Un avión F-35A holandés se entrena en “modo bestia” para apoyo aéreo y guerra total.

La unidad holandesa que prueba el F-35 en la Base de la Fuerza Aérea Edwards llevó a cabo recientemente algunas pruebas con un F-35A completamente armado.

El Escuadrón de Pruebas y Evaluación 323, la unidad holandesa con sede en la Base Edwards de la Fuerza Aérea y responsable de la Fase de Pruebas y Evaluación Operativa F-35, ha llevado a cabo una serie de pruebas con armas externas en el mes de julio.

Algunas de las misiones voladas por el F-35A Lightning II de la RNlAF (Real Fuerza Aérea de los Países Bajos) consistieron en el uso de GBUs y AIM-9X AAM (Misiles Aire-Aire).

El fotógrafo Frank Crebas estuvo en California para captar algunas imágenes de los F-35 holandeses trabajando con los pesados cargamentos.

Como se puede ver, la aeronave estaba volando con 4 bombas guiadas por láser GBU-12 de 500 libras y 2 cilindros laterales AIM-9X Sidewinders en los pilones externos.

“Grabé el video y las fotos el jueves 26 de julio en el Needles Lookout en California”, nos dijo Crebas en un mensaje. “Esta ubicación es un punto de navegación en la famosa ruta de vuelos bajos Sidewinder de la que también forma parte la transición JEDI, conocida como Starwars Canyon . Era la primera vez que la unidad holandesa de OT&E volaba con una carga externa completa después de las anteriores con solo el AIM-9X y solo dos GBUs. Los aviones fueron volados por el Coronel Albert ‘Vidal’ de Smit, comandante del destacamento Edwards y el Teniente Coronel Ian ‘Gladys’ Knight comandante del Escuadrón 323. El 323 está participando con dos aviones y 52 personas entre técnicos de mantenimiento y pilotos del F-35 en la Base de la Fuerza Aérea en Edwards junto con militares de EE.UU. y el Reino Unido”.

La configuración de armas externas probada por el F-35 holandés también se conoce como configuración CAS (Apoyo aéreo cercano). Otros llaman a cualquier configuración que involucre cargas externas una configuración de ” Tercer Día de Guerra ” en oposición a un “Primer Día de Guerra” en el cual el F-35 llevaría armas internamente para mantener una sección transversal de radar baja y la observabilidad desde los sensores.

Sin embargo, a medida que un conflicto evoluciona y los medios de defensa aérea enemigos, incluidos los sensores, los sistemas de misiles y cañones de defensa aérea y los aviones enemigos son deteriorados por los ataques aéreos (realizados también por los F-35 en el “Modo sigiloso”), el entorno se vuelve más permisivo: en tal escenario el F-35 ya no depende de las capacidades de supervivencia poco observables, por lo que puede pasar a transportar grandes cargas externas.

En el “Modo bestia “, aprovechando las bahías internas de armas, el F-35 puede transportar 2 AIM-9X (pilones), 2 AIM-120 AMRAAM (bahía de bombas interna) y 4 GBU-31 de 2.000 (pilones) y 2 GBU -31 PGM (bahía interna).

En enero de 2019, se entregarán los primeros nuevos F-35 holandeses en la Base de Luke para su entrenamiento. Estos aviones serán construidos por Lockheed Martin en Fort Worth. En noviembre, se entregará los primeros F-35A para formar el primer escuadrón operativo con base en Holanda, el Escuadrón 322 (RF), en la Base Aérea Leeuwarden. Estos aviones se construirán en Cameri FACO, en Italia.

The Aviationist

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com