Aviones de guerra de EE.UU. vuelan en misiones de combate desde un portaaviones extranjero.

Los aviones de combate del Cuerpo de Marines de Estados Unidos a bordo de un portaaviones británico volaron esta semana en misiones de combate sobre Oriente Medio, la primera vez que aviones de guerra estadounidenses entran en combate desde un buque de guerra extranjero desde la Segunda Guerra Mundial, según informó el martes el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Las misiones contra el ISIS también marcaron el primer combate para el nuevo portaaviones británico HMS Queen Elizabeth, el mayor buque que la Royal Navy ha puesto en el mar, y la primera acción de combate para un portaaviones británico en una década.

El capitán James Blackmore, comandante del ala aérea a bordo del Queen Elizabeth, dijo que la última vez que los aviones de Estados Unidos realizaron misiones de combate desde un portaaviones extranjero fue en 1943, cuando los aviones estadounidenses se desplegaron desde el HMS Victorious de Gran Bretaña en el Pacífico Sur.

A los aviones F-35B que vuelan contra el ISIS se les han unido aviones de guerra británicos del mismo tipo en apoyo de la Operación Shader del Reino Unido y de la Operación Inherent Resolve de EE.UU..

Los miembros de la tripulación preparan un avión F-35B (derecha) para despegar en el HMS Queen Elizabeth en el mar Mediterráneo el 20 de junio de 2021.

Un total de 18 F-35B estadounidenses y británicos están embarcados a bordo del Queen Elizabeth, de 65.000 toneladas, el mayor número de estos avanzados aviones de guerra jamás desplegados en un solo buque.

Los F-35B diseñados por Estados Unidos son aviones furtivos de última generación que pueden aterrizar verticalmente, lo que les permite desplegarse en buques de guerra más pequeños que los enormes portaaviones de clase Nimitz de 100.000 toneladas que son la columna vertebral de la flota de la Marina de Estados Unidos.

“El nivel de integración entre la Royal Navy, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines de EE.UU. es realmente perfecto y demuestra lo unidos que estamos”, dijo Blackmore.

“La capacidad de operar desde el mar con los aviones de combate más avanzados jamás creados es un momento importante en nuestra historia, que ofrece tranquilidad a nuestros aliados y demuestra el formidable poder aéreo a nuestros adversarios”, declaró el secretario de Defensa británico, Ben Wallace, en un comunicado.

El Queen Elizabeth lidera el Carrier Strike Group 21 del Reino Unido, que se encuentra en una misión de siete meses de duración y 48.280 kilómetros que le llevará hasta Japón y Corea del Sur, incluyendo un tránsito previsto por el Mar de China Meridional.

HMS Queen Elizabeth en el mar Mediterráneo el 20 de junio de 2021.

Está previsto que el grupo de ataque de portaaviones visite 40 países durante su despliegue por el Mar Mediterráneo y el Océano Índico de camino al Pacífico.

“La participación del HMS Queen Elizabeth y su ala aérea en esta campaña también envía un mensaje más amplio. Demuestra la rapidez y agilidad con la que un grupo de ataque de portaaviones puede inyectar poder de combate de quinta generación en cualquier operación, en cualquier parte del mundo, ofreciendo así a nuestros aliados, una verdadera opción militar y política”, dijo Moorehouse.

También añadió que las salidas de combate británicas desde el portaaviones fueron las primeras del Reino Unido desde que participó en misiones sobre Libia en 2011 durante una intervención liderada por la OTAN en la guerra civil de ese país.

El Ministerio de Defensa británico describe el Carrier Strike Group 21 como “la mayor concentración de poder marítimo y aéreo que sale del Reino Unido en una generación.” Los buques de guerra estadounidenses y holandeses también forman parte de la flotilla del grupo.

Brad Lendon, CNN

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com