China trata de solucionar el mayor problema que afecta a sus aviones de combate.

De todos los cazas del arsenal chino, ninguno es tan importante como el J-20.

El caza de quinta generación, también conocido como el “Dragón Poderoso”, es más que un simple caza furtivo. Es un ejemplo de que China, al igual que Estados Unidos, puede construir una de las mejores tecnologías militares del mundo.

Se ha convertido en un símbolo del Partido Comunista Chino, que se muestra con orgullo en los desfiles militares y se menciona repetidamente en las publicaciones de defensa chinas.

Tras una sangrienta pelea con las tropas indias en su disputada frontera el año pasado, China envió dos J-20 a las bases aéreas de la provincia de Xinjiang.

Ese despliegue fue demasiado pequeño para tener una importancia estratégica real, pero el hecho de que China desplegara su mejor avión de combate en una zona remota del Himalaya demostró su seriedad. El despliegue del J-20 en el Mando del Teatro Oriental de China pretende enviar un mensaje similar a Taiwán, Japón y Estados Unidos.

Pero el J-20, como todos los aviones chinos, se ha visto perjudicado por la falta de motores a reacción eficientes y duraderos de alto rendimiento.

Este problema ha afectado a la industria de defensa china durante mucho tiempo, y Pekín se esfuerza por solucionarlo.

Un problema de largo tiempo.

Avión de combate furtivo J-20 de China.

Las dificultades de China con los motores a reacción pueden resultar sorprendentes dado el enorme y exitoso desarrollo militar del país.

Tampoco es un secreto que China es experta en la ingeniería inversa de tecnología extranjera para hacer copias nacionales. Prácticamente todos los aviones de combate chinos se basan en diseños robados o de ingeniería inversa.

Existe un precedente de ingeniería inversa de motores a reacción, pero, aunque China tiene mucho acceso a los motores rusos, los intentos de Pekín de producir sus propios diseños nacionales han sido en gran medida infructuosos.

Una de las primeras versiones de un motor de diseño nacional, el WS-10A, se averiaba regularmente tras sólo 30 horas de uso.

Hay muchas razones para estos fracasos. En primer lugar, Rusia es consciente de que China ha robado antes su propiedad intelectual y es reacia a vender a Pekín sus mejores motores. Además, Moscú no vende motores independientes, sino que los incluye en aviones existentes, lo que dificulta su copia.

En segundo lugar, los conocimientos de ingeniería inversa no se traducen fácilmente en la capacidad de desarrollar nuevos motores a reacción desde cero. Eso requiere conocimientos tecnológicos que requieren años de aprendizaje intensivo para desarrollarse y generaciones para perfeccionarse.

La “cúspide” de la fabricación tecnológica.

Y lo que es más importante, la fabricación de motores a reacción es extremadamente complicada.

“Hay unas pocas tecnologías que están realmente en la cúspide de la fabricación tecnológica”, y los motores a reacción son una de ellas, dijo a Insider Timothy Heath, investigador senior de defensa e internacional del think tank Rand Corporation.

“Estas tecnologías de alta gama son tan difíciles de dominar que muy pocos países tienen éxito. Muchos han fracasado”, añadió Heath.

La principal dificultad reside en la metalurgia y el mecanizado. Un solo motor de un avión civil Boeing 747, por ejemplo, tiene al menos 40.000 piezas. Las temperaturas de ese motor pueden alcanzar los 2.500 grados Fahrenheit, y las aspas de su ventilador pueden girar más de 3.000 veces por minuto durante un vuelo de horas.

Los planos de un motor de este tipo pueden copiarse, pero no es fácil encontrar los secretos para producir y dar forma a piezas metálicas que puedan soportar esas temperaturas y girar a esas tremendas RPM durante miles de horas, por no mencionar factores externos como la resistencia al viento y la corrosión, sin romperse.

Otra desventaja para China es que las entidades encargadas de desarrollar estas complejas máquinas son empresas estatales.

Históricamente, las empresas públicas tienen dificultades para innovar y desarrollar tecnología punta. La dependencia de la ingeniería inversa demuestra que este es el caso de China, aunque ciertamente hay excepciones.

“Son mejores en la ingeniería inversa de componentes más simples y en la construcción de cosas más sencillas”, dijo Heath. “Todo esto requiere un nivel de experiencia y competencia en el que las empresas públicas no suelen ser muy buenas. Hay que reconocer las limitaciones de las empresas públicas en China en lo que respecta a la innovación”.

La tecnología crucial no se puede comprar.

China es más que consciente de sus problemas de motores.

Liu Daxiang, director adjunto del comité de ciencia y tecnología de la Corporación de la Industria de la Aviación de China, de propiedad estatal, calificó el año pasado el desarrollo de motores a reacción nacionales de “tarea política seria y urgente” y dijo que China se enfrentaba a un “desafío sin precedentes.”

“Los países establecidos en el sector de la aviación se han vuelto más estrictos con nosotros en lo que respecta al acceso a la tecnología”, dijo Liu, y añadió que los recientes esfuerzos de Estados Unidos para restringir las oportunidades de la empresa china de telecomunicaciones Huawei “nos dice que la tecnología crucial no se puede comprar, incluso si se gasta mucho.”

En un intento de acceder directamente a los secretos de la fabricación de aviones, la empresa estatal china de aviación Skyrizon, que está en la lista negra del gobierno de Estados Unidos, intentó adquirir una participación mayoritaria en Motor Sich, una empresa ucraniana que es uno de los mayores productores de motores para helicópteros, aviones y misiles.

Sin embargo, el gobierno ucraniano detuvo este año el acuerdo, probablemente debido a la presión de Estados Unidos.

A pesar de los contratiempos, China ha hecho algunos progresos. Las variantes modernas del WS-10 han progresado lo suficiente como para que algunos aviones chinos estén equipados con ellas, incluidos varios J-20.

Fuentes chinas han afirmado que el WS-15, un motor diseñado específicamente para el J-20, “podría estar terminado en uno o dos años” y que, una vez instalados esos motores, el J-20 estará “a la altura” del F-22 Raptor de quinta generación de Estados Unidos.

Bolígrafos, microchips y motores a reacción.

Pero aún quedan muchos desafíos. La complejidad de los materiales y el proceso metalúrgico, los costes de adquisición y mantenimiento de los conocimientos científicos y de mecanizado, y la reticencia de otros países a ayudar a China por miedo al robo de la propiedad intelectual son sólo algunos de ellos.

China se enfrenta a un problema similar en la fabricación de microchips y semiconductores de alta gama. A pesar de los cientos de millones de dólares y los grandes esfuerzos de las empresas estatales, China no ha podido crear sus propios chips informáticos.

“Es que algunas de estas tecnologías son extremadamente difíciles de hacer, y no importa cuánto dinero se invierta en ellas: si no se cuenta con la combinación adecuada de personas, tecnologías y habilidades, no va a resultar tan fácil”, dijo Heath.

Pero China no se rinde fácilmente. En 2017, una empresa estatal china anunció planes para producir en masa puntas de bolígrafos por primera vez. China ya fabricaba miles de millones de bolígrafos, pero solo después de un esfuerzo multimillonario de cinco años desarrolló la tecnología para fabricar las puntas de esos bolígrafos a nivel nacional.

“Todos estos elementos sólo pueden alcanzarse mediante una inversión a largo plazo y un desarrollo incremental”, dijo en ese momento un investigador chino.

Benjamin Brimelow

15 thoughts on “China trata de solucionar el mayor problema que afecta a sus aviones de combate.

  • el 7 junio, 2021 a las 14:41
    Permalink

    China es la primera potencia economica mundial desde hace tiempo, es la fabrica del mundo, albarata los costos en los productos para el consumidores. Paises como EEuu son celosos y sus aliados ,que triste :o( seran racismo?, se creen mojores que otros????? no dejan que los le superen ???? le tienen miedo????
    Saben cuanto los Eeuu le deben China la deuda de bonos gringos ???? y ahora que no le quiere pagar a china con la excusa de la pandemia. En la historia han habido tantas pandemias y aquien le culpan???

    Respuesta
    • el 8 junio, 2021 a las 01:43
      Permalink

      FALSO. CHINA NO ES LA PRIMERA ECONOMÍA EL MUNDO. Por mucho que el PCCh infle sus datos económicos y el siniestro traidor lo aplauda como foca, el PIB y el PIB per cápita de los EEUU es muy superior al de China. Y por mucho que nos repitan que China es la fabrica del mundo esto está cambiando a raíz de la pandemia generada por las malas intenciones o incompetencia del PCCh.

      En Cuando a la tecnología China, casi todo ha sido copiado o pirateado. La ingeniería inversa tiene limites, sobre todo en cuanto a aleaciones, producción de polímeros y secretos industriales que muy pocos dominan, siendo un factor decisivo en la construcción de altas tecnologías.

