Ejecutivos de Airbus dicen a los legisladores franceses que no tienen un ‘plan B’ para el FCAS.

Ejecutivos de Airbus han declarado que no ven un “Plan B” viable para el cuestionado Sistema Aéreo de Combate del Futuro (FCAS), tal y como había sugerido Eric Trappier, director general de Dassault, el otro contratista principal, a principios de este mes.

Antoine Bouvier, director de estrategia, fusiones y asuntos públicos de Airbus, y Dirk Hoke, director general de la división de defensa del gigante aeroespacial, testificaron ante la comisión de asuntos exteriores del Senado francés ayer 17 de marzo en un intento de calmar las tensiones en el programa trinacional, conocido como SCAF (FCAS) en francés.

Airbus y Dassault son los dos principales contratistas del programa, cuyo trabajo se repartirá a partes iguales entre los países asociados, Francia, Alemania y España. Los participantes habían previsto iniciar la siguiente fase del proyecto, denominada fase 1 B, este verano. Pero nuevos desacuerdos sobre los procedimientos de gobernanza y el reparto de secretos industriales han puesto en entredicho el futuro del programa.

Los dos ejecutivos de Airbus intentaron vincular el éxito del programa a la visión más amplia de una Europa más independiente. Un fracaso significaría que los estadounidenses podrían vender sus aviones F-35 a un continente que necesita su propia industria de aviones de guerra avanzados, argumentó Bouvier.

“No existe un ‘Plan B'”, dijo, retomando una sugerencia que el director general de Dassault, Eric Trappier, hizo ante la misma comisión una semana antes.

El jefe de Dassault lamentó que la división del trabajo tras la inclusión de España haría casi imposible su trabajo como principal responsable de los riesgos en el elemento central del programa, del caza de nueva generación. Además, Airbus iba camino de convertirse en un actor demasiado dominante, dado que la empresa también tiene raíces en España y Alemania, argumentó.

Bouvier trató de disipar la idea de que Dassault se viera superada, destacando en cambio los acuerdos de asociación de Airbus que incluyen a otros pesos pesados de la industria francesa como Thales y MBDA. Airbus está firmemente arraigada en el negocio de la defensa francesa, dijo, sugiriendo que la compañía no debería ser vista como demasiado alemana cuando se trata del FCAS.

Según Bouvier, los prejuicios de ambas partes son más o menos los siguientes: algunos alemanes piensan que los franceses quieren construir un avión francés con dinero alemán, mientras que algunos franceses piensan que los alemanes quieren robar sus secretos comerciales y construir un arma propia.

Las “invectivas y polémicas” que rodean el programa -el periódico económico francés La Tribune había destrozado recientemente los motivos del FCAS alemán en una serie de artículos- estaban empezando a “contaminar” el debate, advirtió Bouvier.

Durante la reunión del comité en persona en París, Hoke dijo que Airbus había hecho una nueva oferta para que Dassault se quedara con cuatro de los seis paquetes de trabajo estratégicos. Además, se estaba negociando un lenguaje contractual para la fase 1B que preservara los conocimientos técnicos únicos de las empresas en dominios críticos. “Es más fácil decirlo que hacerlo”, dijo Hoke.

Según Hoke, es fundamental alcanzar un acuerdo con rapidez para que el Parlamento alemán, el Bundestag, tenga tiempo de estudiarlo y aprobarlo antes de las vacaciones de verano, a finales de junio. El tiempo y el contexto político de Alemania es la razón por la que Airbus se ha mantenido en silencio sobre el FCAS, añadió, ya que no se sabe cómo le irá al asunto si se arrastra en la temporada electoral de Alemania.

Sebastian Sprenger

8 thoughts on “Ejecutivos de Airbus dicen a los legisladores franceses que no tienen un ‘plan B’ para el FCAS.

  • el 18 marzo, 2021 a las 14:12
    Permalink

    Vaya pues por lo visto la Francia neo-imperial no le ha funcionado el farol ni en casa ni con sus vecinos.
    Que España y Alemania hagan sus diligencias correspondientes por sus cuentas caso no se pongan en línea los Franceses.

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2021 a las 16:00
    Permalink

    Los franceses y alemanes tirando por su lado, creo que finalmente el tempest sera el avion europeo final

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2021 a las 16:45
    Permalink

    Dassault lo va a hacer sólo. Son los mejores

    Respuesta
    • el 18 marzo, 2021 a las 22:41
      Permalink

      Si tienen el suficiente dinero para ello, pero dudo que los franceses tengan tanto dinero para hacerlos ellos solitos.
      Alemania y España deberían ir al 50 % cada uno, pues no se puede contar con Francia para nada.
      Además, nuestros conceptos de uso son más acordes con los alemanes (principalmente la defensa aérea) que al de los franceses (caza, ataque convencional y nuclear).
      Lo ideal sería que Polonia, Corea del Sur, Japón o Turquía se unieran a un hipotético proyecto hispano-germano. .

      Respuesta
    • el 19 marzo, 2021 a las 01:56
      Permalink

      Si claro otra cosa es si se lo pueden pagar que el desarrollo se va ir por un pico y barato no va a salir por avión asi que solo en principio cuentan con 150-175 unidades a fabricar que no creo que el avión baje con las unidades a construir de los 40.000 a 45.000 millones que no es mucho dinero por avión pero es una pasta de inversión que más de la mitad es el desarrollo.

      Respuesta
  • el 19 marzo, 2021 a las 10:58
    Permalink

    El fracaso de este programa es solo un reflejo de la insignificancia política alemana a nivel internacional. para estos proyectos no solo hace falta dinero y tecnología , hace falta un objetivo político del que carece la errática política militar alemana tras el fin de la guerra fria, no digamos la española que directamente es inexistente. En un ambiente donde cada euro destinado al gasto militar es cuestionado por una opinión pública abiertamente antimilitarista Alemania y España están condenadas a ser países de trecera, recauchutando indefinidamente excelentes proyectos heredados de la guerra fria como el Eurofhigter o el Leopard pero incapaz de embarcarse en nuevos y ambiciosos proyectos por el elevado coste y nulo apoyo de una población que da la espalda a la defensa de su patria

    Respuesta
  • el 19 marzo, 2021 a las 15:41
    Permalink

    Fantasmadas gabachas de ese Trappier. Francia sola no puede afrontar un caza de 6ª generación, ni monetariamente, ni tecnológicamente, al menos en un tiempo razonable. Europa tiene ya que dejarse de chovinismos demagogos y pensar a lo grande, porque en este proyecto se juega el ser o no ser, su independencia armamentística y tecnológica futura, su papel de magapotencia mundial o el quedarse atrás de mera comparsa de otros.

    Respuesta
  • el 28 marzo, 2021 a las 22:26
    Permalink

    No me fío ni de franceses ni de ingleses,yo buscaría junto con Alemania otros socios que no fueran estos dos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com