El acuerdo sobre el submarino AUKUS de Australia es un duro golpe para los contratistas de armas

Las pequeñas empresas se encuentran ahora con contratos cancelados para los buques de fabricación francesa y se enfrentan a un futuro tormentoso.

La cancelación por parte de Australia de un contrato de 90.000 millones de dólares australianos (65.900 millones de dólares) para la fabricación de submarinos con Francia y el paso a trabajar con Estados Unidos y el Reino Unido para el desarrollo de submarinos nucleares ha creado problemas a los contratistas de defensa abandonados por la medida.

Lockheed Martin Australia, que debía encargarse de los sistemas de combate de los submarinos, es una de las que se está viendo perjudicada por la sorpresiva decisión de Canberra de desechar el contrato de 2016 con el Grupo Naval de Francia para la construcción de 12 submarinos con motor diésel. Las empresas locales también podrían participar en el nuevo programa, pero las perspectivas siguen siendo oscuras.

Justo un día antes de que el primer ministro australiano, Scott Morrison, revelara la nueva alianza tripartita conocida como AUKUS -iniciativa que supondría la construcción de al menos ocho submarinos de propulsión nuclear para la Marina Real Australiana-, Lockheed Martin Australia había anunciado la adjudicación de 12 contratos a organizaciones industriales y académicas australianas por un valor combinado de 900.000 dólares australianos. Los contratos eran para el desarrollo de tecnologías novedosas y emergentes en apoyo del sistema de combate de submarinos de clase de ataque de Australia.

En una declaración a Nikkei Asia, Lockheed Martin Australia dijo: “Nos sentimos honrados de haber liderado la integración del sistema de combate para el programa de futuros submarinos de la Commonwealth de Australia desde 2016. Estamos inmensamente orgullosos de que en los últimos cinco años nuestro equipo altamente cualificado haya reforzado nuestra asociación con la Marina Real Australiana y el Gobierno de Australia, y haya apoyado puestos de trabajo soberanos, formación y asociaciones estratégicas con la industria y el mundo académico.”

El comunicado añadía que la empresa estaba “trabajando estrechamente con nuestro cliente para entender los impactos específicos para nuestra fuerza de trabajo soberana altamente calificada.”

Oficinas del Grupo Naval en Cherbourg-en-Contentin, Francia

Muchos fabricantes australianos -en su mayoría pequeñas y medianas empresas- se enfrentan a enormes pérdidas que podrían llevarlos a la quiebra.

Después de que se anunciara a mediados de septiembre la nueva alianza de Australia con Estados Unidos y el Reino Unido para construir una flota de submarinos nucleares, el director general de la Red Australiana de Industria y Defensa, Brent Clark, expresó su preocupación por el destino de cientos de empresas que han invertido en la cadena de suministro naval.

“La realidad aquí es que, claramente, el gobierno ha tomado una decisión estratégica y siempre respetaremos el derecho del gobierno a hacerlo”, dijo Clark a Sky News Australia. “Pero hay cientos de empresas australianas que han estado invirtiendo sistemáticamente, mejorando, capacitando y gastando dinero para prepararse para entrar en la cadena de suministro de Naval Group. Tenemos que preguntarnos: ¿Cómo se va a proteger a esas empresas?”

Clark señaló que muchos fabricantes de defensa australianos son pequeñas y medianas empresas con menos de 300 empleados. Advirtió que el cambio de política podría llevar a estas empresas a la bancarrota con fuertes pérdidas por sus apuestas en el contrato de submarinos francés.

Thales, uno de los principales fabricantes franceses de productos electrónicos, es otra de las víctimas. Un comunicado sobre el abrupto cambio de rumbo de Australia decía: “Desde el punto de vista financiero, Thales está expuesta a este programa a dos niveles: como proveedor de subsistemas de Lockheed Martin y como accionista del 35% de Naval Group”.

Thales es uno de los principales accionistas de Naval Group y tenía un contrato de suministro con Lockheed Martin. Pero la empresa restó importancia al impacto en su cuenta de resultados. “A 30 de junio de 2021, la cartera de pedidos correspondiente con Lockheed Martin no es material a la escala de Thales, ya que asciende a menos de 30 millones de euros (34 millones de dólares).”

En 2016, el gobierno australiano seleccionó a DCNS, el precursor de Naval Group, como su socio en el desarrollo de submarinos de próxima generación. DCNS fue elegida por encima de las japonesas Mitsubishi Heavy Industries y Kawasaki Heavy Industries, así como del contratista de defensa alemán ThyssenKrupp Marine Systems.

El entonces primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, que quería crear más puestos de trabajo en su país, se decidió por DCNS, que prometió construir la mayor parte de los submarinos en el estado de Australia del Sur.

El entonces presidente francés, Francois Hollande, examina un modelo de submarino acompañado por el director ejecutivo de DCNS, Herve Guillou, en el centro, en 2016.

El coste de la construcción de 12 submarinos convencionales se estimó inicialmente en 50.000 millones de dólares australianos, y el programa se promocionó como el mayor acuerdo de adquisición de equipos de defensa de Australia jamás registrado.

A Naval le molesta el cambio de rumbo de Canberra. “Durante cinco años, los equipos de Naval Group, tanto en Francia como en Australia, así como nuestros socios, han dado lo mejor de sí mismos y Naval Group ha cumplido todos sus compromisos”, dijo la empresa en un comunicado, reflejando su amarga decepción y su intención de iniciar conversaciones con Canberra sobre la compensación.

Antes de que Naval comenzara a construir los submarinos, Australia ya había gastado unos 2.400 millones de dólares australianos en el diseño de un submarino de clase de ataque. La pérdida del programa es sin duda un duro golpe para Naval.

El ministro de Finanzas australiano, Simon Birmingham, ha sugerido que el coste de la flota prevista de “al menos ocho” submarinos de propulsión nuclear superará los 90.000 millones de dólares australianos.

Con la participación de Estados Unidos y el Reino Unido, que operan sus propios submarinos nucleares, los expertos afirman que las empresas estadounidenses y británicas desempeñarán un papel destacado en el programa.

Peter Jennings, director ejecutivo del Instituto Australiano de Política Estratégica, ha citado a General Dynamics -fabricante de los submarinos nucleares de clase Virginia en Estados Unidos- y a su división Electric Boat como dos posibles candidatos. La empresa de defensa británica BAE Systems, que fabrica submarinos nucleares para el Reino Unido, es otra.

La construcción de los submarinos nucleares australianos comenzará en los próximos 10 años, según Morrison.

Fumi Mat Sumoto

18 thoughts on “El acuerdo sobre el submarino AUKUS de Australia es un duro golpe para los contratistas de armas

  • el 11 octubre, 2021 a las 10:53
    Permalink

    01. Para Australia, la decisión, aunque costosa y políticamente costosa con Europa en general, y, en particular con Francia, es bastante sencilla por tres razones.

    La primera son las vastas distancias del Pacífico. No solo los submarinos nucleares pueden viajar sumergidos indefinidamente, sino que las largas distancias desde Australia hasta las aguas operativas significan que los barcos de propulsión nuclear simplemente tienen más sentido.

    Además, la oportunidad de participar en la tecnología de propulsión nuclear de más alta gama disponible hoy en día con los Estados Unidos y el Reino Unido, junto con la capacidad adicional de guerra de nivel ultra alto que se proporcionará, es un salto cuántico sobre lo que los franceses tenían en oferta.

