Después de 15 años, los buques de combate litoral de la Marina de EE.UU. siguen buscando una misión.

Hace casi 15 años, la Marina de Estados Unidos bautizó el primero de una nueva clase de buques de guerra diseñados para luchar en la Guerra Global contra el Terrorismo. Los llamados buques de combate litoral (LCS) serían rápidos y ágiles, y operarían cerca de la costa contra embarcaciones que disparan misiles y pequeños submarinos.

En la actualidad, la Marina tiene una nueva misión, o más bien ha vuelto a su antigua misión, enfrentándose a buques de guerra más capaces desplegados por China y Rusia. Y el servicio todavía está tratando de averiguar qué hacer con su flota de LCS de 16.000 millones de dólares.

No ayuda que algunos de los buques hayan sufrido averías embarazosas en medio del océano. O que la Marina descubriera recientemente que la transmisión de una de las dos clases de buques era defectuosa y debía ser rediseñada. Y mientras el Congreso ha financiado con entusiasmo la construcción de las dos clases de buques, muy diferentes entre sí, ha recortado la financiación de los módulos de misión que necesitan los buques para cumplir sus misiones.

Esta desafortunada combinación explica el ignominioso apodo asignado a los LCS por algunos marineros: Pequeños barcos de mierda.

La marina tiene previsto gastar 61.000 millones de dólares más para mantener y operar los buques, según la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno. Pero al mismo tiempo, el servicio anunció el año pasado planes para retirar cuatro de los primeros buques -todos con base en San Diego- a partir de este verano, mucho antes del final de su vida útil prevista.

El Independence, el segundo buque de la clase LCS, será retirado el 31 de julio, seguido por el primer LCS, el Freedom, el 30 de septiembre, según la Fuerza Naval de Superficie del Pacífico, con sede en San Diego. Los planes de desmantelamiento del tercer buque de la clase, el Fort Worth, y del cuarto, el Coronado, fueron rechazados por el Congreso en el presupuesto de este año.

El Coronado no entró en servicio hasta 2014. Los buques, dice la Marina, fueron diseñados para operar durante al menos 25 años.

La Armada dijo que el dinero que se ahorra en el mantenimiento de los dos primeros buques se utilizará mejor en otros lugares. Esos buques, junto con el Fort Worth y el Coronado, son plataformas de prueba y están configurados de forma diferente a los nuevos buques de combate litoral.

La lucha contra los terroristas

Cuando se adjudicó el primer contrato de buques de combate litoral de la Marina en 2005, el país estaba inmerso en la lucha contra Al Qaeda. Las tropas estadounidenses ocupaban Irak y Afganistán y la Marina buscaba un buque pequeño y maniobrable para operar en las aguas litorales, o cercanas a la costa. Los buques se diseñaron para la automatización y una dotación mínima: al principio, la Marina planeó poner sólo 40 marineros a bordo de cada buque, número que desde entonces se ha ampliado a 70.

En un movimiento inusual, la Armada también eligió dos versiones diferentes del buque de diferentes constructores: la clase Freedom de 387 pies de casco de acero (118 m), diseñada por Lockheed Martin y construida por Marinette Marine en Marinette, Wisconsin, y la clase Independence de 421 pies de trimarán de aluminio (128 m), diseñada por General Dynamics y construida por Austal USA en Mobile, Alabama.

Ambas versiones debían tener una capacidad de misión “modular”, es decir, la posibilidad de salir al mar con uno de los tres paquetes de misión intercambiables: antiminas, antisubmarinos o de guerra de superficie.

En 2016, ese modelo modular fue abandonado, y la Marina dijo que cada buque se dedicaría a una de esas tres configuraciones de misión.

Los buques han tenido problemas con sus trenes de potencia. Para alcanzar su alta velocidad -que alcanza los 40 nudos, o 46 mph- cada barco tiene cuatro motores, dos diésel y dos de gasolina, y es empujado a través del agua mediante chorros de agua en lugar de las tradicionales hélices de tornillo. En enero, la Marina dejó de aceptar buques de combate litoral de la clase Freedom tras descubrir un defecto de diseño en el tren combinado de los buques. El engranaje combinado funciona como parte de la transmisión del buque.

Se están realizando pruebas en Alemania para solucionar el problema y la Armada sigue trabajando en un plan para instalar la solución en los buques de la flota, dijo Schwegman.

“Las pruebas en tierra se están realizando en las instalaciones de RENK en Alemania y continuarán durante los próximos meses”, dijo. “A esto le seguirán las pruebas en el mar”.

El fallo sólo afectó a la variante Freedom, dijo Schwegman, ya que la variante Independence no tiene un engranaje combinado.

Todas las variantes Independence de la Armada tienen su base en San Diego. Todas las variantes del Freedom, excepto dos, operan en Mayport, Florida; el Freedom y el Fort Worth tienen su base en San Diego.

Un barco sin timonel

Los buques de combate litoral no sólo tienen un aspecto diferente al de cualquier otro buque, sino que las diferencias continúan dentro de la piel de los buques.

En el Kansas City -encargado en San Diego el año pasado, el 22º LCS que entra en la flota- el puente se parece más al de las naves de ficción de Star Trek que al de un buque tradicional de la Marina. Los dos asientos de los pilotos, que recuerdan a los de las cabinas de los aviones, están situados en el centro y en la parte delantera del puente. El oficial al mando de la nave, el comandante Christopher Brusca, explicó que el oficial de cubierta maneja la nave controlando tanto la potencia como la dirección de los cuatro chorros de agua de la nave con un dial parecido a un joystick, en lugar de la configuración tradicional de un timonel que dirige con un volante. Las naves no tienen timones.

Al igual que el puente de la nave Enterprise, todos los miembros clave de la tripulación se encuentran en el puente, incluidos el oficial de guardia de ingeniería, el oficial de acción táctica, los controladores de incendios y los especialistas en operaciones.

La nave también tiene muy pocos espacios para la tripulación y no tiene alojamientos por debajo de la línea de flotación, lo que significa que el riesgo de inundación por colisiones o daños en batalla es relativamente bajo, algo único en esta variante, dijo Brusca. El barco también carece de las empinadas y a menudo resbaladizas escaleras de otros buques; los marineros transitan por una escalera real entre las cubiertas.

El casco del trimarán ofrece otra ventaja notable, según Brusca: sólo se encuentra a unos 14 pies de profundidad en el agua, lo que significa que puede acercarse a la costa más que la mayoría de los barcos. Esto da al buque una ventaja no sólo en la lucha contra la guerra, sino también en la diplomacia, dijo.

“Podemos entrar en puertos que otros barcos no pueden porque esos puertos son menos profundos”, dijo. “Así que hemos podido entrar en puertos de Asia y tener relaciones con otros países y otras comunidades dentro de esos países a los que la Armada no había podido ir antes”.

Los problemas persisten

Uno de los problemas de los buques de combate litoral es su falta de potencia de fuego. Combinado con el casco de aluminio de las variantes del Independence, persiste la preocupación por la supervivencia del buque.

En 2019, la Armada instaló el misil de ataque naval en el Gabriel Giffords, con base en San Diego, y desde entonces ha añadido los misiles antibuque de 100 millas de alcance a otros tres buques de la variante Independence. La Marina tiene previsto añadirlos al resto de la clase.

Como buque de entrenamiento, el Kansas City todavía no tiene los misiles. La Marina está dando prioridad a los buques operativos con la actualización, que es una mejora significativa.

Los buques de combate litoral pueden lanzar y recuperar helicópteros tripulados y no tripulados desde sus cubiertas de vuelo traseras.

Estrategia de “alto riesgo”

La decisión de retirar los primeros buques de combate litoral se consideró un ejemplo más de la mala estrategia de construcción naval de la Marina tras la Guerra Fría.

Otra clase de buques de vanguardia en el puerto de San Diego -los destructores furtivos Zumwalt y Michael Monsoor- no tienen munición para su armamento principal, un cañón que debía disparar proyectiles asistidos por cohetes. Los proyectiles se volvieron demasiado caros cuando la clase se redujo de 30 barcos a tres -de nuevo, en parte porque la misión de la clase Zumwalt cambió. La clase Zumwalt, antes optimizada para el apoyo de fuego cerca de la costa, está ahora en transición hacia un papel de disparo de misiles.

El principal problema de los buques de combate litoral, según los observadores de la GAO, es la forma en que la Marina desarrolló y adquirió los buques. La tecnología de los buques se estaba desarrollando al mismo tiempo que se construían los buques.

“El LCS es ciertamente uno de esos programas… que se estableció con un enfoque de alto riesgo”, dijo Oakley. “Y el resultado fue la reducción de las cantidades, la reducción de la capacidad, el aumento de los costes, los retrasos en el calendario, todas esas cosas que no quieres que ocurran y que suceden con demasiada frecuencia”.

Oakley dijo que recientemente se embarcó en un destructor y se dio cuenta de que todos los buques de combate litoral estaban parados en la base naval de San Diego cuando se marchaban.

Los costes de explotación también son elevados en los buques de combate litoral. Debido a que los buques tienen una dotación mínima, gran parte de los trabajos de mantenimiento y reparación son realizados por costosos contratistas del gobierno que tienen que viajar para realizar su trabajo, dijo la GAO en un informe de abril. La Armada también carece de datos técnicos para mantener varios sistemas, según el informe.

El futuro

En la actualidad, la Armada cuenta con 12 variantes del Independence y 10 del Freedom en la flota, incluidos los dos que se retirarán del servicio este año. El programa producirá un total de 35 buques.

