de 12 millones de dólares se basó en una revisión de los gastos del desfile de la guerra del Golfo celebrado en Washington, DC en 1991, el último gran desfile militar de Estados Unidos.

Hasta la fecha no se ha revelado el costo del evento del cuatro de julio del presidente.

The Washington Post

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com