China está atrasada en la producción de su avión de combate más avanzado

China necesitará acelerar la producción de sus aviones de combate furtivos Chengdu J-20 más avanzados, con el aporte de los “poderosos dragones” muy por detrás de las entregas previstas.

La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación ha publicado un video en su cuenta de redes sociales que muestra a dos Chengdu J-20 en un entrenamiento de combate con dos Shenyang J-16 y un J-10C. Los aviones pertenecían al grupo aéreo Wang Hai, llamado así en honor a un destacado piloto de combate chino que sirvió en la guerra de Corea.

Este tipo de formación de cinco aviones se ha visto por primera vez para conmemorar el Año Nuevo Lunar. 

Los aviones de combate furtivos de quinta generación son la “columna vertebral” de la capacidad de combate aéreo de la nación, afirmó la fuerza aérea en su 70 aniversario en noviembre.

China necesitaría entre 100 y 200 J-20 por lo menos para maximizar la flexibilidad de la misión, según el comentarista militar Song Zhongping.

“El J-20 puede atacar el radar enemigo con su capacidad de sigilo o atacar a los aviones enemigos por su superioridad aérea armamentística más allá del alcance visual”, dice Song.

Aviones chinos J-20, J-16 y J-10C volando en formación de combate

Se creía que China había construido unos 50 J-20 a finales de 2019, pero los problemas con los motores de los aviones retrasaron los planes de producción. Los ingenieros chinos han estado desarrollando motores turbofan WS-15 de alto empuje para el J-20, pero ese trabajo se ha retrasado.

Mientras tanto, se entiende que el J-20 ha utilizado motores chinos WS-10B o AL-31FM2 / 3 de fabricación rusa, comprometiendo su capacidad de maniobrabilidad y sigilo a velocidades supersónicas.

En comparación, los cazas furtivos F-35 Lightning II de Estados Unidos, considerados como el principal rival del J-20 en la region Asia-Pacífico, se producen en masa. Se espera que para 2025, 200 F-35 estén en servicio en la región.

En estos momentos se cree que la línea de producción del Grupo de Industria Aeronáutica del Chengdu es capaz de fabricar solo un avión J-20 por mes.

En comparación, la planta de ensamblaje de Lockheed Martin en Fort Worth en Texas ha entregado 134 F-35 en 2019, tres aviones más que su objetivo previsto y un 47% más que su producción en 2018, según ha confirmado la empresa.

Song dijo que el enfoque de China para la investigación y el desarrollo del J-20 era construir un pequeño número de cada bloque mientras se mejoraba continuamente las tecnologías para el siguiente bloque, ya que su prioridad era mejorar gradualmente y luego optimizar la configuración del avión de combate.

“Cuando las mejoras tecnológicas estén en marcha, para la segunda y tercera variantes, la producción se podrá acelerar significativamente”, señaló Song.

El J-20 realizó su primer vuelo de prueba en 2011, hizo su debut público en el Airshow China 2016 y entró al servicio militar en 2017.

Liu Zhen

6 comentarios en “China está atrasada en la producción de su avión de combate más avanzado

  • el 23 enero, 2020 a las 05:23
    Permalink

    Haciendo maquetas bonitas los Chinos rivalizan con Turkos e Iraníes.

    Respuesta
  • el 23 enero, 2020 a las 19:35
    Permalink

    De bonita nada que el j20 debe ser el caza de quinta gen mas feo que han visto mis ojos….

    Respuesta
  • el 23 enero, 2020 a las 21:33
    Permalink

    La Fuerza Aérea está sufriendo con el J-20 un fenómeno similar al que aqueja a la Armada con el desarrollo de sus portaaviones. El avance rápido que produce la réplica de tecnología foránea, la apropiación de proyectos de terceros e información idónea acerca de nuevos procesos productivos y materiales avanzados, pero de origen externo tiene la virtud de que ha podido incluso producir mejoras coyunturales. Pero al no ser China un generador tecnológico total, quedan vacíos en ciertas áreas que pueden resultar muy sensibles, pues el avance tecnológico se produce en forma muy dispar, resultando avances muy rápidos en ciertas áreas, mientras que otras, cuando dependen de I+D+i propias, se retrasan deteniendo el ritmo de toda la estructura.

    Respuesta
  • el 23 enero, 2020 a las 21:44
    Permalink

    De esta manera, la creación de motores a reacción capaces de generar potencia suficiente para propulsar al J-20 en supercrucero pudo avanzar rápido inicialmente, incluso en etapas prototipicas esperanzadoras. Pero puede llegar un punto, por ejemplo la fabricación seriada (copias iguales de misma calidad, eficiencia y durabilidad) de álabes de rotor monocristalinos para las secciones calientes (sin afirmar que fueste éste el caso), fundamentales para lograr un motor eficiente, que detenga el avance de otros aspectos que dependan o estén directamente relacionados con el mismo motor. Éste es un simpleejemplo de cómo un elemento fundamental del motor puede detener el desarrollo de la totalidad del programa, ya que hasta que la planta motriz no funcione plenamente, el resto de las etapas evolutivas pueden verse ralentizadas, así como su ritmo productivo.

    Respuesta
    • el 24 enero, 2020 a las 19:56
      Permalink

      Este avión junto a F-35 la verdad es que no son muy bonitos, vamos a ver si después funcionan que de eso se trata.

      Respuesta
  • el 24 enero, 2020 a las 16:02
    Permalink

    Fer. Muy buena explicación, gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com