Cómo mantener la ventaja militar cualitativa de Israel en un Oriente Medio cambiante.

El compromiso de hace mucho tiempo de Estados Unidos de mantener la ventaja militar cualitativa de Israel, o QME, constituye un pilar central de la estrategia de seguridad de Israel.

El compromiso estadounidense refleja el apoyo bipartidista a Israel que han expresado todas las administraciones recientes de Estados Unidos y del Capitolio. Abarca la asistencia financiera militar plurianual puesta a disposición de Israel para la adquisición de sistemas de armas, como parte del Memorando de Entendimiento entre Estados Unidos e Israel; el desarrollo y la producción conjunta de los sistemas de defensa contra misiles; el intercambio de información de inteligencia y de alertas de misiles; y la realización de ejercicios militares conjuntos. El apoyo estadounidense también adopta la forma de colocación previa de equipo militar de Estados Unidos en territorio israelí.

A fin de asegurar que esta cooperación siga siendo sólida en el futuro previsible, tanto Israel como Estados Unidos tendrán que hacer frente a varios desafíos emergentes. El principal de ellos es Irán, cuya ambición hegemónica en el Oriente Medio está desencadenando una carrera armamentista más amplia entre el eje chiíta dirigido por Irán y los Estados árabes sunníes. Esta carrera armamentista pone en peligro el QME de Israel.

Un desafío adicional es el gran volumen de acuerdos de defensa realizados en el Medio Oriente desde el comienzo del siglo 21, que suman cientos de miles de millones de dólares.

Un tercer factor al considerar las amenazas al QME de Israel es el hecho de que mientras los EE.UU. siguen siendo el principal proveedor de sistemas de armas en la región, las industrias de defensa europeas, rusas e incluso chinas se están convirtiendo en proveedores más prominentes de los estados de Oriente Medio.

Los sistemas que se venden en estos países van desde artículos que Estados Unidos se ha negado a vender (a veces debido a las objeciones israelíes), como aviones teledirigidos armados, misiles balísticos, carros de combate principales, vehículos blindados de transporte de tropas, baterías de defensa aérea y más.

A la luz de lo anterior, hay Estados de Oriente Medio -las naciones del petrodólar del Golfo- con bolsillos llenos que podrían permitirse fácilmente comprar importantes flotas marítimas y/o aéreas que están fuera del alcance económico de Israel. Cuanto más alto es el precio de las plataformas, más pronunciada es la tendencia.

Al mismo tiempo, el Oriente Medio está experimentando rápidos cambios, ya que tres países árabes -dos de ellos Estados del Golfo- han firmado tratados de normalización históricos con Israel, lo que crea un entorno diferente al de hace apenas una década.

La estrategia básica de Israel de mejorar, fortalecer y profundizar sus vínculos con los Estados del Golfo se basa en un interés mutuo común basado en la visión de Irán como enemigo estratégico. Dado que tanto Israel como los Estados del Golfo se enfrentan a una amenaza similar por parte de Irán y sus apoderados, sigue sin estar claro lo acertada que es la política de oponerse a que los países del Golfo adquieran sistemas de armas modernos de Estados Unidos.

El bloqueo de esas adquisiciones podría empujar a los Emiratos Árabes Unidos a comprar el avión de combate sigiloso Su-57 de Rusia en lugar de los aviones F-35 de Estados Unidos, y no está claro cómo ese escenario serviría mejor a los intereses mutuos de Estados Unidos e Israel. La cuestión de si esa actitud causaría daño a la recién estrechada relación estratégica entre Israel y el Golfo sigue siendo pertinente.

Ninguna política está exenta de riesgos incorporados, y es necesario que Israel los identifique en la búsqueda de su QME en el nuevo entorno geopolítico, y los gestione adecuadamente.

Dos de los riesgos más preocupantes son la inestabilidad del régimen a largo plazo y el potencial de pendiente resbaladiza de otros países que logren una tecnología de defensa avanzada.

En términos de inestabilidad regional, la historia política regional ha sido testigo de múltiples cambios de régimen en los últimos años, y los gobiernos que son pragmáticos hoy podrían volverse hostiles mañana. Ejemplos bien conocidos incluyen la toma de Egipto por parte de la Hermandad Musulmana, o la conversión de Turquía de aliada de Israel a amarga opositora. El propio Irán experimentó el más drástico de los cambios, pasando de ser un socio cercano a los EE.UU. e Israel hasta 1979, cuando se convirtió en un adversario jurado después de la Revolución Islámica.

El riesgo de la pendiente resbaladiza significa que si Estados Unidos vendiera, con la aprobación de Israel, tecnologías de vanguardia al país A, impedir que el país B adquiera la misma tecnología o plataforma se convertiría en algo muy complejo y difícil.

Para navegar por esos riesgos con un mínimo de repercusiones negativas en la ventaja militar cualitativa de Israel, el establecimiento de estrategias que beneficien a todos es un camino aconsejable. Esto puede incluir la diferenciación tecnológica, que se basa en la idea de que no todas las plataformas son iguales y que Estados Unidos puede quedarse con algunos de sus paquetes de software de plataformas navales y aéreas. La apertura de nuevas rutas tecnológicas para mejorar la cooperación mutua israelo-estadounidense y el aumento del volumen y la diversidad del posicionamiento estadounidense de equipo militar en Israel también fomentaría esas estrategias, al igual que la profundización de la cooperación en materia de defensa contra misiles, inteligencia, vigilancia y reconocimiento, y cooperación en el espacio.

Con los limitados recursos de Israel a raíz de la pandemia de coronavirus, una vía adicional para promover su QME es a través de un préstamo comercial del gobierno estadounidense, garantizado con los fondos proporcionados por el Memorando de Entendimiento de 10 años.

Al mismo tiempo, dado que Israel es también un proveedor de tecnología de defensa y de armas por derecho propio, la cooperación bilateral entre los EE.UU. e Israel en la venta de armas a la región podría allanar el camino hacia una relación trilateral y más saludable: los EE.UU., el Golfo e Israel.

En última instancia, las políticas estadounidenses e israelíes para mantener el QME de Israel, en vigor desde el decenio de 1960, deben actualizarse. Los cambios tectónicos en la región requieren nuevas políticas tanto de Washington como de Jerusalén. Una política bilateral actualizada y equilibrada puede permitir que los nuevos socios de paz de Israel se beneficien del proceso diplomático en el que han entrado, al tiempo que se minimiza la erosión de la QME de Israel.

Yair Ramati

One thought on “Cómo mantener la ventaja militar cualitativa de Israel en un Oriente Medio cambiante.

  • el 7 diciembre, 2020 a las 03:17
    Permalink

    Los F-35 Adir de Israel han sido un veradero éxito en la región.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com