China tiene un nuevo barco para combatir los submarinos de la Marina de EE. UU.

Una nueva investigación de fuente abierta ha revelado que China ha botado recientemente su tercer buque de detección antisubmarina en una instalación de construcción naval en Wuhan, aumentando la capacidad de Pekín para detectar submarinos.

Lo más probable es que se trate de un diseño SWATH (Small Waterplane-Area Twin Hull). El diseño de doble casco es muy estable, incluso a altas velocidades o en mares agitados, y también es conocido por ser muy silencioso, una cualidad útil para un barco destinado a utilizar el sonar y otros dispositivos de escucha acústica para detectar submarinos.

Es probable que el diseño chino sea muy similar a los diseños SWATH estadounidenses, que se caracterizan por tener un largo alcance y una gran resistencia.

Los buques del tipo SWATH rastrean a los submarinos arrastrando dispositivos de sonar detrás de ellos en largas bobinas de cable, y pueden detectar activamente a los submarinos disparando “pings” en el océano y escuchando el rebote en busca de submarinos escondidos en las profundidades.

Barco de vigilancia oceánica del Comando de Transporte Marítimo Militar de los Estados Unidos USNS Able con equipo SURTASS visible.

Las Fuerzas de Autodefensa Marítima de Japón también operan buques SWATH, conocidos como clase Hibiki, y el tercero de esta clase acaba de entrar en servicio.

Según se informa, los costes de funcionamiento de esta clase de la época de la Guerra Fría se reparten entre Estados Unidos y Japón, y los datos barridos por los buques japoneses se comparten también con Washington. De este modo, Estados Unidos tiene más orejas en el agua a un coste menor.

Uno de los buques de vigilancia oceánica de Estados Unidos fue noticia a finales de la década de 2000 cuando fue acosado repetidamente por buques y aviones chinos durante una misión de observación submarina en el Mar de China Meridional.

Aunque la zona en la que operaba el barco está ampliamente reconocida como aguas internacionales, China reclama la soberanía de amplias franjas del Mar de China Meridional e insiste en que está defendiendo aguas dentro de su zona económica exclusiva.

La Marina del Ejército Popular de Liberación tiene un historial de visitas a buques y aviones de la Marina estadounidense. Durante un ejercicio naval multinacional liderado por Estados Unidos en 2014, el PLAN deslizó discretamente un barco de vigilancia electrónica cerca del portaaviones USS Ronald Regan y su grupo de ataque de portaaviones, presumiblemente para recoger datos electrónicos.

JS Hibiki, un barco de vigilancia oceánica de clase Hibiki de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón.

A pesar de la amenaza de detección que suponen los buques de vigilancia oceánica, los submarinos en servicio de la marina estadounidense están progresando.

Ya ha comenzado la construcción de los nuevos submarinos balísticos de propulsión nuclear de la clase Columbia, cuya entrada en servicio está prevista para principios de la década de 2030. Gracias a un nuevo diseño de propulsión eléctrica, se prevé que los Columbias sean los submarinos más silenciosos jamás construidos para la Marina estadounidense.

Una de las principales ventajas de Estados Unidos frente a otros países como China son los avanzados medios submarinos de la US Navy, difíciles de detectar, que podrían utilizarse para restringir los movimientos de los buques de superficie chinos en caso de conflicto.

Este nuevo buque de vigilancia oceánica indica que China está haciendo verdaderos esfuerzos para compensar o eliminar esa ventaja, en caso de que estalle un conflicto con Estados Unidos.

Caleb Larson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com