Un piloto de Corea del Sur vuela su primera misión en solitario con el F-35A.

Un piloto de F-35A de la Fuerza Aérea de la República de Corea (ROKAF) llevó a cabo su primera misión en solitario a bordo de un avión de combate F-35A Lightning II de quinta generación en la Base Luke de la Fuerza Aérea en Arizona, dijeron en un comunicado funcionarios de la USAF.

Después de meses de intenso entrenamiento académico, de simulador y prácticas, el comandante Kiyun Jung se embarcó en su vuelo inaugural -el primer vuelo en solitario de un piloto de ROKAF con un avión de combate F-35A. El militar coreano, es el primer estudiante en el curso de entrenamiento de vuelo de Corea del Sur en el programa de Ventas Militares Extranjeras (FMS). En los próximos años continuarán llegando nuevos pilotos de la ROKAF que serán entrenados como pilotos de F-35A.

“Este vuelo es un gran paso para la República de Corea, y para nosotros ser parte de eso es un gran honor porque nos damos cuenta de la magnitud de este evento para ambos países”, dijo el Teniente Coronel Eric Puels, comandante del destacamento 944 del Grupo de Operaciones, la unidad responsable de conducir el entrenamiento de vuelo. “Para nosotros, poder forjar estas relaciones y conocer a estos pilotos durante su viaje hacia la quinta generación de poder aéreo es increíble”.

El primer avión de combate F-35A Lightning II destinado a ROKAF salió en marzo de este año en las instalaciones de producción de Lockheed Martin en Fort Worth, Texas. El F-35A es la variante de despegue y aterrizaje convencional del caza furtivo. El primer F-35A de Corea del Sur fue entregado a la Base de la Fuerza Aérea Luke desde Fort Worth a principios de este año.

La República de Corea y el gobierno de Estados Unidos firmaron oficialmente una Carta de oferta y aceptación para la compra de 40 aviones de combate F-35A en septiembre de 2014 en el marco del programa FMS del Pentágono. Los costes totales de adquisición se estiman en alrededor de 7.000 millones de dólares. Los cuarenta ROKAF F-35A serán ensamblados en las instalaciones de producción de Lockheed Martin en Fort Worth.

El fabricante del F-35As, el contratista de defensa estadounidense Lockheed Martin, ganó el contrato de 7.000 millones al ofrecer 25 tecnologías utilizadas en el F-35A para apoyar el programa de combate del KF-X de 15.000 millones de dólares de Corea del Sur. Sin embargo, el gobierno de los EE.UU. no autorizó compartir cuatro tecnologías clave del F-35A, como el radar activo escaneado electrónicamente, los sistemas infrarrojos de búsqueda y rescate, la cápsula electroóptica de puntería y el interferente de radiofrecuencia, lo que afectó negativamente las relaciones bilaterales de defensa durante un tiempo.

En el marco del proyecto KF-X, Corea del Sur e Indonesia han acordado desarrollar conjuntamente un avión de combate autóctono y se espera que la ROKAF reciba hasta 120 cazas y la Fuerza Aérea de Indonesia entre 40 y 80 aviones para finales de la década de 2020.

El primer F-35A se desplegará en Corea del Sur en 2019 y se espera que toda la entrega se complete a finales de 2021 o principios de 2022. Los cazas furtivos estarán estacionados en la base aérea de Cheong Ju. Como se dijo en este mismo medio en diciembre de 2017, la Administración del Programa de Adquisición de Material de Defensa de la República de Corea supuestamente ha iniciado el proceso de adquisición de otros 20 F-35A adicionales.

Franz-Stefan Gady

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com