Sin embargo, la Armada también tiene previsto desplegar al menos 20 nuevas fragatas durante la próxima década, con un coste de unos 20.000 millones de dólares, según datos de la Oficina Presupuestaria del Congreso. Estas nuevas fragatas de 496 pies (151 m) se construirán en acero y utilizarán propulsión de hélice.

También contarán con un complemento de misiles guiados, además de los misiles de ataque naval que se están reequipando en los buques de combate litoral de la variante Independence. La Armada espera que la construcción de la primera fragata comience a principios del próximo año.

Mientras tanto, la Armada ha comprobado que los buques de combate litoral son eficaces en la zona de operaciones del Mando Sur en el Pacífico oriental, realizando labores de lucha contra el contrabando de drogas con la Guardia Costera. También se han desplegado en el Pacífico occidental y en Oriente Medio.

Un desafortunado beneficio del programa LCS, según los expertos de la GAO, es que la Armada aprendió a no comprar nuevos buques.

“(Con) la fragata, querían compensar algunos de los errores del LCS”, dijo Maurer. “Con el LCS, el requisito de la velocidad impulsó muchas decisiones que en cierto modo causaron la desaparición del programa, porque se centraron en la velocidad a expensas de otras cosas, de modo que se encarecieron otros requisitos”.

Es poco probable que los buques de combate litoral formen parte de la flota de la Armada a largo plazo junto a los portaaviones, destructores y otros combatientes de superficie que existen desde hace décadas. La nueva clase de fragatas -y, cada vez más, los buques y aviones no tripulados- harán probablemente los trabajos que la Marina había previsto para los LCS.

Andrew Dyer

7 thoughts on “Después de 15 años, los buques de combate litoral de la Marina de EE.UU. siguen buscando una misión.

  • el 17 mayo, 2021 a las 10:38
    Permalink

    Si , claro , por supuesto . La misión del desguace . Esa es la única y última misión que les queda a este proyecto fracasado .

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2021 a las 11:04
    Permalink

    Además, la US Navy va a deshacerse de sus patrulleros de guerra naval litoral . Toda la clase Ciclón y las Mark IV , serán retiradas ( y probablemente vendidas a otros países que las requieran como por ejemplo Filipinas , El Salvador o Guatemala ) del servicio activo . Esto viene que ni prendado al hilo de la transferencia parcial a una hipotética Guardia Costera o Servicio de Guardacostas , llámenle cómo Uds. quieran , de buena parte de la llamada Acción Marítima en la Armada Española ( A excepción sólo de los actuales BAM , tanto patrulleros de altura – clase Meteoro – como los futuros de tipo auxiliar y logístico , incluyendo también aquí los hipotéticos o futuros posibles 3 buques nodriza portadrones para la guerra de minas ) , descargando de esta misión de vigilancia litoral a la Armada Española y potenciando los recursos de los pesos pesados y más importantes dentro de su seno como son la proyección estratégica y la fuerza de combate .

    Respuesta
    • el 17 mayo, 2021 a las 11:15
      Permalink

      Estas importantes noticias y lo expresado en mis comentarios en este medio y también en otros reflejan claramente que lo expuesto no era tan desacertado , ni tan negativo como se me había señalizado por parte de algún especialista y de una parte de participantes en los diferentes foros de temática Militar . No menciono a nadie en particular por no tener importancia puntual .

      Respuesta
  • el 17 mayo, 2021 a las 11:06
    Permalink

    Buenas Galaxia militar, nunca antes había comentado,me he registrado sólo para preguntaros cómo es que no habéis publicado la noticia de que Sener, GMV y Escribano han creado una empresa para fabricar misiles guiados.
    Una noticia de grandísima trascendencia para la soberaníaen defensa e I+D.
    ¿Como es que no habéis publicado nada sobre ello??

    Respuesta
    • el 17 mayo, 2021 a las 12:46
      Permalink

      Es cierto . La trascendencia de esta noticia es enorme , o al menos debería serlo . También apuntar que deberían sumarse a este proyecto otras cómo Tecnobit , Indra o Instalaza , por poner algunos ejemplos . Su importancia es capital , esa es la verdad .

      Respuesta
  • el 17 mayo, 2021 a las 18:00
    Permalink

    Les montamos rapidamente unas corbetas de la clase Avante y van como señores y no con estos adefesios maritimos que encima les están saliendo fatal.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2021 a las 20:24
    Permalink

    Respecto del texto del artículo, algunas cavilaciones: a} ¿ Por qué en USA todavía se intenta recuperar el programa Freedom, ya su problema de diseño en cualquier país decente del planeta configura estafa o a lo menos responsabilidad civil contractual? b} A USA, para variar se les olvidaron las experiencias anteriores; en la 1°, 2°guerras mundiales, en Corea, Vietnam y hasta la década del 80, se utilizaron con efectividad buques de guerra de menos de 3000 toneladas, para toda función en alta mar y zonas costeras. Hay mucho descritério { por no decir corrupción}, en el DoD.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.