Cuando se repare, el submarino nuclear francés Perle será un metro más largo y 68 toneladas más pesado.

Gravemente dañado en junio de 2020 por un incendio en su proa mientras se encontraba en Indisponibilidad Periódica para Mantenimiento y Reparación [IPER] en Toulon, el submarino de ataque nuclear Perle ha sido trasladado al astillero del Grupo Naval en Cherburgo para su reparación.

En efecto, los estudios realizados por el Servicio de Apoyo a la Flota [SSF] y el Grupo Naval de la Armada francesa, validados por la Dirección General de Armamento [DGA], concluyeron que era posible sustituir la proa del Perle por la del Saphir, que fue dado de baja en 2019.

“Se trata de una operación compleja en su conjunto que pocos países pueden prever, pero que emprendemos con confianza. A pesar de las circunstancias, cada etapa del proceso de reparación se basa en conocimientos técnicos probados. Son tecnologías que el Grupo Naval y los servicios del Estado conocen y dominan”, explicó Florence Parly, ministra de las Fuerzas Armadas, en el momento de anunciar esta decisión, el pasado mes de octubre.

Llegado a Cherburgo el 22 de diciembre, gracias al buque semisumergible RollDock Storm, el SNA Perle entró en la instalación de botadura de la zona de Cachin de la DGA dos semanas después. Y el corte de su grueso casco tuvo lugar el 23 de febrero. Lo mismo se hizo con el SNA Saphir.

Tras la instalación de equipos y estructuras en la zona de unión el mes pasado, las partes delantera y trasera de los submarinos Perle y Saphir se unirán para las operaciones de soldadura a finales de abril. El regreso del submarino reconstruido a Toulon está previsto para finales de año.

Aunque se trata de una operación compleja que requiere unos conocimientos técnicos que pocos países dominan, la combinación de dos secciones pertenecientes al mismo submarino es una práctica bastante habitual, ya sea para una nueva construcción o para un mantenimiento importante. Por otro lado, el Ministerio de las Fuerzas Armadas señala que “la hibridación entre secciones de diferentes submarinos es una novedad mundial”.

Además de recortar los cascos de los dos SNA, hay que desplazar las medias secciones de los dos barcos con la mayor precisión posible, utilizando “andadores”. Luego vienen las operaciones de soldadura, las conexiones de cables y tuberías.

Obviamente, un proyecto así no se puede improvisar. Ha sido preparado meticulosamente por un equipo de integradores y diseñadores del Grupo Naval, que utiliza un “gemelo digital” de la parte del submarino afectada por la conexión. Hubo que crear o actualizar más de 2.000 dibujos y documentos.

En concreto, cerca del 30% de las instalaciones de ANS Perle se verán afectadas por esta hibridación, habrá que reconectar 120 cables eléctricos y soldar 60 colectores. Esto requerirá un total de más de 250.000 horas de trabajo, además de las 100.000 horas de estudios que hubo que realizar previamente.

En cualquier caso, una vez reparado, el SNA Perle no será lo mismo. Según el dossier de prensa publicado por el Ministerio de las Fuerzas Armadas antes de la visita de la Sra. Parly al astillero, el submarino será aproximadamente un metro más largo debido a la conservación de una “sección adicional”, al no haberse cortado los dos medios cascos exactamente en el mismo lugar para facilitar los trabajos de reconexión de las instalaciones del buque.

También aumentará de peso: “pesará 68 toneladas más” que en su configuración inicial. Como recordatorio, el SNA Perle tenía un desplazamiento de 2.670 toneladas cuando estaba sumergido y medía 73,6 metros de eslora con un diámetro de 7,6 metros.

Al final, el SNA Perle tendrá así dos nuevos espacios, lo que supondrá una “ganancia en términos de mudanza”. “Si todo va bien, el submarino volverá a estar en servicio en 2023.

Laurent Lagneau

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.