Turquía despliega una potencia aérea abrumadora en sus ataques contra los combatientes kurdos.

Aviones militares turcos han bombardeado ocho objetivos situados a 120 millas de profundidad en el Kurdistán iraquí que, según Turquía, pertenecen al grupo del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El incidente ha sido el último ejemplo de cómo la Fuerza Aérea turca blande su abrumadora potencia aérea en incursiones transfronterizas.

Los ataques se han dirigido a zonas agrícolas cerca del distrito de Penjwen, en la provincia oriental del Kurdistán iraquí de Sulaimania.

Zana Rahman, alcalde de Penjwen, declaró a la agencia de noticias local Rudaw que los ataques se produjeron en el transcurso de 20 minutos y que lo más probable es que se utilizaran aviones no tripulados.

Los drones construidos localmente por Turquía se han convertido en una especie de cambio de juego en el conflicto entre Turquía y el PKK. Desde agosto de 2018, han localizado y asesinado a varios miembros de alto rango del PKK, ya sea guiando ataques aéreos de aviones de combate tripulados o utilizando sus propias municiones guiadas.

Los lugareños discuten que haya habido miembros del PKK en el área de Penjwen el 31 de agosto, argumentando que lo único que hicieron los ataques fue perjudicar los medios de vida de agricultores inocentes.

El gran paquete de ataques también fue algo notable. Los ataques aéreos turcos contra el PKK son habituales en el Kurdistán iraquí (especialmente desde que el efímero alto el fuego entre Turquía y el PKK se rompió por completo y se reavivaron las hostilidades entre ambos adversarios en julio de 2015), pero suelen limitarse en gran medida al oeste de la región. Por lo tanto, el ataque del 31 de agosto puede haber tenido como objetivo demostrar una vez más la facilidad con la que Turquía puede atacar a voluntad en cualquier lugar del Kurdistán iraquí.

Turquía demuestra ocasionalmente su capacidad de utilizar un gran número de aviones para atacar simultáneamente un gran número de objetivos sospechosos relacionados con el PKK en demostraciones de poder aéreo abrumador.

A principios de septiembre de 2015, no mucho después de que su alto el fuego mencionado anteriormente con el PKK se rompiera el mes de julio anterior, la Fuerza Aérea turca envió más de 50 cazabombarderos -35 F-16 Fighting Falcons y 18 F-4E Terminator 2020- en seis horas de incursiones contra presuntos objetivos del PKK en el Kurdistán iraquí en represalia por el asesinato de 16 soldados turcos en el sureste de Turquía, de mayoría kurda.

En enero de 2018, Turquía lanzó su llamada Operación Rama de Olivo, la invasión del enclave kurdo noroccidental sirio de Afrin. Solo en el primer día de esa operación, 72 cazas turcos atacaron más de 100 objetivos que Turquía afirmaba que pertenecían al grupo kurdo sirio Unidades de Protección Popular (YPG).

La potencia aérea, y ahora la incorporación de drones armados cada vez más sofisticados, es una ventaja clave que tiene Turquía contra el PKK y el YPG, que llamativamente carecen de defensas aéreas o de capacidades propias significativas de drones. En las últimas semanas, Ankara también ha llevado a cabo una campaña sin precedentes de asesinatos con drones contra comandantes de este último grupo en el noreste de Siria.

Sin embargo, estas ventajas tecnológicas no están exentas de riesgos y podrían resultar involuntariamente contraproducentes para Ankara.

Como advirtió el experto militar turco Metin Gurcan ya en agosto de 2018, cuando Turquía demostró por primera vez su capacidad para asesinar a un alto dirigente del PKK con un ataque aéreo selectivo, “las nuevas armas y técnicas utilizadas por el Estado en el frente están destinadas a dar lugar a nuevas maniobras y evoluciones tácticas por parte de sus adversarios no estatales – así como a una reversión de las viejas tácticas.”

“Si Ankara continúa con este tipo de asesinatos selectivos en el extranjero, el PKK podría volver a los ataques intensos con VBIED [artefactos explosivos improvisados en vehículos] y drones, lo que podría crear una nueva dimensión en el largo conflicto entre Turquía y el PKK”.

El pasado mes de mayo, el PKK reivindicó el ataque aéreo que tuvo como objetivo la base aérea de Diyarbakir, en el este de Turquía. Aunque el ataque no causó víctimas mortales ni daños significativos, puso de manifiesto cómo estos grupos pueden intentar desarrollar nuevas capacidades y métodos para contrarrestar la abrumadora ventaja tecnológica de Turquía y hacer aún más peligroso este conflicto que dura ya décadas.

Paul Iddon

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.