    Finalmente, y lo más importante, la decisión alinea a los australianos directamente con los Estados Unidos geopolíticamente, con la ventaja adicional de operar con un mayor despliegue de los nuevos portaaviones del Reino Unido en el Pacífico Occidental. También es una apuesta operativa a largo plazo en la red de inteligencia Five Eyes que comprende los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

    Respuesta
    • el 11 octubre, 2021 a las 16:21
      Permalink

      Y otra cosa…gastarse 65.900 millones de dolares americanos en 12 submarinos convencionales??? Cada uno a casi 5.500 millones????? Ehhh uhhh quien es el tarado que firmó esto? Normal que anulen el contrato..

      Respuesta
    • el 11 octubre, 2021 a las 17:57
      Permalink

      Opino que Australia ya era consciente de sus extensiones acuaticas, no va a haber transferencia de tecnologia sensible porque USA no lo hace casinunca y menos con potencias menores como Australia. Operar con UK y USA ya se venia haciendo.
      Lo que ha ocurrido es que USA, ha reforzado sus lazos con Australia por intereses estratégicos y porque tanto se esta calentando Asia-Pacifico que necesitan distribuir su poder para hacerlo menos vulnerable y operar desde Australia les viene fenomenal. PERO si quieres operar conmigo tienes que manejar las mismas armas que yo (vease Turquia) por muchos motivos. Asi que a USA les ha venido al pelo reforzar el Quad y de paso ganarse unos miles de millones en venta de armas.
      Consecuencias para USA? 0, consecuencias para UK? suspenso en las colaboraciones militares (aunque es una pataleta temporal)y consecuencias para Canberra? $$$$$ a pagar indemnizaciones….

      Respuesta
  • el 11 octubre, 2021 a las 10:54
    Permalink

    02. El diseño preciso de los submarinos australianos aún se está desarrollando, pero es probable que refleje los barcos estadounidenses de la clase Los Ángeles, que son extremadamente silenciosos, repletos de misiles Tomahawk de ataque terrestre de largo alcance y torpedos submarinos letales.

    Estos son barcos de buceo muy profundo, que son extremadamente confiables operativamente. Y con ocho de ellos finalmente enarbolando la bandera australiana, la flotilla sub-superficial tendrá la capacidad de interceptar los submarinos tecnológicamente inferiores de China y en su mayoría propulsados por diésel; proteger las vías marítimas aliadas de comunicación hacia y desde Australia; y operar sin problemas con submarinos nucleares estadounidenses y británicos y grupos de ataque de portaaviones.

    Un aspecto particularmente interesante de todo el asunto es cómo se recibirá esto en Tokio y Nueva Delhi. Los indios tienen varios submarinos de propulsión nuclear, pero ninguno con la capacidad remota de los barcos australianos de próxima generación. Y los japoneses, por supuesto, tienen energía nuclear en tierra, pero no en sus buques militares.

    Respuesta
  • el 11 octubre, 2021 a las 10:57
    Permalink

    03. Ambas naciones se sienten cada vez más cómodas operando en el llamado Quad que las alinea tanto con Estados Unidos como con Australia. Con Estados Unidos y Australia operando barcos de ataque nuclear de primera línea, ambos socios pueden decidir mantener la interoperabilidad y la paridad haciendo que su próxima generación de buques submarinos sea de propulsión nuclear.

    Respuesta
    • el 11 octubre, 2021 a las 13:12
      Permalink

      Muy cierto lo que dices, Walter, a lo cual yo haría unas puntualizaciones:

      “… con la ventaja adicional de operar con un mayor despliegue de los nuevos portaaviones del Reino Unido en el Pacífico Occidental”
      Esto habrá que ver si acaba siendo una ventaja o un perjuicio. Ser un vasallo tiene su ventajas, pero también tiene sus desventajas. Por ejemplo, esos submarino, al menos la propulsión nuclear, serán llave en mano y Australia no tendrá acceso a esa tecnología.

      “… es probable que refleje los barcos estadounidenses de la clase Los Ángeles”
      Yo diría que más bien la clase Astute británica.

