Biden apuesta fuerte por la fuerza aérea de Afganistán, pero sus problemas continúan creciendo.

El servicio se enfrenta a la escasez de personal, a un banco cada vez más reducido de experiencia in situ y a unos talibanes envalentonados.

Además de retirar todas las tropas de Afganistán, salvo un puñado, el Pentágono ha sacado del país a miles de contratistas en las últimas semanas, dejando una fuerza esquelética de varios centenares de personas para hacer todo lo que los afganos no pueden hacer, como arreglar sus propios aviones y helicópteros y ocuparse de la logística.

A medida que continúe la retirada, las tripulaciones afganas se encargarán más de las reparaciones, con los contratistas estadounidenses vigilando por encima de sus hombros a través del Zoom o entrenándoles por teléfono, dicen los funcionarios de defensa.

No está claro cómo funcionará en la práctica, pero la reducción de más de 16.000 contratistas a cientos podría tener un efecto mayor en la situación de seguridad que el envío a casa de los últimos 2.500 soldados estadounidenses, ya que la fuerza aérea afgana se esfuerza por mantener sus aviones y helicópteros en el cielo, cazando combatientes talibanes.

“Corresponde a la administración Biden hacer todo lo posible para seguir proporcionando ese apoyo a la fuerza aérea”, ha declarado Lisa Curtis, ex directora del Consejo de Seguridad Nacional para Asia Meridional y Central, y actual directora del Programa de Seguridad Indo-Pacífica del Centro para una Nueva Seguridad Americana. “Sería como tirar de la manta bajo los afganos, no sólo estamos retirando nuestras tropas, sino que retiramos su capacidad de mantener las capacidades que hemos proporcionado”.

A la pequeña pero activa fuerza aérea de Kabul, compuesta por 162 aviones y helicópteros, se le está encomendando la monumental tarea de apoyar a decenas de miles de tropas afganas sobre el terreno mediante ataques aéreos, reabastecer puestos de avanzada lejanos y evacuar a los heridos sin ayuda estadounidense ni conocimientos de reparación in situ. Sin embargo, miles de millones de dólares en efectivo y docenas de helicópteros de reemplazo seguirán llegando al país.

Esos aviones y helicópteros son la mejor esperanza que tiene Kabul para hacer retroceder a los talibanes mientras las fuerzas gubernamentales siguen perdiendo territorio en el campo.

“Tienen capacidad. Tienen una fuerza aérea -una fuerza aérea, por cierto, que seguimos financiando y apoyando”, dijo el viernes el portavoz del Pentágono John Kirby en la CNN. “Tienen armamento moderno. Han tenido el entrenamiento y la capacidad de estar en el campo con las fuerzas estadounidenses mucho en los últimos 20 años … Ahora es el momento de tener esa voluntad”.

Durante la última década, Estados Unidos ha construido una fuerza aérea afgana basada en sus propias fuerzas y preferencias, gastando 8.000 millones de dólares para desplegar aviones de ataque como el A-29 Super Tucano y el AC-208 Combat Caravan, ambos aviones de hélice que pueden disparar municiones guiadas por láser contra objetivos terrestres. Estados Unidos también ha enviado nuevos helicópteros Black Hawk.

La decisión del Black Hawk se produjo después de que Estados Unidos declarara que dejaría de suministrar helicópteros Mi-17 de fabricación rusa a Kabul en 2014 como parte de las sanciones impuestas a Rusia. El Mi-17 es una versión de los antiguos helicópteros soviéticos que los aviadores afganos llevan décadas volando y manteniendo, pero el Pentágono decidió sustituirlos por 53 UH-60 Black Hawks de fabricación estadounidense, que son más difíciles de mantener y carecen de la capacidad de gran altitud de los antiguos helicópteros rusos.

Además, los Black Hawks vienen con largas colas logísticas y complejos requisitos de mantenimiento que las tripulaciones afganas no pueden manejar por sí mismas. Es aquí donde la pérdida de apoyo de los contratistas afectará más al ejército afgano.

Sin embargo, disponer de más helicópteros permitirá a los mandos dedicar menos horas a sus plataformas actuales, lo que probablemente ahorrará parte del mantenimiento rutinario y permitirá realizar misiones consecutivas.

“Sin embargo, la Fuerza Aérea Afgana tiene la mala costumbre de sobrepasar estos calendarios de mantenimiento para ofrecer más horas de apoyo aéreo al ejército y a la policía”, dijo Jonathan Schroden, director del Programa de Contrarrestar Amenazas y Desafíos de la CNA.

Pero el hecho de contar con esos aviones adicionales “debería permitirles realizar las paradas de mantenimiento necesarias sin dejar de prestar el máximo apoyo al ejército y a la policía”, añadió, algo que será fundamental mientras el ejército lucha contra las múltiples ofensivas de los talibanes en todo el país.

