Duterte restablece el acuerdo militar clave de Filipinas con EE. UU.

El Acuerdo de Fuerzas Visitantes, que el presidente filipino había planeado cancelar, es una parte clave de la relación entre ambas naciones.

El presidente Rodrigo Duterte ha restablecido un pacto que regula la presencia de las tropas estadounidenses en Filipinas, según han anunciado este viernes los secretarios de Defensa de ambos países, retractándose de una decisión que había provocado una creciente preocupación entre los responsables políticos de Washington y Manila.

El Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA) establece las normas para la rotación de miles de tropas estadounidenses que entran y salen de Filipinas para realizar simulacros y ejercicios de guerra. Ha adquirido una importancia adicional en el momento en que Estados Unidos y sus aliados se enfrentan a una China cada vez más agresiva, especialmente en el disputado Mar de China Meridional.

“Permítanme agradecer al presidente Duterte su decisión de restablecer plenamente el acuerdo de fuerzas visitantes”, ha declarado el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo filipino, Delfín Lorenza.

La decisión de Duterte proporciona a EE.UU. “cierto grado de certidumbre de cara al futuro”, dijo, destacando el papel de EE.UU. en los “esfuerzos de contrainsurgencia” en la isla sureña de Mindanao.

“Podemos planificar con más antelación y con esa planificación a largo plazo, podemos realmente hacer ejercicios más completos”.

Duterte dijo el año pasado que planeaba cancelar el VFA, pero lo prorrogó hasta diciembre.

Lorenzana indicó que no sabía por qué Duterte había cambiado de opinión, pero que tomó la decisión tras reunirse con Austin en Manila el jueves por la noche.

“Nuestros países se enfrentan a una serie de desafíos, desde la crisis climática hasta la pandemia”, dijo, y añadió que la alianza entre Filipinas y Estados Unidos “seguirá siendo vital para la seguridad, la estabilidad y la prosperidad del Indo-Pacífico.”

“Un VFA plenamente restaurado nos ayudará a lograr ese objetivo juntos”.

En una declaración del portavoz de Duterte, Harry Roque, ha señalado que la decisión del presidente estaba “basada en la defensa de los intereses centrales estratégicos de Filipinas”.

Sin embargo, Filipinas seguirá comprometiéndose con otros países para establecer asociaciones que funcionen, basadas en nuestros principales intereses nacionales”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y el secretario de Defensa de Filipinas, Delfín Lorenzana.

Aliado de EE.UU. en el tratado

Un comunicado separado de la oficina de Duterte dice que el presidente filipino y Austin “tuvieron una discusión abierta y franca sobre el estado y la dirección futura” de los lazos entre Filipinas y Estados Unidos.

“Acordaron que la alianza puede fortalecerse aún más a través de una mejor comunicación y una mayor cooperación”, agregó el comunicado.

Jamela Alindongan, informando desde Manila, dijo que la visita de Austin fue vista como un “impulso” para que Duterte tomara la decisión.

Desde que llegó a la presidencia en 2016, Duterte ha expresado en repetidas ocasiones su desprecio hacia Estados Unidos, al tiempo que ha señalado el acercamiento a China.

Filipinas es un aliado de Estados Unidos en el tratado, y varios acuerdos militares dependen del VFA.

Duterte prometió poner fin al pacto después de que Estados Unidos denegara el visado a un senador filipino aliado del presidente. Pero ha retrasado repetidamente la fecha de expiración, la última vez en junio.

Para Estados Unidos, tener la capacidad de rotar tropas es importante no sólo para la defensa de Filipinas, sino también para contrarrestar el comportamiento reivindicativo de China en la región.

Existen tensiones de largo tiempo entre Filipinas y China por las aguas disputadas en el Mar de China Meridional, así como por el reiterado asalto de buques de la milicia china a la zona económica exclusiva filipina.

Este mes, Estados Unidos repitió una advertencia a China de que un ataque a las fuerzas filipinas en el Mar de China Meridional pondría en marcha un tratado de defensa mutua entre Estados Unidos y Filipinas de 1951.

Estados Unidos también ha enviado a Filipinas al menos tres millones de dosis de vacunas COVID-19 para ayudar a combatir la pandemia.

La oficina de Duterte dijo que “el presidente expresó su agradecimiento” a la ayuda estadounidense en la lucha del país contra la pandemia.

Manila ha sido la tercera y última parada del viaje de Austin por Asia, en un momento en el que Estados Unidos trata de reforzar los lazos de seguridad con las naciones del sudeste asiático, muchas de las cuales también reclaman partes del Mar de China Meridional. También ha visitado Singapur y Vietnam.

Ted Regencia

18 thoughts on “Duterte restablece el acuerdo militar clave de Filipinas con EE. UU.

  • el 30 julio, 2021 a las 09:52
    Permalink

    En resumen y en pocas palabras..
    Enviado de las corporaciones USA_sionistas…””vamos a seguir provocando a China”” y “””No vamos a abandonar nuestras bases militares de Filipinas, así que o renováis gratis por 25 años o puede que , “sr” Duterte, sufra un accidente mortal”””
    Sr Duterte..Donde hay que firmar..

    Respuesta
    • el 30 julio, 2021 a las 15:54
      Permalink

      …lo del antisemitismo de ciertos foreros es preocupante

      Respuesta
      • el 31 julio, 2021 a las 16:16
        Permalink

        “ANTISEMITISMO” la legendaria justificación de los zionazis. Se lo montan demasiado bien

        Respuesta
    • el 30 julio, 2021 a las 21:53
      Permalink

      ¿Estás queriendo decir que los americanos son unos matones cualquiera?

      Respuesta
    • el 31 julio, 2021 a las 09:19
      Permalink

      Es extraño, pese a la moderación de los comentarios, aun publiquen cargados de antisemitismo e incluso directamente ofensivos.

      Respuesta
    • el 31 julio, 2021 a las 17:38
      Permalink

      Como es que permiten este tipo de comentarios antisemitas? Que no se supone que hay filtros?

      Respuesta
  • el 30 julio, 2021 a las 10:08
    Permalink

    Duarte es un bocazas. Mas le vale bailarle el agua a los americanos si no quiere que los Chinos se lo coman con patatas

    Respuesta
  • el 31 julio, 2021 a las 09:22
    Permalink

    Hace unos meses, la flota pesquera pirata china, en su mayoría conformado por milicianos chinos, quiso tomar un atolón filipino, esto le dio un buen susto a Duterte, si hubiesen consumado la toma, su gobierno del terror no hubiese durado mucho.

    Respuesta
  • el 31 julio, 2021 a las 18:24
    Permalink

    Duterte está en una encrucijada, con cual Imperio tragar. La cosa está clara, al comunismo genocida y pandémico ni agua, lo malo es que los useños ya están instalados también en el globalismo marxistoide esclavista. Aciagos tiempos le esperan a la humanidad, salvo que los hombres y naciones libres resistamos.

    Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 06:43
    Permalink

    Biden está tratando de remontar una serie de errores garrafales del gobierno de Trump. La administración Obama fue el primer gobierno estadounidense que advirtió que era China el próximo rival de EEUU y que la lucha contra los movimientos fundamentalistas terroristas sería reemplazada por una lucha feroz a nivel económico con el país de la gran muralla. Por eso planteó el proyecto TTP, un mega acuerdo transpacífico, básicamente con los países del ASEAN, que dejaba afuera a China y sería el fundamento para el liderazgo económico de EEUU en la región. Pero una de las primeras medidas de Trump fue retirar a su país del acuerdo, a pesar de haber sido ratificado por otros once países. Esta retirada y el proteccionismo arancelario promovido por su gobierno (contraviniendo los acuerdos de la OMC) dio nueva fuerza al proyecto RCEP liderado por China, que había sido propuesto en Camboya en 2012. De esta forma, en noviembre de 2020 China, el ASEAN, Japón, Australia, Nva. Zelanda y Sudcorea firmaron el acuerdo comercial más grande del mundo, ya que juntos representan casi el 40% del comercio mundial y el de mayor crecimiento futuro.

    Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 07:02
    Permalink

    El acuerdo de Asociación Económica Integral Regional restablece la pérdida de globalismo económico promovido por la administración Trump, la guerra comercial y tecnológica entre EEUU y China y la pandemia de Covid-19. Ambos acuerdos tienen grandes diferencias. El TPP ponía énfasis en la reducción de barreras no arancelarias, para promover la inversión externa mediante estándares, incluyendo la protección a los derechos laborales. El RCEP se basa justamente en la reducción de las barreras arancelarias para la libre circulación de bienes (mercaderías) y servicios, sin protección a los derechos laborales. No incluye libre circulación de mano de obra. El acuerdo, que abarca más de 2100M de consumidores elimina aranceles sobre más del 90% sobre los bienes de intercambio más común entre los miembros. Asimismo, incluye protecciones sobre la propiedad intelectual (patentes) y directrices sobre inversiones y comercio. También estipula mecanismos para la resolución de conflictos entre los países miembros.

    Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 07:33
    Permalink

    (Sigue): En el marco de este acuerdo el ASEAN propuso negociar con Pekín un código de conducta en el Mar de China Meridional, absolutamente imprescindible para limar asperezas entre los países miembros que tienen intereses contrapuestos con China en dicho mar, que concentra más de un 30% del tráfico marítimo mundial. Este acuerdo resulta sumamente favorable para China, ya que es el principal productor de bienes y servicios regional y la reducción de aranceles permitirá la fluidez de circulación en todo este gigantesco escenario económico. El espacio está abierto asimismo para la inversión de los activos financieros chinos y la venta de sus productos, incluyendo armas, así como para la creación de pactos defensivos bilaterales o multilaterales. Este escenario se presenta sumamente desfavorable para EEUU ya que la retirada de Trump del TPP, sus conductas proteccionistas (incluso en el terreno militar, proponiendo que la presencia de las tropas estadounidenses en Japón y Sudcorea sean pagadas por esos países) a contramano de la tendencia globalizante y luego la pandemia, dejó el terreno sembrado para que China lo explote, tal como ha sucedido finalmente.

    Respuesta
    • el 27 agosto, 2021 a las 10:42
      Permalink

      Y la respuesta a esto que tan bien has explicado es la visita de la vicepresidenta Harris a Singapur y Vietnam. El resultado es que ninguno de los dos está dispuesto a unirse al proyecto americano para contener a china. Ni están dispuestos a escoger bando.

      Respuesta
  • el 27 agosto, 2021 a las 14:42
    Permalink

    En este escenario que se ha vuelto muy desfavorable para EEUU, es que está intentando recuperar el protagonismo perdido y por ello trata de reconstruir las relaciones con todos aquellos países que la administración Trump afectó, relajó o directamente erosionó. No es casual entonces la visita de sus más encumbrados diplomáticos a países como Filipinas, Malasia o Vietnam. Tampoco sorprende su apoyo indirecto (aunque notable) a Taiwán, si se quiere el cuello de botella de China, ya que su relación y actitud para con la isla es la expresión máxima de que el país mandarín o sólo es una potencia económica, sino una amenaza sea la seguridad regional. Por ello, EEUU está dispuesto a seguir explotando esa rivalidad para demostrarlo.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2021 a las 02:06
    Permalink

    De acuerdo en todo con el forista Oye. Es con este telón de fondo que EEUU ha decidido concentrar su mayor porcentaje de fuerzas militares en la región Asia-Pacífico, realizar acuerdos defensivos con los países del área y multiplicar los ejercicios navales y aeronavales con sus aliados. EEUU necesita seguir manteniendo el clima bélico en la región, porque la guerra económica -pacífica- la está ganando China. A EEUU le interesa seguir estimulando las diferencias que países como Filipinas o Vietnam (ni hablar Taiwan) tienen con China en el mar de China Meridional, intensificadas por sus muchas actitudes belicistas y provocadoras, como militarizar atolones e islotes en conflicto de reclamo e impedir el tráfico en sus cercanías, etc. Es probable que esta actitud cambie hacia el futuro con objeto de mejorar las relaciones en el marco del RCEP.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2021 a las 02:47
    Permalink

    Vietnam es el único país de la región que ha estado en guerra con ambas potencias y durante la Guerra Fría fue el principal aliado regional de la URSS. Las relaciones con Rusia han continuado luego de la desaparición del bloque soviético e incluso ha adquirido en ese país la totalidad de su flota submarina, seis buques clase Kilo (Proyect 636M), capaces de disparar misiles Kalibr en inmersión. Pero preconiza “mantener una política externa independiente, autónoma, de multilateralismo e integración, por la paz, la cooperación y el desarrollo” (Le Han Binh, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, 2016), por lo que es muy esquivo a formar parte de un bloque militar con cualquiera de sus partes antagonistas y probablemente esté más dispuesto a solucionar su conflicto con China por la soberanía de las islas Paracels en forma pacífica. En caso de guerra, probablemente elija una posición de neutralidad.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2021 a las 06:30
    Permalink

    Filipinas constituye un aliado imprescindible para EEUU. Si se observa el mapa del mar de China Meridional, resalta claramente que éste es como un lago interior cercado por Malasia y Filipinas (además de Vietnam y China), pero es el país insular quien verdaderamente le da al mar esa especial configuración e impide su conexión con el océano Pacifico. Son las islas Filipinas las que verdaderamente dominan esas aguas y debido a su extensión y profundidad, se convierten en las bases ideales para cualquier fuerza que pretenda ejercer poderío aeronaval allí. Los principales aviones de combate táctico estadounidenses (incluidos los de 5ta generación tienen “piernas cortas”, diseñados para otros escenarios operativos (o limitados por su especial configuración aerodinámica en el caso del F-35), por lo que las bases avanzadas en Filipinas serían una contribución fundamental para la búsqueda de una victoria militar.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2021 a las 06:38
    Permalink

    No cabe duda ir EEUU va a tirar toda su pesada influencia sobre su ex colonia para intentar conservarla a su lado. Los intereses económicos que China estimula en la región seguramente constituyen un atractivo hipnótico para un país con una pobreza y corrupción endémicas y que ha reducido fuertemente sus ingresos turísticos a causa de la pandemia; además de las guerrillas disidentes musulmanas. Pero la presión política a la que se ve sometido por su antiguo opresor probablemente gane la partida y Filipinas no pueda, como Vietnam, mantenerse al márgen de las alianzas, que aunque no sea de carácter formal, debe responder a los intereses de EEUU.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com