EE. UU. descarta las ‘reclamaciones marítimas ilegales’ de China en el Mar Meridional de China.

El Departamento de Estado de EE. UU. ha concluido en un nuevo análisis jurídico que “la RPC (República Popular de China) hace valer reclamaciones marítimas ilegales en la mayor parte del Mar de China Meridional, incluida una reclamación ilegal de derechos históricos”.

“Con la publicación de este último estudio, Estados Unidos pide de nuevo a la RPC que ajuste sus reclamaciones marítimas al derecho internacional, tal y como se refleja en la Convención sobre el Derecho del Mar, que cumpla con la decisión del tribunal arbitral en su laudo del 12 de julio de 2016 en el Arbitraje del Mar de China Meridional, y que cese sus actividades ilegales y coercitivas en el Mar de China Meridional”, indica el departamento en un comunicado de prensa.

El estudio se basa en gran medida en el fallo del tribunal arbitral de 2016, que dio la razón a Filipinas en casi todas las objeciones que Manila presentó a las reclamaciones y acciones de China en el Mar de China Meridional. China se negó a participar en el arbitraje y ha rechazado el fallo por completo, un punto reiterado en su respuesta al estudio del Departamento de Estado. “El laudo [del tribunal arbitral] es ilegal, nulo y sin efecto. China no lo acepta ni lo reconoce”, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin.

Sin embargo, tras el fallo, Pekín reformuló sus reivindicaciones sobre el Mar de China Meridional para utilizar la jerga de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) en lugar de basarse únicamente en vagas reivindicaciones de “derechos históricos”, que el tribunal había desestimado. China sigue reivindicando “derechos históricos” sobre las aguas, pero ha concretado sus reclamaciones marítimas utilizando también una terminología más convencional. Aunque China no ha definido lo que quiere decir con “derechos históricos”, los analistas creen que es una forma de que Pekín reclame el resto de las aguas cubiertas por la infame “línea de las nueve rayas” después de estirar los conceptos establecidos en la UNCLOS hasta sus límites. Cabe señalar que la reivindicación de la línea de nueve rayas se remonta a mediados de la década de 1940 -50 años antes de la entrada en vigor de la CNUDM-, por lo que, naturalmente, la línea de nueve rayas no refleja los preceptos legales establecidos en la Convención. Sin embargo, Pekín sigue utilizando la línea en los mapas oficiales de su territorio.

En resumen, el estudio de Estados Unidos cuestiona cuatro aspectos de las reclamaciones de China en el Mar de China Meridional: sus reivindicaciones de soberanía sobre características esencialmente no reclamables; su uso de líneas de base rectas para reclamar aguas alrededor de grupos de islas y entre ellas; la reclamación de zonas marítimas (y los derechos asociados) que sólo se conceden a los Estados archipelágicos (no a los grupos de islas gobernados por Estados continentales, como China); y las reclamaciones de “derechos históricos”, un concepto no reconocido en el derecho internacional.

En el tema de las reivindicaciones territoriales -la validez de la reclamación china de ser el legítimo propietario de los islotes del Mar de China Meridional-, Estados Unidos ha adoptado históricamente una posición neutral. El nuevo documento no cambia eso, pero sí cuestiona la reclamación de China de “más de cien accidentes geográficos en el Mar de China Meridional que están sumergidos bajo la superficie del mar en marea alta”. La CNUDM deja muy claro que los accidentes marítimos sumergidos y las elevaciones de bajamar -rocas o bancos “por encima del agua en marea baja, pero sumergidos en marea alta”- no generan un mar territorial propio.

Este fue el tema de preocupación, por ejemplo, en la presentación del tribunal arbitral de Filipinas. Algunas de las características en cuestión están dentro de la ZEE de Filipinas – si las características marítimas no pueden ser reclamadas en sí mismas, la cuestión de la soberanía territorial es discutible y la ZEE de Filipinas prevalecería.

“Aunque no se ha pronunciado sobre las reivindicaciones de soberanía de la República Popular China sobre determinadas islas del Mar de China Meridional, Estados Unidos ha rechazado las reivindicaciones de soberanía basadas en elementos que no se ajustan a la definición de isla”, concluyó el Departamento de Estado.

La cuestión de las “líneas de base rectas” profundiza en el derecho marítimo, pero esencialmente China reclama el derecho a trazar un círculo de soberanía alrededor de grupos de islas autodefinidos (en los que, como se ha señalado anteriormente, muchos de los accidentes en cuestión no son islas en absoluto, sino parcial o totalmente sumergidos). Los gráficos del documento explican visualmente la discrepancia.

