Turquía analiza la compra del sistema ruso de defensa aérea S-500 “Prometeo”

La política de defensa aérea de Turquía es difícil de seguir. A raíz de una licitación lanzada en 2013 en el marco del programa T-Loramids,  Ankara había optado por el sistema chino de Hongqi-9 / FD 2000 excluyendo el Patriot PAC-3 de Lockheed Martin y Raython, SAMP / T del consorcio franco-italiano Eurosam (Thales y MBDA) y el ruso S-300.

Según los funcionarios turcos, el sistema chino era el más barato y su elección era una señal de transferencia de tecnología. Sin embargo dado que el Hongqi-9 / FD 2000 no era compatible con las redes de la OTAN [Turquía es miembro desde 1952] y que la parte china había tenido algunas dificultades para negociar el contrato, Ankara renunció a este sistema de defensa aérea, que también se inspiró en el ruso S-300.

Como resultado, el gobierno turco lanzó un proyecto nacional en el que participaron los grupos Aselsan (electrónica) y Roketsan (misiles interceptores). Todo con el apoyo de un socio extranjero. En julio, se firmó un acuerdo de cooperación con Eurosam con este fin.

Sin embargo, Ankara no renunció a la idea de adquirir un sistema de defensa aérea de un socio externo, con el fin de dar a sus industrias tiempo para desarrollar una solución nacional. De ahí el interés turco en el S-400 Triumph ruso (código OTAN: SA-21 Growler), un sistema que es tan incompatible con los de la OTAN como el Hongqi-9 / FD 2000.

En septiembre, después de un año de conversaciones, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció la firma de un contrato para la entrega de sistemas S-400 por un valor estimado de 2.500 millones de dólares, con la entrega de los dos ejemplares cedidos por Moscú a Turquía, como  parte de una transferencia de tecnología.

Se pensó que el asunto estaba resuelto cuando, el 9 de octubre, el jefe de la diplomacia turca Mevlüt Çavuşoğlu, dijo que su país podría renunciar al S-400 si Moscú rechazaba cualquier transferencia de tecnología.

“No hemos recibido ninguna negativa oficial sobre este asunto. El mismo Vladimir Putin nos dijo que podíamos dar pasos hacia la producción conjunta “, dijo Cavusoglu. Sin embargo, agregó, “si Rusia no está de acuerdo, podemos llegar a un pacto con otro país.” Añadió, aunque la elección del S-400 ha sido criticada por algunos miembros de la OTAN,” Si los países con mala relación con Rusia no quieren que Turquía compre el S-400, les corresponde a ellos presentarnos otra opción”.

Según el diario Kommersant, Rusia se muestra muy reacia a transmitir sus conocimientos técnicos en un área tan importante.

“A pesar de la firme posición de Turquía, sin embargo, los negociadores rusos consiguieron que se firmara el acuerdo sin mencionar la transferencia de tecnología.  Altos funcionarios rusos dijeron que Turquía solo recibiría productos ya terminados “, dijo el periódico ruso.

Una fuente vinculaba las declaraciones del ministro turco con la decisión de la administración estadounidense sobre la entrega del sistema antimisiles THAAD a Arabia Saudita, después de que este país  anunciara  su intención de adquirir los S-400 rusos. “Es posible que Ankara esperase recibir la misma oferta de los estadounidenses y se sintió ofendida al no ser así”, dijo.

El 13 de octubre, Erdogan reafirmó la decisión de su país de adquirir sistemas S-400. Aún mejor: Ankara incluso pretendía ordenar el modelo superior, el S-500 “Prometheus”, diseñado para interceptar y destruir misiles balísticos intercontinentales, misiles de crucero hipersónicos y aviones.

Esta declaración del presidente turco también son dudosas ya que el pasado mes de junio, Alexandre Mikheev, director de la agencia rusa de  exportación de armamento Rosoboronexport, cerró la puerta a cualquier posible exportación del sistema S-500, como el tanque T-14 Armata.

Por supuesto, el último tanque Armata, el sistema S-500, el caza de quinta generación y algunos otros sistemas de armamento  rusos tienen una perspectiva de exportación, sin embargo, las entregas de este tipo no son parte de nuestro planes, dijo el responsable en el último Salón Aéreo de París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *