Bombarderos B-1B Lancer estadounidenses se dirigen a Noruega para incomodar a los rusos.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos enviará en las próximas semanas cuatro B-1 y 200 aviadores a Noruega, en un despliegue inédito de estos enormes bombarderos de ala variable.

Los B-1 de la Base Aérea Dyess de Texas volarán hasta Orland, un aeródromo en el centro de Noruega que también alberga cazas furtivos F-35 de la fuerza aérea noruega.

Es de esperar que los bombarderos y los cazas pasen varias semanas entrenando conjuntamente con buques, aviones y fuerzas terrestres de toda la OTAN, en particular de los miembros del norte de la alianza.

“La preparación operativa y nuestra capacidad para apoyar a los aliados y socios y responder con rapidez son fundamentales para el éxito combinado”, ha declarado el general Jeff Harrigian, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África.

La excursión del B-1 en tiempo frío es una especie de continuación del épico despliegue de los B-52 de las Fuerzas Aéreas en el Reino Unido el pasado otoño. Esos bombarderos recorrieron toda Europa, entrenando con los cazas aliados y atrayendo a las fuerzas rusas hacia las trampas de recogida de información.

El objetivo de la próxima misión de los B-1 está claro. “Parece que se trata de un esfuerzo concertado para respaldar a nuestros aliados y empezar a presionar a los rusos de una manera que ellos entiendan”, dijo Jerry Hendrix, experto militar y autor de To Provide and Maintain a Navy.

El norte de Europa ha sido durante mucho tiempo un terreno de juego para los bombarderos, especialmente para los rusos. Los bombarderos Tu-95, Tu-22M y Tu-160 se entrenan habitualmente sobre las aguas del norte y exploran el espacio aéreo de la OTAN y Suecia.

Los Tu-160 de largo alcance han volado a través del Atlántico Norte en una ruta tortuosa hacia Oriente Medio para atacar objetivos rebeldes en Siria.

Hay un lenguaje en estas operaciones. Los bombarderos no sólo bombardean. Hacen señales. Es decir, comunican su intención y, de ese modo, ejercen influencia sin lanzar una sola munición.

Los rusos “han estado volando con sus bombarderos en el Atlántico Norte y alrededor del Reino Unido, y esto sugiere que estamos demostrando que dos pueden jugar a ese juego”, dijo Hendrix sobre el despliegue de los B-1.

Noruega es una de las puertas de entrada de la OTAN al Mar del Norte y al Océano Ártico, de vital importancia. La franja de mar que se extiende a lo largo de Groenlandia, Islandia y el Reino Unido -la llamada “brecha GIUK”- constituye una barrera potencial para los submarinos y buques de guerra de superficie rusos que intentan acceder a mar abierto.

Por esta razón, en la década de 1980, el aire y el mar que rodean a Noruega fueron escenarios de enormes juegos de guerra de la OTAN. Hendrix atribuyó a esos ejercicios el mérito de señalar la determinación de la OTAN durante los últimos y desesperados años de la Unión Soviética.

Una generación después, la alianza se está movilizando contra una Rusia resurgente. El despliegue del B-1 es una de las contribuciones de Estados Unidos a esa campaña, dijo Hendrix. “Puede que le estemos diciendo, no muy sutilmente, a [el presidente ruso Vladimir] Putin: ‘¿Quieres volver a jugar a este juego? Ya sabes cómo te salió la última vez'”.

Los B-1 podrían centrarse en su nueva misión marítima. A finales de sus casi 40 años de carrera, la fuerza de aproximadamente 45 B-1 está recibiendo nuevos misiles antibuque de largo alcance y adoptando nuevas tácticas para atacar barcos en el mar.

Un solo B-1 puede llevar hasta 24 de los misiles LRASM sigilosos y de 300 millas de alcance. Así, un vuelo de varios B-1 podría proporcionar la misma potencia de fuego antibuque que toda un ala aérea de un portaaviones de la Armada estadounidense. Y el largo alcance del tipo -miles de millas entre repostajes- le da libertad de maniobra sobre el vasto Océano Atlántico.

Los B-1 armados con misiles podrían suponer una seria amenaza para la Flota del Norte de Rusia. Al enviar los bombarderos desde Noruega, Estados Unidos pretende, obviamente, dejar perfectamente clara esa amenaza.

“En resumen, este movimiento atraerá toda la atención de Rusia”, dijo Hendrix.

David Axe

6 thoughts on “Bombarderos B-1B Lancer estadounidenses se dirigen a Noruega para incomodar a los rusos.

  • el 4 febrero, 2021 a las 15:39
    Permalink

    A ver, que alguien me lo explique, como puede incomodar este tipo de situaciones a rusos o en caso contrario a americanos? este tipo de bombardero no son sigilosos, encima se sabe que van para alla, como puede inporturar a cualquiera de estos paises tener un bombardero de estos en su frontera si este tipo de aviones seguro que estan en el radar de los rusos/USA desde el momento que abandonan su bases y seguramente los pueden hechar abajo con un misilaco, no estamos hablando de una somalia, estamos hablando de Rusia/USA…

    Respuesta
    • el 5 febrero, 2021 a las 02:53
      Permalink

      Esos aviones lanzan misiles de crucero con cabeza nuclear. Los misiles de crucero vuelan a ras del suelo, por debajo del radar terrestre enemigo.

      Respuesta
      • el 14 febrero, 2021 a las 02:07
        Permalink

        ERROR: Estos bombarderos estratégicos fueron despojados de capacidad dual con los tratados de reducción de armas nucleares a fines de la década de los ochenta.

        Respuesta
    • el 5 febrero, 2021 a las 10:09
      Permalink

      Es una danza con una coreografía previamente establecida, que nosotros no entendemos del todo, pero sí los mandos militares.

      Al margen de poder derribarlos, la probabilidad de un ataque en estos momentos es prácticamente cero. Rusia y EE. UU. tienen sus tensiones, pero no son enemigos como cuando Rusia era l URSS. Además, está la disuasión nuclear.

      No, no se trata de eso. Se trata de este particular baile que consiste en que uno da un paso consistente en mostrar su fuerza en las narices del otro, y el otro responde con un paso sincronizado consistente en vigilar esos bombarderos, no solamente desde el radar, sino enviando cazas interceptores.

      En todo esto, aparte de la demostración de fuerza, supongo que se aprenden cosas valiosas sobre los procedimientos del enemigo.

      Respuesta
    • el 5 febrero, 2021 a las 11:59
      Permalink

      Pues es fácil, en primer lugar y aunque los detecten y sepan donde están, no van a intentar derribarlos, sobre todo por que ya se cuidan muy mucho de no traspasar el espacio aéreo ruso en el caso de la otan y europeo en el caso ruso, que también lo hacen. Si disparasen algún tipo de misil para interceptarlos ¿Se imagina la respuesta? Esto es principalmente una toma de datos para ver el tiempo de respuesta del enemigo… si entro por aquí cuanto tardan en responder… si lo hago por allí es mas o menos lo que tardan, y a la vez obligo a tener efectivos permanentemente en alerta con el gasto que ello supone.

      Respuesta
  • el 5 febrero, 2021 a las 18:49
    Permalink

    Dudo mucho que incomoden a los rusos, ya que estarán permanentemente vigilados a pie de base, vía radar y con satélites todo el día pegados a ellos. Nada más que levanten 2 metros del suelo ya estarán los interceptores rusos haciendo lo mismo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com