Un helicóptero militar francés permanece averiado durante dos días en el desierto.

Un helicóptero NH90 Caimán de las Fuerzas Armadas Francesas de la Operación Barkhane, tuvo que ser reparado en el mayor de los secretos en pleno desierto ante el temor de ser atacados por terroristas en la zona del Sahel.

Un helicóptero Caiman NH90 de la operación francesa Barkhane se quedó durante dos días averiado en medio del desierto de Malí. La aeronave de transporte táctico perteneciente al Ejército de Aviación Ligera (ALAT, por sus siglas en inglés) sufrió un fallo grave del motor el 1 de abril alrededor del mediodía en una zona con gran presencia de elementos terroristas. El NH90 pudo evitar el desastre y aterrizar de emergencia sin sufrir demasiados daños. El ejército tuvo que enviar con urgencia un nuevo helicóptero y hacer las reparaciones muy rápidamente en un entorno hostil, gracias a una pequeña grúa especial que se apoya en el chasis del aparato y no en el suelo.

Al mismo tiempo, se envió un destacamento armado para proteger a la tripulación, los mecánicos y la aeronave en caso de un ataque de los grupos yihadistas a los que se enfrentan las fuerzas de la Operación Barkhane en la franja sahelo-sahariana. El helicóptero inmovilizado era un objetivo principal, pero “ningún incidente” interrumpió las reparaciones, ha comentado el Coronel Patrik Steiger, portavoz del personal del ejército, que no ha querido  especificar la ubicación exacta del incidente ni el número de tropas que han intervenido. El Caimán pudo regresar al aire 48 horas después, y el dispositivo de protección fue levantado en el proceso de repliegue.

“Esta es la primera vez”

El comandante del ALAT, el general Michel Grintchenko, ha explicado que “este ha sido el primer incidente que hemos tenido con los helicópteros Caimán y hemos podido reaccionar porque teníamos suficientes helicópteros en la zona”.

Paralelamente a este incidente y en el mismo teatro de operaciones, los helicópteros ALAT tuvieron que evacuar el 2 de abril a la tripulación del vehículo médico blindado (VAB) que había pisado un IED (artefacto improvisado explosivo) causando la muerte a un médico militar, el capitán Marc Laycuras.

Guerric Poncet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com