Corea del Sur envía prototipos de vehículos de combate para pruebas a Australia.

La empresa de defensa surcoreana Hanwha informó el domingo que enviaría dos vehículos de combate de la infantería Redback al ejército australiano para ser probados, como parte de un proyecto de unos 5 billones de won (4.100 millones de dólares).

El ejército australiano decidirá si hace una oferta final por los vehículos fabricados en Corea a finales de 2022, después de probarlos de noviembre a agosto del año que viene.

El Redback es uno de los dos candidatos de la lista de preseleccionados para el proyecto Land 400 Fase 3 del país para introducir unos 400 nuevos vehículos blindados de oruga. Hanwha firmó un contrato de actividades de reducción de riesgos por valor de 50 millones de dólares con Australia en octubre para proporcionar tres prototipos de vehículos para pruebas y evaluaciones. El otro contendiente es el grupo Rheinmetall de Alemania.

Si Hanwha cerrara el trato, sería la primera vez que Corea, que nunca ha exportado equipo militar crítico a una potencia militar clave. Corea ha exportado anteriormente vehículos militares a Malasia, pero sólo en pequeñas cantidades. También se espera que el éxito de la licitación impulse las posibilidades de Corea para un proyecto de EE.UU. para reemplazar el Bradley Fighting Vehicles, para el cual la licitación se abrirá a principios del próximo año.

Los dos Redbacks llegarán a Melbourne a finales del mes que viene, saliendo del puerto de Pyeongtaek en la provincia sudoccidental de Gyeonggi. Un tercer vehículo podrá ser enviado allí en enero del año próximo, dependiendo de cómo se desarrolle el proceso de evaluación en Australia.

“No hay duda de que el Redback va más allá del nivel de capacidades de defensa que el ejército australiano había solicitado originalmente”, dijo un oficial surcoreano.

El oficial añadió que el vehículo – equipado con el mismo motor y transmisión que el del K9 Thunder, el obús autopropulsado de fabricación local de Corea – tenía mayor movilidad, mientras que el motor y la transmisión del vehículo rival alemán estaban diseñados para uso civil.

El Redback de 40 toneladas es capaz de transportar 11 personas – tres miembros de la tripulación y ocho soldados – con una velocidad máxima de 65 kilómetros por hora. También cuenta con la avanzada unidad de suspensión en el interior del brazo, que permite una mayor flexibilidad para conducir en diferentes direcciones.

Los vehículos de fabricación coreana funcionan con orugas de goma en lugar del acero habitual, y se combinan con las últimas tecnologías para reducir el peso del vehículo lo máximo posible para un movimiento más libre y rápido, según Hanwha.

Choi Si-young

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com