Aviones militares estadounidenses continuarán sobrevolando Kabul hasta el final de la evacuación, dice el CENTCOM.

Los aviones de guerra de la Fuerza Aérea y la Armada de Estados Unidos están respaldando los esfuerzos del ejército estadounidense para mantener la seguridad y la apertura del aeropuerto de Kabul, mientras el Pentágono pone en marcha un plan apresurado para transportar a los ciudadanos afganos y a los extranjeros en riesgo lejos del resurgimiento del régimen talibán.

Varios escuadrones de aviación de la Fuerza Aérea y la Armada, compuestos por cazas F/A-18 y F-16, aviones de ataque AV-8, aviones de ataque a tierra AC-130, bombarderos B-52 y aviones no tripulados de inteligencia y ataque MQ-9, están proporcionando cobertura aérea para la evacuación, dijo el miércoles el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, en una rueda de prensa en el Pentágono.

“Tenemos una cantidad significativa de aviación de ala rotatoria en tierra, incluyendo helicópteros de ataque y de elevación”, añadió Milley.

Éstos se suman a las casi dos docenas de aviones C-17 y aviones de transporte C-130 que se habían encargado de la evacuación humanitaria en curso durante las 24 horas anteriores, dijo el miércoles por la mañana el portavoz del Pentágono, John Kirby.

El capitán de la Marina Bill Urban, portavoz del Mando Central de Estados Unidos, dijo a Military Times que la presencia de aviones de combate estadounidenses era rutinaria y que continuaría hasta que concluyera la misión de evacuación.

La oscuridad previa al amanecer en Kabul cobró vida con el sonido distintivo de los reactores el miércoles, encendiendo Twitter con preocupación. Las primeras especulaciones sobre la causa del ruido iban desde problemas en el aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul hasta una posible toma por parte de Estados Unidos del aeródromo de Bagram, actualmente en manos de los talibanes.

HKIA, el último aeródromo controlado por Estados Unidos en Afganistán, ha sido una escena caótica en los últimos días. Sigue siendo la última oportunidad para decenas de miles de ciudadanos estadounidenses y afganos que buscan una salida del país.

Aunque el CENTCOM no comentó la intención de los cazas que volaban a baja altura para que la gente de los alrededores de Kabul se despertara en las primeras horas de la mañana, las tropas de tierra a veces solicitan sobrevuelos de los pilotos como “demostración de fuerza”. La intención es informar a los posibles beligerantes de que Estados Unidos tiene una potencia de fuego abrumadora, en caso de que sea necesario.

El portaaviones Ronald Reagan está en la zona apoyando directamente la retirada, junto con aviones que operan desde bases en Kuwait.

Cuando hayan llegado todos los refuerzos, habrá unos 7.000 soldados estadounidenses asegurando el aeropuerto de Kabul, y su misión hasta ahora se limita a ese lugar, dijo Kirby a los periodistas a principios de esta semana.

El 621º Grupo de Respuesta a Contingencias de la Base Conjunta McGuire-Dix-Lakehurst, en Nueva Jersey, también llegó a Afganistán el pasado día, dijo Kirby el miércoles por la mañana.

“Se trata de una unidad dinámica de la Fuerza Aérea altamente especializada en el despliegue rápido de personal para abrir rápidamente los aeródromos y establecer, ampliar, mantener y coordinar las operaciones de movilidad aérea”, dijo. “Se trata de un grupo que sabe cómo gestionar los aeródromos y puede ayudar en las operaciones aéreas reales sobre el terreno”.

En la actualidad, hay unos 22.000 afganos que la administración Biden pretende reasentar en Estados Unidos porque corren el riesgo de morir a manos de los talibanes si se les deja atrás, una fracción de los aproximadamente 88.000 afganos que pueden necesitar ser evacuados. Las fuerzas estadounidenses intentan completar la retirada del país para el 31 de agosto.

“En este momento, estamos viendo un avión por hora entrando y saliendo del HKIA”, dijo el general de división Hank Taylor a los periodistas. “Predecimos que nuestro mejor esfuerzo podría ser de 5.000 a 9.000 pasajeros que salen al día”.

Estos afganos se suman a los miles de soldados estadounidenses enviados a Afganistán en la última semana, cuya única ruta de suministro es la pista de HKIA, ya que las principales bases aéreas estadounidenses de Bagram y Kandahar han sido capturadas al ya desaparecido gobierno afgano por los talibanes.

James Webb

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.