      Respuesta
      • el 8 junio, 2021 a las 15:26
        Permalink

        El PIB de EE.UU., con la recesión del -3.5% del mismo, es de 20.936.600M.$. (20,93 billones de dólares). El de China, pese a haber aumentado, no supera al americano, ya que éste es de 15,42 billones de dólares. Per cápita, el de EE.UU. es de 55.806€, mientras que el de China es de 9.215€.

        Lo de las fabricas se debe al desarrollo económico del gigante asiático, pues los salarios cada vez son más altos que los de la competencia. En el pasado, muchas empresas no se iban porque, pese al aumento de los salarios, el ecosistema industrial seguía abaratando los costes hasta el punto en que era rentable. Ahora, con el crecimiento del yuan y la pujanza de la competencia… pierden terreno. Igualmente, no les supone un problema porque su economía está empezando un proceso de transformación hacia el consumo.

        Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 06:42
        Permalink

        Muy bien dicho. No todo se puede piratear. Estos chinos tienen que tener algún freno con eso. No pueden andar por ahí copiando todo y gratis.

        Respuesta
    • el 8 junio, 2021 a las 11:35
      Permalink

      Me faltó el temita de los bonos de deuda gringa, un 65% está en manos de la FED y de los fondos de pensión estadounidenses, o sea, en manos de los propios gringos, el resto, como principal acreedor está Japón (1’276’200 millones de dólares), China (1’061’700 millones), Reino Unido, Irlanda, etc. En pocas palabras, China apenas posee un 5% de esta deuda.

      Respuesta
      • el 8 junio, 2021 a las 15:18
        Permalink

        Quisiera añadir que la FED cada mes compra 165.000 millones de dólares mensuales en deuda a causa de la pandemia, por lo que esa proporción es cada vez menor. A todo esto hay que sumarle que con el paso del tiempo la deuda se va pagando, y que China cada vez compra menos deuda estadounidense.

        Respuesta
  • el 7 junio, 2021 a las 15:29
    Permalink

    A esto hay que añadir que el acceso mas facil para China son los motores rusos. Y Rusia tiene un problema similar con su caza de 5 generacion. Y a todo esto, todavia no se ha empezado a analizar si tanto el J20 con el SU57 son de verdad cazas de 5 generacion o es solo propaganda.

    Respuesta
  • el 7 junio, 2021 a las 16:26
    Permalink

    Un gran problema de la ingeniería inversa es que pierdes el porque de las cosas, llegas a copiar algo, pero es muy facil que no sepas porque tiene esa forma, ese material, ese refuerzo en una esquina que no sabes porque está ahi, Después no puedes avanzar un paso más allá porque no sabes porque realmente estas en ese punto…..

    Respuesta
    • el 7 junio, 2021 a las 20:49
      Permalink

      Es el sabes el como pero desconoces el porque. Y se adelanta respondiendo preguntas no copiando respuestas.

      Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 07:33
    Permalink

    Lo de copiar tostadoras de pan, cafeteras o iPhones es facil para estos ladrones, la cosa se les pone pone mal para tecnología y desarrollo de lago complejo, en pecado llevan la penitencia. Si os contara las anécdotas que tengo con la compra de algunas cosas chinas os partiríais de risa.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2021 a las 06:36
    Permalink

    Es así, los Chinos son copiadores o robadores de tecnología pero a la hora de crear sus propios diseños parece que no les da. El sistema de “papá” estado lo resuelve todo tiene sus limitaciones básicamente en el estímulo a las personas en vez del miedo a que te ejecuten. Eso no funcionó con la URSS como tampoco a la Alemania nazi o el Imperio Nipón. Las ideas valederas surgen desde la libertad de pensamiento y de elección cómo lo es la democracia republicana.

    Respuesta
  • el 10 junio, 2021 a las 08:46
    Permalink

    Estamos hablando del motor ws10 A que averió hace más de 8 años. Hoy la iteración del ws10 es la “c” que ya está instalada en el j20. El ws10 b es para el j10 c. Cuando hace diez años se empezó a utilizar el ws10 dio problemas de potencia y se paralizaron las pocas unidades que lo utilizaban. Hoy en día todos esos problemas están superados y el ws10 es la motorización principal de un avión monomotor, lo que equivale a decir que prueba superada.

    Respuesta
  • el 10 junio, 2021 a las 08:48
    Permalink

    Es más el ws10 es utilizado por los “3 mosqueteros” de la aviación militar china, el j10c, el j16 y el j20. Y ya son años de experiencia.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com