EE.UU. piensa en utilizar los submarinos japoneses para ‘asfixiar’ a la armada china.

La nueva ‘disuasión integrada’ del jefe de Defensa Austin exige una mayor colaboración.

A pesar de su enorme despliegue militar, China tiene algunos puntos débiles difíciles de superar. Uno de ellos es la geografía.

“Cuando se observan las bases de submarinos de China, cada una de ellas tiene una buena cantidad de aguas poco profundas por las que sus submarinos tienen que transitar para llegar a aguas profundas”, dijo Tom Shugart, ex submarinista de la Marina de Estados Unidos, a Nikkei Asia.

Un rápido vistazo a Google Earth muestra que la costa de China está rodeada de azul claro -que refleja mares poco profundos- en contraste con las aguas profundas de color azul oscuro que se desprenden inmediatamente de las costas orientales de Taiwán y Japón.

Una vez que los submarinos están en aguas profundas, son casi imposibles de encontrar. Los submarinos japoneses y taiwaneses pueden adentrarse directamente en aguas profundas, un lujo que no tienen sus homólogos chinos.

“Para que se desplacen desde los mares cercanos a China hasta el océano abierto, van a tener que pasar por diferentes puntos de estrangulamiento y estrechos en las cadenas de islas”, dijo Shugart, miembro adjunto del Centro para una Nueva Seguridad Americana. “Eso proporcionará oportunidades para que un adversario -las fuerzas submarinas de EE.UU. y de los aliados- vigile más de cerca e intente interceptarlos si estuvieran involucrados en un conflicto, o en la preparación de un conflicto”.

Los submarinos de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón atracan el submarino JS Soryu junto al submarino USS Frank Cable para un ejercicio de toque y marcha en Polaris Point en Guam.

El control de los puntos de estrangulamiento podría ser una de las contribuciones más importantes de Japón en un posible conflicto con China, afirmó Jeffrey Hornung, politólogo de Rand Corp.

El presidente Joe Biden y el primer ministro Yoshihide Suga subrayaron “la importancia de la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán” en la declaración conjunta tras su cumbre del 16 de abril, la primera referencia a Taiwán en una declaración de los líderes de Estados Unidos y Japón desde 1969. Esto ha suscitado un gran debate sobre cómo pueden colaborar los dos aliados en caso de que se rompa la paz.

El viernes, el Secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, propuso un nuevo concepto de “disuasión integrada”. En él se pide que los aliados trabajen “mano a mano” para prepararse para una futura guerra, que no se parecerá en nada a las “viejas guerras” que, según Austin, él mismo ha ejecutado en las dos últimas décadas.

La cadena de islas Nansei de Japón se extiende desde el extremo sur de Kyushu hasta el norte de Taiwán. Está formada por grupos de islas más pequeños, como las cadenas de Osumi, Tokara, Amami, Okinawa, Miyako y Yaeyama. En abril, el portaaviones chino Liaoning y cinco buques de escolta atravesaron el estrecho de Miyako, una vía de agua de 250 km de ancho entre Okinawa y Miyako, antes de dirigirse al sur de Taiwán.

“El papel de Japón debería ser el control del punto de estrangulamiento”, dijo Hornung. “Si nos fijamos en las islas Nansei, hay tantos puntos de estrangulamiento que con la combinación de las capacidades de los submarinos de la Fuerza de Autodefensa Marítima y la minería defensiva, Japón podría taponar eso por completo, y obligaría a los chinos a rodear Taiwán, o básicamente a entrar en el espacio de batalla en el Mar de China Oriental, donde Estados Unidos y Japón pueden planearlo y controlarlo”.

“Cuanto más pueda Japón centrarse en la defensa -ya sea con misiles de crucero antibuque o con aviones de patrulla marítima P-3C para encontrar los submarinos chinos o para cazarlos-, eso liberaría muchos recursos de Estados Unidos para poder librar luego la batalla”, dijo.

Hornung hizo recomendaciones similares en un reciente documento de investigación titulado “Contribuciones potenciales de Japón en una contingencia en el Mar de China Oriental”, patrocinado por el Subsecretario de Política del Pentágono.

Shugart, el veterano oficial de guerra submarina con 25 años de experiencia dijo que los submarinos eléctricos diésel de Japón son especialmente adecuados para una misión de este tipo.

“La flota de submarinos eléctricos diésel de nuestros aliados, como Japón y Australia, puede ser muy útil para la defensa de los puntos de estrangulamiento”, dijo, señalando que la misión es relativamente estacionaria y los submarinos no tienen que moverse rápidamente. “Los submarinos eléctricos diésel son muy silenciosos, así que si se tiene una ubicación estática en la que se necesita defender un punto de estrangulamiento en una cadena de islas, ese es un lugar muy útil para poner un submarino diésel”.

