El acuerdo de submarinos entre Tailandia y China encalla por el embargo de armas de la Unión Europea.

China ha interrumpido la construcción de un submarino de ataque destinado a la armada tailandesa tras la negativa de Alemania a exportar los motores de alta gama que se requieren en los proyectos, según ha confirmado un funcionario naval tailandés.

La paralización de las obras podría tensar las relaciones militares de Tailandia con China, que ha sustituido a Estados Unidos como principal proveedor de armas de Tailandia.

La Armada Real Tailandesa y la empresa estatal china China Shipbuilding & Offshore International Co. o CSOC, firmaron el acuerdo de 402 millones de dólares para el submarino S26T de clase Yuan en 2017, cuya entrega se esperaba inicialmente para finales del próximo año.

Sin embargo, citando una fuente anónima de la marina tailandesa, los medios locales informaron en febrero que la construcción del que sería el primer submarino del país se había estancado.

Al confirmar el retraso y su causa, el contralmirante Apichai Sompolgrunk, director general de la oficina de gestión de adquisiciones de la marina tailandesa, dijo que era improbable que el submarino llegara el próximo año.

Apichai dijo que el acuerdo especificaba tres motores diésel MTU396 de la empresa alemana Motor and Turbine Union para hacer funcionar el grupo electrógeno del submarino.

El agregado de defensa de Alemania en Tailandia, Philipp Doert, confirmó la decisión de su gobierno de denegar los motores a China en una carta abierta al Bangkok Post en febrero.

“La exportación fue rechazada debido a su uso para un artículo de la industria militar/de defensa china”, escribió. “China no preguntó/coordinó con Alemania antes de firmar el contrato entre Tailandia y China, ofreciendo los motores MTU alemanes como parte de su producto”.

Alemania está sujeta a un embargo de armas de la Unión Europea impuesto a China en 1989 tras la masacre de la plaza de Tiananmen, cuando las fuerzas de seguridad chinas abrieron fuego contra manifestantes desarmados en Pekín que exigían mayor libertad política. China afirma que 200 civiles murieron en la represión; algunas estimaciones independientes sitúan el número de muertos en miles.

Problemas de motor

A pesar del embargo, Alemania y otros países de la UE llevan décadas suministrando motores y otros equipos al ejército chino, según Jon Grevatt, analista de Bangkok que cubre la región de Asia-Pacífico para las publicaciones de la industria de defensa de Janes.

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, que rastrea las transferencias de armas en todo el mundo, afirma que sólo MTU ha equipado destructores y submarinos chinos con más de 100 de sus motores desde 1993 hasta 2020.

Grevatt dijo que lo hacen haciendo pasar por exportaciones comerciales artículos con potencial para aplicaciones tanto militares como civiles, los llamados artículos de doble uso no excluidos explícitamente por el embargo de la UE, incluso cuando están destinados a material militar. Sin embargo, la venta de un submarino de clase Yuan a Tailandia hace más difícil esta artimaña.

Un portavoz de MTU, una marca de Rolls-Royce Power Systems, confirmó que la empresa ha suministrado motores a los astilleros chinos, pero dijo que no se consideraban artículos de doble uso.

“Los motores suministrados a China bajo la marca de producto mtu no están controlados como productos de doble uso y, por lo tanto, no están sujetos a un requisito de licencia. Rolls-Royce cumple con todas las normas nacionales y europeas de control de las exportaciones y mantiene un diálogo regular con el gobierno alemán sobre nuestros negocios con China”, dijo Christoph Ringwald.

Se negó a comentar por qué Alemania bloquearía la exportación de motores MTU para el submarino que CSOC está construyendo para Tailandia después de no haber intervenido en anteriores exportaciones para buques de la marina china.

Al informar sobre el acuerdo de los submarinos a principios de marzo, The Wall Street Journal dijo que el Ministerio de Asuntos Exteriores de China informó al periódico que el embargo de la UE era “inconsistente” con el orden internacional actual y que esperaba que el bloque tomara la decisión “correcta” con respecto a los motores.

Si Alemania se mantiene firme, Grevatt dijo que CSOC tendrá dificultades para sustituir los MTU396.

En caso de que CSOC consiga encontrar otro proveedor extranjero dispuesto, está la cuestión de la compatibilidad.

Esto plantea su propio problema. A pesar de todos los avances que el complejo militar-industrial chino ha realizado en los últimos años, Grevatt dijo que todavía no puede igualar los sistemas de propulsión de Estados Unidos y Europa, y especialmente de Alemania, en cuanto a potencia y fiabilidad.

Trato o no trato

Apichai dijo que CSOC se ha ofrecido a construir otro motor para el submarino, pero la Armada tailandesa aún no está convencida de que el sustituto propuesto cumpla su función.

“Este motor aún no está bien probado, por lo que la Marina Real Tailandesa sigue esperando la respuesta del astillero [CSOC] para asegurarse de que este motor es tan bueno como el MTU”, dijo.

Apichai no quiso confirmar ni desmentir las informaciones según las cuales China también se ha ofrecido a transferir a Tailandia dos submarinos retirados del servicio como otra posible alternativa, pero insistió en que la marina tailandesa no aceptaría nada que no fuera el modelo de clase Yuan que encargó. También dijo que faltaba mucho para que se hablara de desechar el acuerdo por completo.

Dijo que el submarino es una de las compras más caras que ha hecho la marina tailandesa. También subraya la creciente predilección de Tailandia por las armas chinas. Según el SIPRI, China ha sido el principal proveedor de armas del país en los últimos años, sustituyendo a Estados Unidos.

Una serie de embargos de armas que Estados Unidos impuso a Tailandia después de los golpes de Estado liderados por militares en 2006 y 2014 ayudaron a alejar a los proveedores estadounidenses. Pero China podría empezar a perder parte de su nuevo brillo si Tailandia finalmente no consigue lo que quiere del acuerdo de los submarinos.

Voice of America

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.