Un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Filipina se estrella durante el aterrizaje.

Al menos 45 personas han muerto en el accidente de un avión militar en el sur de Filipinas después de que la aeronave se saliera de la pista al aterrizar, según informaron las autoridades militares.

El avión, que llevaba 96 personas a bordo, se estrelló contra un bosque mientras aterrizaba en Patikul, en la provincia de Sulu, en la isla de Jolo, hacia el mediodía del domingo. Algunos pudieron saltar de la aeronave antes de que estallara en llamas.

Al menos 49 personas han sido rescatadas de los restos en llamas del avión de transporte Lockheed C-130 de las Fuerzas Aéreas filipinas, y están siendo atendidas en el hospital, según ha declarado el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana.

De las 45 personas que murieron en el accidente, 42 eran soldados del ejército que iban a bordo y tres eran civiles que estaban en tierra. Se trata de una de las peores catástrofes aéreas militares registradas en el país.

Un comunicado de la fuerza militar regional, Joint Task Force Sulu, dijo que “varios soldados fueron vistos saltando de la aeronave antes de que tocara el suelo, salvándose de la explosión causada por el accidente”.

Entre las personas que iban a bordo había tres pilotos, otros cinco miembros de la tripulación y tropas de la ciudad de Cagayan de Oro, dijo Sobejana.

El Departamento de Defensa Nacional dijo que 45 personas habían muerto, incluyendo tres civiles en tierra. Cincuenta y tres personas resultaron heridas, entre ellas cuatro civiles. Cinco soldados permanecen en paradero desconocido.

El portavoz militar, el coronel Edgard Arévalo, dijo que no había indicios de que el avión hubiera sido atacado y que aún no se había iniciado la investigación del accidente, ya que los esfuerzos se centraban en el rescate y el tratamiento de los pasajeros.

El aeropuerto de Jolo, la principal ciudad de Sulu, está situado a pocos kilómetros de una zona montañosa donde las tropas han combatido al grupo militante Abu Sayyaf, del que algunos miembros se han alineado con el Isis.

Muchos de los que iban a bordo eran soldados nuevos que acababan de recibir formación básica, según las autoridades.

Un oficial de la fuerza aérea dijo a Associated Press que la pista de Jolo es más corta que la mayoría de las otras del país, lo que hace más difícil que los pilotos se ajusten si un avión pierde el lugar de aterrizaje.

El Hércules Lockheed C-130 fue uno de los dos aviones de la antigua Fuerza Aérea de Estados Unidos entregados a Filipinas como parte de la asistencia militar este año.

La fuerza aérea filipina tiene un historial de desastres. En 1971, 40 militares murieron después de que uno de sus aviones se estrellara en un campo de arroz al norte de Manila. El mes pasado, un helicóptero Black Hawk se estrelló durante una misión de entrenamiento, matando a seis personas.

The Independent

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.