Los submarinos nucleares, como los que tiene Estados Unidos, son aptos para el océano abierto, para perseguir a un enemigo o prepararse para lanzar un misil desde un lugar no detectado.

“La defensa de la cadena de islas en los puntos de estrangulamiento podría ser una forma útil de emplear las flotas diesel-eléctricas de los aliados de Estados Unidos, como Australia y Japón, y tal vez Corea del Sur”, dijo Shugart.

El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, habla en la ceremonia de cambio de mando del Comando Indo-Pacífico, celebrada en la Base Conjunta Pearl Harbor-Hickam en Hawai el 30 de abril.

Ese puede ser el tipo de colaboración que Estados Unidos y sus aliados planean cada vez más, mientras se preparan para la posibilidad de enfrentarse a las avanzadas capacidades de China.

Austin habló de la disuasión integrada durante su primer discurso político, pronunciado en Hawai.

“La forma en que lucharemos en la próxima gran guerra va a ser muy diferente de la forma en que luchamos en las últimas”, dijo, haciendo hincapié en la necesidad de “entender más rápido, decidir más rápido y actuar más rápido”.

La disuasión siempre ha significado fijar una verdad básica en la mente de los enemigos potenciales, dijo Austin.

“Y esa verdad es que los costes y los riesgos de la agresión no se corresponden con ningún beneficio concebible”, dijo. “Para dejarlo claro hoy, utilizaremos las capacidades existentes y construiremos otras nuevas, y las utilizaremos todas en red, de la mano de nuestros aliados y socios”.

El teniente general retirado Wallace Gregson, antiguo comandante de las Fuerzas de los Marines de Estados Unidos en el Pacífico dijo que Austin se dirigía a tres públicos.

El primer público está dentro del Departamento de Defensa, para romper los silos entre los diferentes servicios, dijo Gregson. El secretario también se dirigía a todo el gobierno de Estados Unidos, pidiendo un enfoque que emplee todos los elementos del poder nacional.

El submarino nuclear de misiles guiados USS Ohio en un ejercicio de integración frente a la costa de Okinawa, Japón.

La tercera audiencia está formada por aliados y socios, dijo Gregson, ya que Austin busca tener un elemento de mando operativo conjunto con países como Japón. Gregson, que fue el principal general estadounidense en Okinawa, ha visto de cerca la coordinación entre Estados Unidos y Japón.

Me encantó ver que el secretario Austin utilizaba la palabra “integrado”, que es una palabra mucho más significativa, mucho más poderosa que la jerga que hemos escuchado en el pasado, como “interoperabilidad”, dijo Gregson, que ahora es director principal para China y el Pacífico en el Centro para el Interés Nacional, un grupo de reflexión conservador.

“No trabajamos lo suficiente en la planificación de contingencias o en el desarrollo de conceptos operativos y en el desarrollo de la capacidad para que las fuerzas estadounidenses y japonesas estén conectadas en red para que podamos luchar como una fuerza cohesionada”, dijo.

El abrumador número de activos de China obliga a la alianza entre Estados Unidos y Japón a coordinarse mejor y a tomar decisiones más rápidas, dijo Gregson.

“Lo que se necesita para la integración sería una imagen operativa común y detallada de todos los servicios”, dijo, “para que haya una comprensión de cuál es el papel de cada uno y una capacidad muy rápida para reaccionar tras la detección de una amenaza, que no requiera consultas”.

Estas capacidades exigen “un contacto diario entre estadounidenses y japoneses mientras trabajamos en todas estas cuestiones: mucha más planificación de contingencia”, dijo a Nikkei.

Ken Moriyasu

15 thoughts on “EE.UU. piensa en utilizar los submarinos japoneses para ‘asfixiar’ a la armada china.

  • el 5 mayo, 2021 a las 09:54
    Permalink

    Es un espejismo pensar que los americanos puedan confiar en sus aliados de Asia. Japon no va a entrar en guerra para defender los intereses americanos, Taiwaneses o de cualquier otro. Como fuerza de autodefensa esta bien, pero nada mas.

    Respuesta
    • el 5 mayo, 2021 a las 13:38
      Permalink

      ahora mismo detener a China es un interés tan americano como japonés, vietnamita, filipino surcoreano o taiwanés, porque China les reclama territorios a todos y cada uno de ellos… así que por la cuenta que les trae, si, colaborarán todos y cada uno de ellos ya que por sí solos no pueden contra China.

      Respuesta
      • el 5 mayo, 2021 a las 15:10
        Permalink

        Algunos piensan que china es la única que aborda islas en el mar del Sur. Filipinas con 9, Malasia con 5, Vietnam con 27, Taiwán con 1 y China con 27 es el mapa actual de lo que ocurre en ese mar. Los intereses asiáticos están bien establecidos en el marco de la ASEAN que es el mejor lugar para dirimir estos asuntos.