A la izquierda está la reclamación de China de extensas aguas basadas en líneas de base rectas trazadas alrededor de lo que llama el grupo de islas “Zhongsha”. A la derecha está la extensión de las reclamaciones permitidas por la UNCLOS: el Banco Macclesfield, como elemento sumergido, no genera ningún derecho, ni tampoco los dos pequeños bajíos del noroeste. E incluso si se aceptaran como rasgos “reclamables”, trazar líneas para conectarlos y reclamar las aguas que contienen, como se ve en la figura de la izquierda, no estaría permitido por la CNUDM.

La reivindicación de China de varias zonas marítimas -aguas interiores, mares territoriales, zonas contiguas y ZEE- depende de la combinación de esas líneas de base rectas y de sus reivindicaciones de soberanía sobre elementos sumergidos o parcialmente sumergidos. Si las líneas de base rectas no son válidas según el derecho internacional, tampoco lo es la reivindicación china de “aguas interiores” entre los accidentes de las islas Paracel y Spratly. Y si nadie -ni China ni ninguno de los otros reclamantes del Mar de China Meridional- tiene derecho a reclamar accidentes sumergidos o elevaciones de marea baja, entonces éstos no pueden utilizarse para generar mares territoriales, zonas contiguas o ZEE.

Como era de esperar, China rechazó el análisis del Departamento de Estado estadounidense. “La nota y el estudio de los medios de comunicación de la parte estadounidense tergiversan el derecho internacional para engañar al público, confundir lo correcto con lo incorrecto y alterar la situación regional”, ha declarado Wang, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, en una rueda de prensa ordinaria el 13 de enero.

Señalando que el propio Estados Unidos nunca ha firmado la UNCLOS, Wang acusó a Estados Unidos de “tergiversar gratuitamente la Convención y de adoptar un doble rasero para obtener un beneficio egoísta”, mientras afirmaba que China “observa seriamente la Convención de manera [sic] rígida y responsable”.

Irónicamente, Wang pasó inmediatamente a exponer las reivindicaciones marítimas chinas que no están respaldadas por la UNCLOS. Declaró que los territorios de China en el Mar de China Meridional tienen “aguas interiores, mar territorial, zona contigua, zona económica exclusiva y plataforma continental”. No ofreció ninguna explicación detallada sobre cómo estas reclamaciones están respaldadas por la CNUDM ni abordó los argumentos específicos expuestos en el estudio del Departamento de Estado.

Isla Pratas de Taiwán, también conocida como Dongsha Qundao.

Wang también repitió la afirmación de que “China goza de derechos históricos en el Mar de China Meridional”. Al afirmar que “nuestra soberanía y los derechos e intereses pertinentes en el Mar de China Meridional están establecidos en el largo curso de la historia”, añadió. Aunque Wang afirmó que estas reivindicaciones históricas “están en consonancia con la Carta de la ONU, la CNUDM y otras leyes internacionales”, la constante formulación de reivindicaciones por parte de China basadas en el uso histórico sugiere que Pekín se considera con derecho a reivindicaciones adicionales no específicas, además de las previstas en la CNUDM.

Tal vez en un intento de restar importancia a la geopolítica del estudio, el comunicado del Departamento de Estado subrayaba que los estudios sobre los límites de los mares “son una serie jurídica y técnica de larga duración que examina las reivindicaciones y fronteras marítimas nacionales y evalúa su coherencia con el derecho internacional”. El examen de las reivindicaciones de China en el Mar de China Meridional es “el número 150 de la serie Límites en los Mares”; los cinco estudios anteriores examinaron las reivindicaciones marítimas de España, Noruega, Ecuador, Kiribati y las Islas Marshall.

Shannon Tiezzi

12 thoughts on “EE. UU. descarta las ‘reclamaciones marítimas ilegales’ de China en el Mar Meridional de China.

  • el 15 enero, 2022 a las 10:39
    Permalink

    ¿Qué país unilateralmente y sin haberlo consultado con sus vecinos, construye islas artificiales destruyendo los arrecifes de coral y alterando las corrientes marítimas con tal de militarizar una zona que reclama como suya, siendo condenada sus acciones y el ecocidio que provoca por la Corte Internacional de la Haya?

    ¿Qué país se otorga sin escuchar los reclamos de sus vecinos, el derecho absoluto único de pesca en casi el 80% del Mar Meridional De China mediante el uso de la fuerza y de su flota militar?

