Un avión cisterna Boeing KC-46A reposta en vuelo a otro KC-46A

Boeing anunció que, por primera vez, dos KC-46 Pegasus que volaban en un vuelo de prueba se reabastecieron de combustible mutuamente. La prueba tuvo lugar en la Base Aérea de Edwars.

El vuelo duró cuatro horas y las dos aeronaves se repostaron sucesivamente. En total, durante estas pruebas se transfirieron más de 17 toneladas de combustible entre las dos aeronaves. Según Boeing durante las maniobras se alcanzó un ritmo de trasvase de 4.542 litros por minuto hasta llegar a los 17.318 litros. Estas pruebas fueron realizadas por un equipo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El KC-46 es el futuro avión de reabastecimiento en vuelo para la Fuerza Aérea. Derivado del Boeing 767 utiliza el motor Pratt & Whitney 6062 turbofan de alto rendimiento y  sustituirá rápidamente al KC-135 y al KC-10 con más de seis décadas en sus alas. El KC-46A será especialmente valioso como un importante apoyo del Pentágono para la región Asia-Pacífico, donde la inmensidad  de la zona  y la escasez de bases terrestres y aéreas hacen indispensable un nuevo avión cisterna.

Boeing planea producir 179 KC-46 en su planta de Everett. Es probable que esto sólo sea el comienzo ya que la idea es reemplazar los 460 aviones cisternas que posee la Fuerza Aérea y que están ya en periodo de ser dados de baja.

Según Boeing, esta prueba de vuelo es un paso importante hacia la fase de calificación del KC-46, que se espera que tenga lugar en un futuro próximo. Los diferentes prototipos del KC-46 han acumulado más de 2.000 horas de vuelo y superaron los 1.300 contactos con diferentes tipos de aeronaves. Sin embargo, el programa sigue estando retrasado sobre la fecha inicial prevista de entrega a la Fuerza Aérea.  Boeing había anunciado que a finales de 2017 podría entregarse un primer avión aunque se cree difícil poder alcanzar este compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *