¿Cuál es la incidencia de las pérdidas rusas en Ucrania y qué significa para su ofensiva?

Dos meses después de la invasión rusa de Ucrania, el conflicto ha entrado en una nueva fase. La estrategia inicial, en un intento de tomar Kiev y zonas del norte con un asalto relámpago por las principales carreteras, ha fracasado. Las fuerzas rusas se han retirado del norte y ahora pretenden tomar el territorio del este, en un avance más lento y deliberado. Pero, ¿hasta qué punto está maltrecha la fuerza atacante y puede seguir operando así?

Según las estimaciones detalladas anteriormente, la fuerza de invasión estaba compuesta inicialmente por unos 120 Grupos Tácticos de Batallones, o BTG. Un BTG es un grupo de combate ruso capaz de operar de forma independiente, una fuerza de armas combinadas autónoma con aproximadamente 85 vehículos blindados. Esto da una cifra base de 10.200 vehículos blindados para la fuerza total de invasión. Si se añaden las unidades adicionales de niveles superiores no adscritas a batallones, como la artillería de largo alcance, la defensa aérea, el reconocimiento y las unidades de mando, el total podría superar los 12.000 vehículos, suponiendo que todas las BTG estuvieran a pleno rendimiento, aunque, como ya se ha dicho, es posible que empezaran con un 10% o más por debajo de sus efectivos.

Según las cifras típicamente optimistas de Ucrania, Rusia ha perdido hasta la fecha unos 3.600 vehículos blindados y más de 22.000 efectivos. El secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, dio el lunes una estimación más conservadora de “más de 2.000 vehículos blindados destruidos, incluidos al menos 530 tanques” y unos 15.000 efectivos.

Estados Unidos no ha publicado recientemente las estimaciones de bajas, pero el 29 de marzo, la subsecretaria de Estado Victoria Nuland declaró en una entrevista que Rusia había perdido más de 10.000 efectivos, y desde entonces ha habido otro mes de bajas.

La fuente más fiable en el conflicto ha sido hasta ahora el destacado sitio de inteligencia de fuente abierta Oryx, dirigido por el analista Stijn Mitzer, que se ha ganado un amplio reconocimiento por producir números objetivos basados en la identificación única de cada fotografía de un vehículo destruido, abandonado o capturado. El recuento actual de Oryx es de 562 carros de combate y 1.200 otros vehículos blindados, con un total de 1.762 pérdidas rusas. Se trata únicamente de pérdidas confirmadas y fotografiadas, por lo que representa una cifra de referencia mínima absoluta; es posible que no se incluyan las pérdidas que se produjeron detrás de la línea del frente, o que fueron recuperadas y remolcadas al gigantesco “cementerio de tanques” cerca de la localidad rusa de Golvochino.

Por lo tanto, es probable que las pérdidas totales se sitúen entre 2.000 y 3.000 vehículos, es decir, entre el 20% y el 25% de toda la fuerza atacante. Las pérdidas siempre se distribuyen de forma desigual, ya que algunas unidades sufren grandes bajas mientras que otras apenas entran en acción. Según la regla general del Ejército de Estados Unidos, un 30% de pérdidas dejará fuera de combate a un BTG. Por lo tanto, no es necesario matar a los 85 vehículos para dejar fuera de combate a un BTG, y un 25% de pérdidas eliminará una proporción mucho mayor del poder de combate de la fuerza de invasión.

“Algunas unidades están mucho más devastadas que otras. Hemos visto indicios de algunas unidades que están literalmente, a todos los efectos, destruidas”, declaró un alto funcionario de defensa estadounidense en una sesión informativa el 8 de abril. “No queda nada del BTG, salvo un puñado de tropas, y quizá un pequeño número de vehículos, y van a tener que ser reconstituidos o reaplicados a otros”.

La reconstitución adecuada de las unidades, o el ensamblaje de nuevos BTG a partir de los restos de los dañados, es probable que lleve meses. Hay que incorporar nuevos soldados, nuevos oficiales, nuevos suboficiales y nuevos vehículos, y el BTG tiene que aprender a luchar como un todo coherente. En esto se concentra un ejército en tiempos de paz, y es una tarea a tiempo completo.

Un hombre se toma un selfie frente a un tanque ruso destruido en el pueblo de Andriivka, en el área de Kyiv, el 17 de abril.

Los ucranianos creen que han hecho suficiente daño para dejar sin efecto a 60 BTG, eliminando efectivamente la mitad del poder de combate de los rusos. Es posible que gran parte de esto se recupere con el tiempo, pero se necesitará más que los pocos días que se han permitido hasta ahora. Otro problema es que las bajas parecen haber sido mayores en las unidades de élite, como las tropas aerotransportadas de la VDV, que no lograron tomar Hostomel, dejando en primera línea unidades menos capaces. La pérdida de un gran número de generales -diez según el recuento actual- también puede dejar al mando a comandantes menos capaces.

La pérdida rusa más importante puede ser intangible: Las fuerzas de Putin pueden estar perdiendo su voluntad de luchar. En los primeros días, podría haber sido fácil convencer a los soldados rusos de que la guerra sería un paseo y que serían recibidos como liberadores. Después de que la ofensiva hacia Kiev fuera rechazada, está claro que la resistencia es fuerte y que Rusia seguirá teniendo muchas bajas.

Un canal ruso de Telegram ha afirmado que 60 paracaidistas fueron despedidos por negarse a volver a la acción. Asimismo, una unidad de Spetsnaz (fuerzas especiales) se habría negado a seguir luchando tras sufrir graves bajas en Mariupol. Aunque estos informes no están confirmados, un número creciente de historias sugieren que la disposición de los soldados rusos a luchar está disminuyendo y algunos prefieren sabotear sus propios vehículos antes que entrar en acción.

Muchos comentaristas suponen que el objetivo de Putin es lograr algún tipo de éxito militar para el Día de la Victoria, el 9 de mayo, y que las fuerzas rusas intensificarán sus asaltos para cumplir ese plazo. Sin embargo, a menos de dos semanas y con escasos avances en los últimos días, no hay señales de ningún avance. Dado el estado de agotamiento de las fuerzas de invasión, es difícil que puedan realizar avances importantes en breve.

Al mismo tiempo, las fuerzas ucranianas se están fortaleciendo. Gracias a los vehículos rusos capturados, ahora tienen más tanques que antes de la invasión; según el Pentágono, Ucrania tiene ahora más tanques sobre el terreno que Rusia. Los aliados están enviando por fin armas pesadas, incluidos vehículos blindados; se está reponiendo la fuerza aérea ucraniana; y se están reforzando las defensas aéreas con más misiles S-300. Y mientras la moral rusa se ha desplomado, Ucrania ha aumentado su confianza. Hace dos meses, parecía una cuestión de cuánto tardaría Rusia en ganar. Ahora, cuando el presidente Zelensky habla de la victoria de Ucrania, parece totalmente plausible.

La ofensiva rusa parece que va a continuar en una lenta guerra de desgaste. La fuerza de invasión aún no está herida de muerte o lista para colapsar. Pero en dos meses las pérdidas ya son lo suficientemente importantes como para poner en duda su capacidad de realizar grandes avances. El ritmo de la acción puede disminuir. Para Rusia, puede ser necesario, si su ejército quiere sobrevivir otros dos meses.

David Hambling

6 thoughts on “¿Cuál es la incidencia de las pérdidas rusas en Ucrania y qué significa para su ofensiva?

  • el 28 abril, 2022 a las 23:10
    Permalink

    Según un refran ” El cementerio esta lleno de personas confiadas ” esto es ahora muy aplicable a Putin y su ejercito

    Respuesta
  • el 29 abril, 2022 a las 01:18
    Permalink

    En Ucrania parece que solo mueren soldados Rusos y se destruyen sus tanques, aviones y demás material como a moscas.
    Pues yo creo que el ejército Ruso, aunque se encuentre muy debilitado, sigue teniendo más potencia de fuego. Y no se han pasado estos dos últimos meses disparando al aire.
    Puede que sus pérdidas sean grandes, pero las de Ucrania deben ser iguales o mayores. Sobretodo ahora que las ofensivas se hacen con más cabeza y son precedidas de bombardeos intensivos.
    Pienso que el ejército Ucraniano debe encontrarse realmente desbordado y al borde del colapso. Y sólo es sostenido por la gran ayuda de occidente.

    Respuesta
  • el 29 abril, 2022 a las 12:56
    Permalink

    Gracias por tan objetivo comentario, camarada.

    Respuesta
  • el 29 abril, 2022 a las 13:25
    Permalink

    La diferencia la marca la artilleria rusa tanto de obuses autopropulsados como de lanza cohetes y seguiran la doctrina rusa de arrasar objetivos antes de intentar ocuparlos para minimizar sus bajas

    Respuesta
  • el 29 abril, 2022 a las 14:12
    Permalink

    Por esa misma razon que detallas Rusia deberia de estar avanzando y no avanza si no que se repliega para concentrar todo en solo una zona.

    Respuesta
  • el 30 abril, 2022 a las 12:02
    Permalink

    Lo que parece increíble es que una supuesta potencia militar como Rusia no avancé y tenga tantos problemas, quizás su excesiva confianza y el desprecio por la respuesta del ejército ucraniano le pasan factura. Además hay que elogiar la valerosa resistencia ucraniana.
    Ahora es posible que el envío de armas pesadas a Ucrania equilibre la balanza.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.