    ¿Qué país pide a sus ciudadanos que se preparen para una “guerra popular en el mar” tras ser condenado por el Tribunal Internacional de la Haya por violar convenios internacionales y la soberanía de sus vecinos?

    Respuesta
    • el 15 enero, 2022 a las 17:15
      Permalink

      El Mar de China, que mirando el mapa, está la mar de lejos de China. Vamos, que no es el Cantábrico o la zona atlántica entre Galicia y las islas Cíes.

      ¿Que qué país hace eso? Pues evidentemente uno que puede o que cree que puede. Al igual que lo hacen los ingleses con las aguas de Gibraltar, porque saben que pueden, no porque tengan el derecho a hacerlo.

      Respuesta
      • el 16 enero, 2022 a las 04:43
        Permalink

        Víctor Demostenes. Hombre, consulte un mapa, vera que las islas artificiales construidas por China están más cerca de Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunéi que de China…

        Respuesta
    • el 17 enero, 2022 a las 13:33
      Permalink

      Walter, la misma dictadura comunista que ocupó el Tíbet, la que reclama libertad de mercado si sólo es cuando ellos quieren exoortar, la que anda esquiando medio continente africano o los mares de Argentina y Perú.

      Respuesta
  • el 15 enero, 2022 a las 10:39
    Permalink

    ¿Qué país aseguró estar dispuesto a dialogar y llegar a un compromiso durante una reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), pero como condición obligo a Filipinas no mencionar el fallo de la Haya?

    ¿Qué país asegura estar dispuesto a llegar a un compromiso de “reducir las tensiones”, pero no está dispuesto a abandonar sus militarizadas islas artificiales y mucho menos dejar que otros países pesquen o comercien en esa zona?

    ¿Qué país posee la mayor flota pesquera del mundo, 2’460 embarcaciones, faenando en las costas de América Latina, robándose la mayor del pescado y provocando conflictos con los pescadores artesanales locales y hasta con las guardias costeras?

    Respuesta
  • el 15 enero, 2022 a las 10:42
    Permalink

    El tribunal internacional en La Haya dictaminó por unanimidad que no existe una base legal para la “línea de nueve guiones” de Beijing, con la que reclama soberanía sobre prácticamente todo el Mar de China Meridional haciendo caso omiso de las zonas económicas exclusivas de las naciones vecinas (que incluyen a Filipinas, Indonesia, Taiwán, Vietnam, Tailandia, Malasia y Singapur) confirmadas bajo la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1996.

    El área de influencia de China se extingue a las 200 millas náuticas (370 kilómetros) desde las zonas establecidas en virtud del tratado de la ONU. Al ratificar el acuerdo de CONVEMAR en 1996, Además, desde un principio, Beijing aceptó la competencia de la corte de la Haya. Su intento de retirarse de su compromiso con la solución de controversias vinculantes una década después es por lo tanto nula y carece de validez en el derecho internacional.

    Respuesta
    • el 15 enero, 2022 a las 18:05
      Permalink

      El tribunal de La haya le vale nada aa EEUU sobre todo cuando esté investiga crímenes de guerra de este país en medio oriente por ejemplo. Repito no seas cara dura. EEUU utiliza los organismos internacionales cuando les conviene y cuando no los desecha en su favor. Mucho discursito el tuyo pero carente de lógica

      Respuesta
      • el 16 enero, 2022 a las 04:46
        Permalink

        Víctor Demostenes. Hombre, ahora explíquenos cual es la necedad de China en tomar islas, arrecifes de corral, bancos de arena y construir islas artificiales en aguas que no le corresponden en el Mar de Filipinas o el Mar del Este de Vietnam. Consulte bien un mapa antes de dar respuesta.

        Respuesta
    • el 15 enero, 2022 a las 19:00
      Permalink

      Es lo que tienen las potencias, que intentan doblegar al resto a su beneficio.

      Respuesta
      • el 16 enero, 2022 a las 04:49
        Permalink

        Miau ¿Potencias doblegando o una potencia asiática como China robando aguas territoriales que no le corresponden? Consulte bien un mapa antes de dar respuesta.

        Respuesta
  • el 15 enero, 2022 a las 20:49
    Permalink

    Y al mismo tiempo apoya las reclamaciones ilegales de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

    Respuesta
  • el 17 enero, 2022 a las 04:56
    Permalink

    No puede ser que exista gente q apoye a china de esta manera.. es como que si Portugal dijera que Madeira está cerca de las Canarias y diga que son de ellas o hiciera una isla cerca de Canarias y diga que esso. De Portugal… Piensen un poco.. y cada país debe respetar lo que es de uno o otro

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.