La escasez de personal ya es un problema. Un informe del inspector general en el mes de abril descubrió que “la mayoría de los fuselajes de la AAF no tenían ni de lejos el número de personal cualificado (pilotos instructores, copilotos, operadores de sistemas de misión, etc.) necesario para cubrir los puestos de la tripulación que requiere cada fuselaje”.

Con la salida de los contratistas, los planificadores de defensa de Estados Unidos están poniendo sus esperanzas en la tecnología de trabajo a distancia, añadiendo mantenedores locales a través de llamadas telefónicas o videochats. Las aeronaves que requieren.

Según el portavoz del Pentágono, el mayor Rob Lodewick, “el impacto en la preparación de la flota afgana se derivará principalmente de la mayor dependencia de los mantenedores militares afganos para realizar el mantenimiento rutinario de la línea de vuelo y recibir formación en el trabajo”. Pero aún no está claro con qué rapidez se notará ese impacto.

Para ayudar a compensar la pérdida de helicópteros rotos o destruidos, EE.UU. está enviando 37 Black Hawks UH-60 más al país en los próximos meses para ser almacenados hasta que se necesiten. Es probable que sean canibalizados por piezas de repuesto si no se pueden enviar nuevos cargamentos lo suficientemente pronto.

Se siguen acumulando más problemas potenciales. En enero, el Mando de Entrenamiento, Asesoramiento y Asistencia de la OTAN en Kabul dijo a un inspector general del Pentágono que, sin el apoyo continuado de los contratistas, ninguno de los fuselajes de las fuerzas aéreas “puede mantenerse como efectivo en combate durante más de unos pocos meses”.

El A-29 y el AC-208 serán componentes clave para cualquier éxito que las fuerzas aéreas afganas puedan tener a la hora de golpear a los talibanes desde el aire, pero al igual que con el resto del servicio, las opciones de pilotos y personal de tierra son limitadas y es poco probable que crezcan. El programa estadounidense de formación de pilotos de A-29 en Estados Unidos finalizó en noviembre de 2020, y sólo se formaron unos 30 pilotos entre 2015 y 2020.

A los crecientes problemas se suma lo que parece ser una campaña coordinada de asesinatos de los talibanes contra estos pilotos. Reuters informó el viernes que al menos siete pilotos han sido asesinados fuera de la base en las últimas semanas, lo que aumenta la presión sobre un grupo ya reducido de oficiales cualificados.

En abril, más de 16.000 contratistas del Departamento de Defensa trabajaban en Afganistán, incluidos más de 6.100 ciudadanos estadounidenses, según un informe del inspector general. Un funcionario del Pentágono confirmó que ese número es ahora de “cientos”. Puestos en contacto con dos de los mayores contratistas con sede en Estados Unidos que trabajan en Afganistán, Leidos Holdings y DynCorp International, que ahora forma parte de Amentum Services Inc. para que comentaran la situación. Leidos dirigió las preguntas al Pentágono, y Amentum no respondió.

En mayo, los responsables de tres grupos comerciales que representan al sector de la contratación pública enviaron una carta al secretario de Defensa, Lloyd Austin, al secretario de Estado, Antony Blinken, y a la administradora de USAID, Samantha Power, en la que pedían que se aclarara dónde y cómo continuarían sus miembros trabajando para el ejército y el gobierno afganos. Ninguno de los funcionarios del gobierno ha respondido a la carta, según los funcionarios del Consejo de Servicios Profesionales.

No está claro qué papel desempeñará el ejército estadounidense en los próximos meses, pero el presidente Joe Biden se ha comprometido a seguir inyectando dinero en el ejército afgano, y el Pentágono sugirió el jueves que podría seguir prestando algún tipo de apoyo de inteligencia y vigilancia.

El gobierno de Biden solicitó 3.300 millones de dólares para apoyar al ejército afgano en su presupuesto para el año fiscal 2022, un precio que Washington tendrá que seguir asumiendo mientras el gobierno de Kabul luche por mantenerse vivo.

Pero a medida que pasen los años, ese apoyo podría ser difícil de mantener, no sólo debido a las prioridades que compiten en casa, sino también porque la corrupción rampante y bien documentada en el gobierno afgano desvía parte de ese dinero.

“El mayor reto será la exigencia del Congreso de rendir cuentas y controlar esa financiación”. “A medida que retiremos nuestra presencia y tengamos menos recursos sobre el terreno, será cada vez más difícil conseguir que el Congreso apruebe esa financiación debido a la corrupción” en Kabul.

Paul Mcleary

One thought on “Biden apuesta fuerte por la fuerza aérea de Afganistán, pero sus problemas continúan creciendo.

  • el 10 julio, 2021 a las 18:11
    Permalink

    Veinte años después y los afganos no están preparados para controlar su país. Siguen combatiendo… Desde un punto de vista occidental es una salvajada.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.