        Respuesta
      • el 5 mayo, 2021 a las 15:31
        Permalink

        Y desde el desconocimiento… si tanto temen a China, ¿por que no crean una “OTAN” del Pacífico Sur? Imaginaos una alianza militar entre Japón, Corea del Sur, Taiwán, Filipinas, Vietnam, Indonesia, India… más Australia, EEUU… ¿acaso tendría China alguna posibilidad?

        Respuesta
        • el 5 mayo, 2021 a las 22:19
          Permalink

          Existia una OTAN en asia la SEATO con Australia, Francia, Nueva Zelanda, Pakistán, Filipinas, Tailandia, Gran Bretaña y los Estados Unidos pero se disolvo a finales de los 70 hoy en dia cambiando a Pakistan por India y metiendo a Japon, Corea del Sur y si me apuras Vietnam y la vuelves a montar.

          Respuesta
      • el 5 mayo, 2021 a las 17:35
        Permalink

        Colaborarán, pero ¿hasta qué punto? ¿Para vigilarlos en tiempos de paz? ¿O para dispararles en tiempos de guerra? ¿Crees que los japoneses, vietnamitas y filipinos se meterían en una guerra entre chinos (China continental vs. la china taiwanesa?) ¿Crees que eso es lo que les interesa a ellos?

        Y Cora del Sur, ¿arriesgará a que al conflicto se uniese corea del norte y acaben en una guerra de artillería muy destructiva, en el mejor de los casos, o una guerra nuclear aniquiladora, en el peor?

        Respuesta
    • el 5 mayo, 2021 a las 17:32
      Permalink

      Me pareció muy “gracioso” leer cómo los EE. UU. le dictan a los japoneses lo que tienen que hacer.

      Respuesta
  • el 6 mayo, 2021 a las 04:14
    Permalink

    Vietnam ya ha dicho que no cuenten con ellos para contener a china.

    Respuesta
    • el 6 mayo, 2021 a las 10:01
      Permalink

      Pero si se las tienen tiesas que se quieren quedar con islas que estan a tiro de piedra de Vietnam y a tomar viento de China, si han estado en guerra hace 40 años y Vietnam esta acercandose a los USA a pasos agigantados par buscar apoyo ante China. Otra cosa es que Vietnam le declare la guerra a China de forma unilateral.

      Respuesta
      • el 6 mayo, 2021 a las 10:58
        Permalink

        No entiendo tu comentario. ¿Acaso EEUU no ha estado en guerra con Vietnam?. La respuesta de que no cuenten con ellos ha sido oficial.

        Respuesta
        • el 6 mayo, 2021 a las 11:50
          Permalink

          Una cosa es que Vietnam no forme una alianza contra China y otra es que se desentienda del problema, es la diferencia entre ser proactivo o reactivo. Y si justo despues de la guerra con los USA se liaron contra todos sus vecinos.
          Mira las Islas Spratly o islas Paracelso.

          Respuesta
  • el 6 mayo, 2021 a las 04:24
    Permalink

    Hay una gran verdad en todo esto. EEUU busca que le ayuden a conservar su hegemonía. Para los asiáticos china es tan valiosa como lo pueden ser los americanos. El crecimiento económico de los países asiáticos les hace pensárselo dos veces. Quiero decir con esto que corren tiempos en los que los asiáticos tienen que hacer encajes de bolillos entre dos superpotencias. Que no parezca que le llevo la contraria o que me voy con el otro. Y si se vieran dramáticamente forzados a elegir sería muy negativo para toda Asia.

    Respuesta
  • el 6 mayo, 2021 a las 13:25
    Permalink

    Es curioso ver a los británicos enviar buques militares a 20 km de Francia por unas licencias de pesca. O disparar a poca distancia de un buque militar español en Gibraltar. Son tiempos de incertidumbre y raros. ¿Y nos preocupan las islas en el mar del Sur de china?. ¿Nos estarán amenazando los british a Europa?.

    Respuesta
  • el 6 mayo, 2021 a las 13:28
    Permalink

    ¿Veremos a los británicos disparar a pocos metros de un buque de guerra chino en el mar del Sur de china?.

    Respuesta
  • el 6 mayo, 2021 a las 18:56
    Permalink

    Los useños ya están preparando la nueva OTAN, pero en el Pacífico. Los chinos pandémicos están acorralados. India, Malasia e Indonesia controlan el Estrecho de Malaca y adyacentes, Australia y Timor al sur. Japón, Filipinas, Corea del Sur y Taiwán la cierran por el Norte y Este y todo en aguas poco profundas. En definitiva, el poderío de disuasión submarina chino queda fulminado si esas naciones hacen bien su trabajo ASW, cosa que no debiera ser difícil ante los cacharros ruidosos chinos. Incluso España tiene islas perdidas en esa arte del mundo, como Ocea, Coroa, Güedes y Pescadores.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com