Turquía emplazará sus aviones sigilosos F-35 en una base junto a la frontera con Irak, Irán y Siria.

Turquía estacionará sus nuevos aviones de combate F-35A en la provincia de Malatya situada en la zona este de la región de Anatolia, en una base que protege las fronteras del país con sus vecinos Iraq, Irán y Siria.

Estos avanzados cazas de ataque estarán estacionados en el 7° Comando de la Base Aérea Principal de Malatya, que también alberga el escudo antimisiles de Kürecik, en funcionamiento desde 2011 como medida de protección para la OTAN, de la que Turquía es uno de sus miembros.

Según las autoridades de la industria de defensa, la entrega del primero de los 30 aviones de combate F-35 se realizará el 21 de junio en una ceremonia que se celebrará en los Estados Unidos.

Las obras de preparación en Malatya para recibir a los primeros 30 aviones, en varios lotes de entrega entre 2018 y 2019, se encuentran todavía en curso, con las obras de construcción y modernización en funcionamiento.

Los hangares de la base que alguna vez albergaron aviones de combate F-4 ahora están siendo modificados y reforzados para proteger a los nuevos aviones sigilosos.

Aunque los vuelos de prueba han comenzado antes de la llegada de los aviones a la provincia de Malatya, desde hace varios meses pilotos de las Fuerzas Armadas turcas (TSK)  llevan entrenándose intensamente en los Estados Unidos en la sede de Lockheed Martin, el principal constructor del F-35, preparándose para ser los futuros instructores de la Fuerza Aérea turca.

El TSK, que forma parte del programa Joint Strike Fighter (JSF) del Departamento de Defensa de EE.UU., junto con varios importantes aliados de la OTAN, entre ellos Reino Unido, Italia y Holanda, han estado planeado modernizar sus flotas de la fuerza aérea con 100 aviones F -35 que se producirán conjuntamente en el marco de este programa. 

La defensa aérea actual de Turquía se basa en las importantes flotas de aviones F-16 que mantiene en varias bases del país. El TSK planea reemplazar algunas de estas flotas más antiguas con los F-35 que vienen.

La entrega del primer caza F-35 tendrá lugar en un momento en que varios congresistas estadounidenses han estado pidiendo a la administración estadounidense con gran fuerza, suspender su venta a Turquía debido a la decisión de Ankara de actualizar sus sistemas de defensa aérea con los sistemas rusos de misiles antibalísticos S-400.

Turquía ha criticado duramente el movimiento de los congresistas, prometiendo tomar represalias de no recibir los aviones en la fecha señalada.

“Si dan ese paso en un momento en que estamos tratando de restablecer nuestras relaciones bilaterales, sin duda recibirán una respuesta por parte de Turquía” dijo el ministro de Asuntos Exteriores Mevlüt Çavuşoğlu a la cadena de televisión privada CNN Türk en una entrevista el 6 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com