Un problema menor de control de calidad crea una nueva duda en el fabricante del F-35.

Un problema encontrado en el control de calidad del Lockheed Martin F-35 Lightning II, ha detenido las entregas durante un mes del más moderno avión de combate con que cuentan las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y otros países aliados, previsiblemente se necesitará un mes pero no se descarta que el tiempo sea aún mayor para equipar una solución a los aviones afectados en toda la flota.

El problema ha sido la corrosión excesiva detectada en varios orificios de fijación bajo los paneles del fuselaje de un F-35A que se encontraba en la secuencia de mantenimiento en la Base de la Fuerza Aérea de Hill, en Utah, la oficina del programa conjunto del F-35 suspendió inmediatamente las entregas de la aeronave para darle tiempo a Lockheed  de analizar el problema, dijo la empresa aeronáutica en un comunicado. Esa interrupción se ha conocido posteriormente y se ha prolongado hasta el 20 de octubre.

La investigación reveló que Lockheed no había estado aplicando la imprimación necesaria, que evita la corrosión, a los orificios de fijación de las subestructuras de F-35 durante el proceso de producción.

Después de los múltiples problemas que han plagado el programa del F-35,  la falta de imprimación en los agujeros de los sujetadores es menor en comparación con los problemas anteriores, que han incluido casos como el de un aislamiento defectuoso que se desintegró en el tanque de combustible de la aeronave o un problema de roce del motor que aumentó el peligro de incendios.

Un portavoz de la compañía informó que “éste era un problema de escape en el control de calidad de la producción y, aunque debe corregirse para evitar una futura corrosión, no representa un riesgo de seguridad en vuelo para la flota F-35  ni afecta a las operaciones actuales”.

Sin embargo, dependiendo de la extensión del problema, hacer reparaciones podría ser un proceso largo, y uno de los que podría agregar aún más costes al programa, si el Departamento de Defensa se ve obligado a pagar la reparación.

Las declaraciones del portavoz de Lockheed no cuantifican cuántos de los más de 250 F-35 ya entregados a las fuerzas armadas de los Estados Unidos y a los países socios se han visto afectados por el problema de calidad. Sin embargo, la oficina del programa indica que Lockheed y la empresa están trabajando actualmente en un plan de mantenimiento de acciones correctivas para “implementar las reparaciones necesarias para todas las aeronaves en sus bases mientras se minimiza el impacto en las operaciones”.

Incluso con la interrupción temporal en las entregas, Lockheed afirma que cumplirá con su objetivo de 66 F-35 entregados este año,  54 de ellos, aceptados por el Departamento de Defensa hasta el momento. La compañía también ha realizado cambios en sus procesos de producción para garantizar que los trabajadores apliquen la imprimación necesaria.

2 comentarios sobre “Un problema menor de control de calidad crea una nueva duda en el fabricante del F-35.

  • el 4 noviembre, 2017 a las 22:16
    Permalink

    Una pregunta, si es un error de aplicar imprimacion del fabricante, pq tiene q pagarlo el contribuyente americano?

    Respuesta
    • el 6 noviembre, 2017 a las 15:55
      Permalink

      Por que ese avión es una estafa

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *