Ucrania y Turquía en conversaciones para reforzar la cooperación industrial.

Ucrania y su vecino del Mar Negro, Turquía, se esfuerzan por profundizar en su emergente cooperación en materia de defensa e industria aeroespacial, con visitas de alto nivel y conversaciones sobre programas conjuntos.

El Viceprimer Ministro ucraniano Oleg Urusky visitó Ankara el 28 de agosto para discutir la mejora de los lazos de la industria de defensa y la formación de asociaciones para nuevos proyectos. Declaró a la agencia de noticias Ukrinform que Ucrania estaba particularmente esperanzada en los esfuerzos conjuntos para desarrollar un motor de avión.

Urusky señaló que dos empresas ucranianas, Ivchenko-Progress y Motor Sich, mantendrían conversaciones con las empresas de defensa turcas. También destacó que el fabricante de aviones ucraniano Antonov esperaba mejorar su asociación con el fabricante de misiles turco Roketsan, controlado por el Estado.

Un funcionario del sector aeroespacial turco afirmó que Ucrania había ofrecido a Turquía la oportunidad de evaluar las posibilidades de coproducción del avión de carga de Antonov, el AN-178. “Estamos discutiendo las oportunidades de coproducción… en Ucrania o en Turquía”, dijo el funcionario.

Una de las mayores debilidades de la industria turca es la falta de tecnología de motores. En el caso del programa autóctono más ambicioso de Turquía, el diseño, desarrollo y producción de un avión de combate nacional, denominado TF-X, parece estar estancado, ya que las autoridades aeroespaciales turcas aún no han encontrado un motor para el avión previsto. El programa TF-X fue lanzado oficialmente en diciembre de 2010. En enero de 2015 el entonces Primer Ministro Ahmet Davutoglu anunció que el avión de combate previsto tendría un motor doble. Fue entonces cuando comenzó la búsqueda de un motor.

La cooperación turco-ucraniana en materia de defensa y aeroespacial despegó con un acuerdo en 2019 para la venta a Ucrania de seis aviones teledirigidos Bayraktar TB2, construidos por la empresa privada turca Baykar Makina. El contrato de 69 millones de dólares incluía la venta de munición para la versión armada del TB2.

Más tarde ese año, la empresa ucraniana controlada por el Estado, Ukrspecexport, y Baykar Makina firmaron lo que consideran un acuerdo de cooperación estratégica. El acuerdo implica el desarrollo y la producción de “tecnologías sensibles en defensa y aeroespacial”. El núcleo del acuerdo es el desarrollo y la producción planificados de sistemas avanzados de drones, tanto armados como no armados.

Burak Ege Bekdil

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.