      “… pero ninguno con la capacidad remota de los barcos australianos de próxima generación”
      Habrá que ver esas capacidades cuando el submarino esté construido. El papel lo aguanta todo y ahora mismo no hay ni papeles.

      “…haciendo que su próxima generación de buques submarinos sea de propulsión nuclear”
      Lo cual no deja de ser una contradicción en un país que ha apostado por no ser nuclear en lo civil. Habrá que ver si con un eventual cambio de gobierno se mantiene esta decisión (tanto la militar como la civil).

      Respuesta
      • el 11 octubre, 2021 a las 20:04
        Permalink

        Por lo menos, serán mejor que lo ofrecido por Francia, qué sabemos, de repente Australia también quiere tener portaaviones…

        Respuesta
        • el 11 octubre, 2021 a las 22:15
          Permalink

          Es muy posible que sea mejor que lo que ofrecía Francia. No obstante, para valorarlo, hay que entender el programa completo. Creo que lo que tenían con Francia se complicaba porque se trataba de crear capacidades industriales en Australia. El acuerdo con UK/USA en principio también lo incluyen, pero habrá que ver si es en la misma medida.

          Comprar un submarino de un diseño ya existente, con unas pequeñas modificaciones, sin duda es más rápido y barato que tratar de crear unos desde cero. Pero tengo entendido que con Francia eso era lo que querían.

          En cuanto a los portaaviones, será interesante ver si desplazan el ala fija embarcada y, a cambio, embarcan F35B en los dos gemelos de nuestro BPE. Teniendo ya el F35A en servicio, tendría sentido. De hecho, me extraña que no lo hayan anunciado ya.

          Respuesta
          • el 13 octubre, 2021 a las 15:29
            Permalink

            Hasta ahora no lo han hecho por el mismo motivo que nosotros, la desproporción entre la inversión a realizar y la capacidad resultante.

            Un BPE no es un portaaviones y el F35B no tiene el mismo uso que un Harrier.

            Teniendo en cuenta el AUKUS (que no va sólo de submarinos) tampoco lo descartaría, USA puede poner condiciones ventajosas que cambien un poco la ecuación y teniendo ya dos BPE..

            Si nosotros construyésemos dos BPE (hasta arriba de helicópteros) para sustituir a los Galicia y el JC1 éste último podría intetesarles, tienen un deseo por un tercer LHD. Y ojo que los LPDs, bien mejorados, también podrían interesarles, sobre todo en una adquisición conjunta de los tres que les salga económica.

            Obviamente habría que escalonar la entrega para mantener cierta capacidad, pero no es como si no dieran abasto.

            Preparar tres buques para su entrega a Australia y construir dos nuevos sería un montón de trabajo en casa. Y Australia obviamente es uno de los clientes más importantes de Navantia.

  • el 11 octubre, 2021 a las 12:44
    Permalink

    El chasco para los franceses ha sido brutal y, de rebote, para la industria de defensa europea. Ya empezó cuando se planificó retirar los ” Tigre” y reemplazarlos por los ” Apache”. Pero lo peor es que en esta alianza anglofona Francia queda igualmente desplazada en lo político aún siendo el único país de Europa con presencia territorial en la zona. Quizás sea la devolución al hecho de que en los inicios del rearme y modernización del ejército chino la industria francesa de defensa tuvo amplia presencia. Y estas cosas los anglos no suelen olvidarlas.

    Respuesta
  • el 11 octubre, 2021 a las 18:54
    Permalink

    El PIB de Australia es similar (por ejemplo) al de España. Solo que su población es casi la mitad y la diversidad de su industria también menor. Se han metido en un lío.

    Si prácticamente su flota expedicionaria se la hemos diseñado aquí. Destructores, buques de asalto, de aprovisionamiento en combate.

    Respuesta
    • el 11 octubre, 2021 a las 22:17
      Permalink

      A lo mejor tienen menos chiringuitos que nosotros.

