China alardea del ejercicio de bloqueo de Taiwán.

Las mayores maniobras de Pekín en torno a Taiwán han ofrecido pistas clave sobre sus planes de un duro bloqueo en caso de guerra para tomar la isla autogobernada, y han revelado un ejército chino cada vez más envalentonado, dijeron los expertos a la AFP.

La visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi -segunda en la línea de sucesión a la presidencia- desató la indignación de Pekín, que lanzó vastas maniobras militares en torno a la isla, aun a riesgo de exponer parcialmente sus planes a Estados Unidos y sus aliados asiáticos.

Movilizando aviones de combate, helicópteros e incluso buques de guerra, los ejercicios pretenden simular un bloqueo de Taiwán e incluyen la práctica de un “ataque a objetivos en el mar”, según la agencia estatal de noticias Xinhua.

Es la primera vez que los ejercicios chinos tienen lugar tan cerca de Taiwán, ya que algunos de ellos se realizan a menos de 20 kilómetros de la costa de la isla.

También son inéditas las maniobras de Pekín en el flanco oriental de Taiwán, una zona estratégicamente vital para el abastecimiento de las fuerzas militares de la isla, así como para los posibles refuerzos estadounidenses.

China considera a Taiwán como parte de su territorio y ha prometido tomarla algún día, por la fuerza si es necesario.

Hace tiempo que se especula con un “escenario de bloqueo” como una de las estrategias preferidas por China en caso de que intente conquistar la isla, y los simulacros pasados han revelado cómo podría llevarse a cabo.

Un asedio de este tipo tendría como objetivo impedir la entrada o salida de barcos y aviones comerciales o militares.

Pero también negaría el acceso a la isla a las fuerzas estadounidenses estacionadas en la región.

El ejército chino “tiene obviamente todas las capacidades para imponer un bloqueo de este tipo”, dijo a la AFP Song Zhongping, un comentarista militar chino independiente.

“Ya vemos durante los actuales ejercicios que los aviones de combate y los barcos taiwaneses no pueden en absoluto despegar ni salir de sus puertos”.

‘No se pueden descartar’

Los militares chinos dispararon el jueves una docena de misiles balísticos que impactaron en varias zonas alrededor de Taiwán, y algunos de ellos sobrevolaron la isla, dijo el viernes la cadena estatal de Pekín CCTV.

Según Xinhua, Pekín ha movilizado más de 100 aviones y más de 10 fragatas y destructores, entre ellos el caza furtivo J-20 y un destructor Tipo 055, las joyas de la corona de las fuerzas aéreas y navales chinas.

Pero más allá de las grandes armas, estos ejercicios han permitido poner a prueba y afinar el nivel de coordinación entre los distintos cuerpos del ejército movilizados: fuerzas de tierra, mar, aire y cohetes, así como el apoyo estratégico, encargado de la ciberguerra.

También es una prueba crucial para el recién inaugurado Teatro de Operaciones Oriental del ejército chino, creado en 2016 y que supervisa todo el espacio marítimo oriental del país… y por tanto Taiwán.

Lo que China ha hecho hasta ahora demuestra sus “robustas capacidades”, dijo a la AFP John Blaxland, profesor de seguridad internacional en la Universidad Nacional de Australia.

“No se les puede descartar como una especie de fuerza menos experimentada e incapaz”, dijo.

“Está claro que tienen la capacidad de coordinar su tierra y su mar, tienen la capacidad de desplegar sistemas de misiles y funcionan con eficacia”.

Estos ejercicios también demuestran a los taiwaneses, a los estadounidenses y a los japoneses que los chinos “tienen lo necesario para hacer lo que amenazan”, añadió.

“La contrapartida, por supuesto, es que lo que han hecho está siendo estudiado y vigilado de cerca para que Taiwán, Estados Unidos, Japón y otros aprendan”, señaló Blaxland.

Un “adversario peligroso”

Durante la anterior crisis del Estrecho de Taiwán, entre 1995 y 1996, bajo el mandato de Bill Clinton, la Marina estadounidense hizo transitar varios buques de guerra por la vía de agua y desplegó portaaviones cerca de la isla.

Esta vez, sin embargo, “el Gobierno de EE.UU. está tomando medidas prudentes para evitar una escalada no deseada”, dijo Lonnie Henley, antiguo oficial de inteligencia estadounidense y profesor de la Escuela Elliott de Estudios Internacionales de Washington.

La cautela estadounidense se basa también en el hecho de que China ha incrementado enormemente sus capacidades militares desde 1996, cuando fue incapaz de negar a la Marina estadounidense el acceso a la zona.

“En algunas áreas, el PLA podría incluso superar las capacidades de EE.UU.”, señaló Grant Newsham, antiguo oficial de la Marina estadounidense e investigador del Foro de Estudios Estratégicos de Japón, refiriéndose al ejército chino por su nombre oficial.

“Si la batalla se limita a la zona que rodea a Taiwán, la actual armada china es un oponente peligroso, y si los estadounidenses y los japoneses no intervienen por alguna razón, las cosas serían difíciles para Taiwán”.

Las incursiones chinas a través de la llamada línea mediana entre el continente y Taiwán -nunca reconocida por Pekín- también hablan de una creciente confianza, según los expertos.

“China no se ha sentido cómoda para hacer valer sus reivindicaciones sobre la línea media hasta hace poco”, dijo Blaxland.

“Podemos esperar que sigan actuando como si la línea media no fuera válida. Eso ha sido así durante un tiempo, pero ahora se está acelerando”.

AFP

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.