Un barco patrullero de Venezuela se hunde tras colisionar con un buque portugués.

Un barco de la Guardia Costera venezolana desplegado para realizar una patrulla marítima se hundió el lunes en el Mar Caribe después de chocar con un buque portugués.

El buque de pasajeros “Resolute” con bandera portuguesa se precipitó contra el barco patrullero “Naiguatá GC-23” de la Marina Bolivariana con 44 personas a bordo en el momento en el que se le efectuaba un procedimiento de control de tráfico marítimo, justo al norte de las islas La Tortuga dentro de las aguas territoriales venezolanas, según un comunicado del Ministerio de Defensa de Venezuela.

“La acción del barco ‘Resolute’ es cobarde y criminal porque no asistió al rescate de la tripulación, violando las normas internacionales que regulan el rescate de la vida en el mar. Este barco se encuentra actualmente en el puerto de Willemstad, la capital de Curazao, donde atracó esta mañana”, dice el ministerio.

El buque con bandera portuguesa Resolute durante un crucero por la Antártida.

El buque de vigilancia costera clase Guaicamacuto construido por la empresa española Navantia, fue entregado a Venezuela en junio de 2009, cuatro años después de que se firmara un contrato para 8 patrulleros. El barco, propulsado por dos motores diesel, tiene un desplazamiento de 1700 toneladas y puede alcanzar una velocidad máxima de 22 nudos (41km/h).

Los buques de esta clase incorporan un monocasco y una superestructura de acero. Otras características notables incluyen una cubierta de vuelo a popa, una rampa de para el lanzamiento de una embarcación RHIB y un equipo y sistema contra incendios. La clase está equipada con inteligencia de comunicaciones (COMINT) y enlaces de datos LINK y sistemas de identificación, amigo o enemigo (IFF).

El cañón principal montado en la proa es un Oto Melara de 76 mm / 62 (Otobreda 76 mm) que puede disparar a una velocidad de 120 disparos por minuto con un alcance máximo de 17.000 m. Los barcos de clase Guaicamacuto también tienen un sistema de armas de cerca Oerlikon Millennium de 35 mm (CIWS) en la popa. Tiene una velocidad de disparo máxima de 1.000 disparos por minuto. El disparo se controla mediante el sistema de control de fuego que utiliza un radar o rastreadores electroópticos.

La munición utilizada incluye perforaciones de blindaje, incendiarias y de fragmentación dirigida. Protege la nave de los aviones hostiles, misiles anti-buque de corto alcance y amenazas de superficie.

Un comentario en “Un barco patrullero de Venezuela se hunde tras colisionar con un buque portugués.

  • el 12 abril, 2020 a las 00:32
    Permalink

    Si con todo el armamento que llevan se dejan embestir por un barco de pasejeros que les acaba undiendo esque que son muy malos marinos, no valen ni para grumetes.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com