      Respuesta
  • el 11 octubre, 2021 a las 19:01
    Permalink

    Vamos a ver, no hay que complicarse tanto la vida. EE.UU. y aún más UK si que tienen necesidad de SSK nucleares, y tienen pocos clientes con los que poder compartir costes. Han convencido a Australia, y ya está,

    Respuesta
  • el 14 octubre, 2021 a las 16:26
    Permalink

    Ni la alianza AUKUS ni la presencia de SSN en la armada australiana van a tener repercusiones en Tokio, porque es muy improbable que Japón equipe buques con reactores nucleares (incluso como única víctima militar de los efectos de las radiaciones, ha renunciado a la posesión y uso de armas atómicas). Además, el desarrollo que han dado a la propulsión convencional, en especial la investigación en sistemas AIP y baterías de litio, han convertido a sus submarinos en los mejores SSK actuales, por características técnicas, y los mejor adaptados al teatro operativo del Pacífico. La Marina japonesa está muy adaptada al trabajo en conjunto con cada uno de los integrantes de la nueva alianza, por lo que podria integrarse sin grandes dificultades en operaciones que requieran su participación.

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2021 a las 02:19
    Permalink

    India tiene prevista la construcción de 6 SSN nacionales, incluyendo diseño y fabricación, así como su reactor nuclear. Por varias causas, el diseño de sus SSBN, que en realidad es una modificación de estudios técnicos realizados en India con asesoramiento de diseño y asistencia rusa para submarinos de ataque nucleares, sólo puede utilizarse parcialmente para los proyectados SSN, y su reactor nuclear PWR de 83 MW – diseñado y construido en India con asistencia rusa y que funciona con uranio enriquecido con U-235 al 40% – tampoco es apto, ya que no tiene suficiente reserva de potencia para las bruscas aceleraciones y velocidad que necesita un cazador. En definitiva, DRDO y BARC están realizando un diseño completamente nuevo, generando sistemas y tecnologías, pero que tardarán un buen tiempo en verse reflejadas en SSN operativos.

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2021 a las 02:35
    Permalink

    (Sigue): Mientras tanto, sus astilleros siguen construyendo SSBN con capacidades crecientes (INS Arihant y derivados), así como desarrollando nuevos SLBM, además de un amplio programa de SSK, en inicio el programa P-75 en curso final de entregas (6 clase Kalvari/Scorpéne bajo licencia, con ToT asistencia de NG), próximamente P-75 I (planificados 6 buques con AIP, en concurso internacional bajo el sistema de Asociación Estratégica), y otras 12 unidades futuras de diseño y abricación nacional, con un porcentaje de integración autóctono proyectado superior al 85%. El proyecto de construcción de hasta 8 SSN para Australia en el marco del AUKUS constituye un nuevo estímulo para los planes indios y podría acelerar el proceso de obtención de 6 SSN, incluso solapando el plan de los 12 SSK.

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2021 a las 14:55
    Permalink

    De todas maneras, los avances en India tienen dos inconvenientes principales: por un lado las limitaciones tecnológicas. En India existen numerosos institutos y organismos dedicados al desarrollo tecnológico de punta en todos los órdenes en el sector de defensa, pero en general a lo largo de las décadas, sus avances, aunque significativos en muchos rubros, han sido muy lentos en función de la energía desplegada y los recursos económicos y humanos dispuestos. Estos esfuerzos y recursos muchas veces se diluían en programas que acababan mal o avanzaban tan lentamente que terminaban resultando anticuados. India ha intentado superar estos déficit mediante la fabricación bajo licencia de sistemas eficientes y la transferencia tecnológica (ToT), alcanzando algunos éxitos. Otro mecanismo es la asociación estratégica entre empresas extranjeras y nacionales, con el objeto de producir artículos que si bien pueden tener origen certificado, las modificaciones realizadas conjuntamente pueden dar lugar a nuevos artículos con capacidades tan diferentes que permiten la certificación de patentes conjuntas.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.