Aviones de combate Su-27 ucranianos escoltan a los bombarderos pesados de la Fuerza Aérea de EE. UU.

En la primera misión de este tipo en la aviación militar de Kiev, un total de cuatro aviones de combate ucranianos Mikoyan MiG-29 y Sukhoi Su-27 acompañaron a los bombarderos estratégicos estadounidenses Rockwell B-1 Lancer durante el vuelo de estos a través del espacio aéreo ucraniano el 29 de mayo.

Según el ejército de Ucrania, los dos aviones estadounidenses de la 28ª Ala de Bombarderos despegaron de la base de la Fuerza Aérea Ellsworth en Dakota del Sur, cruzaron el Atlántico y se desplazaron por Europa y la región del Mar Negro.

Además de los cazas ucranianos, los Lanceros B-1 también interactuaron con cazas griegos, polacos y rumanos, así como con aviones Boeing KC-135 Stratotanker británicos, estadounidenses y turcos, que los reabastecieron de combustible en su misión de largo alcance sin escalas entre América del Norte y Europa.

A principios de este mes, se informó de que la fuerza de tarea de bombarderos estadounidenses había completado una misión similar sobre Suecia por primera vez, escoltada por cazas británicos, suecos y noruegos.

“Las misiones de entrenamiento de bombarderos de largo alcance fortalecen nuestras firmes asociaciones con los aliados tanto en Europa como en África y muestran nuestra capacidad de responder globalmente desde cualquier lugar”, afirmó el comandante de la Fuerza Aérea de EE. UU. en Europa y África, general Jeffrey Harrigian, al comentar la operación.

Según el general Tod D. Wolters, del Comando Europeo de EE. UU., estas misiones también están destinadas a demostrar la determinación estadounidense de reaccionar ante cualquier crisis potencial en todo el mundo, en particular ante el miembro más reciente de la OTAN, Macedonia del Norte.

“La integración y la interoperabilidad con nuestros aliados de la OTAN durante estas misiones, ya sea el apoyo de los aviones cisterna o las escoltas de cazas, son acciones indelebles que demuestran que la Alianza es tan fuerte como siempre he visto”, dijo el comandante, según informó la US Air Force.

Los bombarderos supersónicos de largo alcance Rockwell B-1 Lancer están en servicio en los EE. UU. desde 1986.

Más comúnmente llamados “Bone”, son uno de los tres tipos de bombarderos nucleares estratégicos operados por el Comando Aéreo Estratégico de EE. UU. (SAM), siendo los otros dos los icónicos B-2 Spirit y B-52 Stratofortress.

Son capaces de lanzar tanto armas nucleares como convencionales a una velocidad máxima de 1.335 kilómetros por hora y dentro de un alcance operativo de 9.400 kilómetros.

Se han construido más de 100 bombarderos de este tipo desde la década de 1970, y se espera que permanezcan en servicio activo hasta al menos 2036.

Illia Ponomarenco

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.