El sistema FCAS Future Combat Air da un gran paso adelante.

Ayer miércoles 12 de febrero los legisladores alemanes firmaron los primeros fondos para el proyecto multinacional de desarrollo del nuevo avión de combate de un ambicioso programa destinado a reunir las fuerzas militares dispares de Europa.

El sigiloso avión de combate de próxima generación es una parte crucial del Sistema Aéreo de Combate Futuro (FCAS), que también incluirá aviones no tripulados, misiles y los llamados “transportistas remotos” que pueden utilizarse para entregar municiones, atacar las redes de comunicación o desviar la atención de las defensas enemigas.

El Bundestag aprobó préstamos por valor de 77 millones de euros (83 millones de dólares) para poner en marcha un proyecto de investigación que tiene por objetivo construir los primeros prototipos de un “caza de nueva generación” para las fuerzas armadas europeas para 2026.

El pasado mes de junio, Francia, Alemania y España firmaron un acuerdo para desarrollar el avión y se dieron a conocer los primeros modelos conceptuales. Airbus y Dassault Aviation de Francia lideran el desarrollo del avión, con el objetivo de que esté operativo para el año 2040, cuando podría reemplazar a la actual generación de aviones Rafale y Eurofighter.

La aprobación se produce después de meses de discusiones entre los fabricantes franceses y alemanes sobre el proyecto, aliviando las tensiones franco-alemanas antes de que el presidente Emmanuel Macron asista este fin de semana a la Conferencia de Seguridad de Munich.

A pesar de las preocupaciones de que los fabricantes franceses puedan obtener una mayor participación en el proyecto que sus homólogos alemanes, los parlamentarios en Berlín votaron abrumadoramente a favor de liberar fondos para el avión.

“Lo hacemos porque no queremos empeorar las relaciones franco-alemanas, especialmente justo antes de que Emmanuel Macron venga a la Conferencia de Seguridad de Munich”, dijo a la AFP el ponente parlamentario del proyecto Reinhard Brandl.

El proyecto ya había despejado un obstáculo clave en diciembre cuando se llegó a un acuerdo entre Safran Aircraft Engines de Francia y MTU Aero Engines de Alemania sobre cómo dividir el proyecto.

La votación de ayer despeja el camino para que se firmen  contratos con contratistas como Dassault, Airbus y Thales, y es un oportuno reinicio para el programa anteriormente atascado.

Sin embargo, los parlamentarios pusieron ciertas condiciones a su aprobación, incluyendo la demanda de un programa similar de desarrollo de tanques liderado por Alemania para avanzar junto con el proyecto FCAS.

La iniciativa FCAS es un “símbolo de la capacidad de los europeos para trabajar juntos en un único proyecto de defensa”, dijo Jean-Pierre Maulny, subdirector del Instituto de Relaciones Estratégicas e Internacionales (IRIS) en junio pasado.

El Reino Unido anunció el proyecto rival Tempest, confusamente también conocido como Future Combat Air System, en 2018. El proyecto Tempest ha sido respaldado por Italia y Suecia.

Estas divisiones llevaron a Macron a exigir la semana pasada que los europeos “desarrollen una mayor capacidad de acción” frente a la inestabilidad mundial.

El FCAS comenzó como un proyecto para el Bundeswehr alemán, un posible sucesor de los Tornados de la Luftwaffe, y se reveló por primera vez en 2016. Pero los plazos de reemplazo cambiaron el proyecto para convertirse en un potencial reemplazo del Eurofighter Typhoon, que se retirará del servicio alemán alrededor del año 2045 También está previsto que sea un reemplazo del Rafale para la Fuerza Aérea Francesa.

The Defense Post

8 thoughts on “El sistema FCAS Future Combat Air da un gran paso adelante.

  • el 13 febrero, 2020 a las 20:26
    Permalink

    Lo más jugoso de éste artículo, además de las características avanzadas del FCAS, como los drones controlados por el vehículo de combate aéreo tripulado que, por otra parte, constituyen el común denominador de los futuros aviones de combate estadounidenses (y que proporcionan el perfil de los cazas de 6ta generación, además de armas avanzadas aún en etapa experimental), son algunos comentarios que revelan el espíritu de la nueva Europa (al menos la que alcanzan a vislumbrar algunos ) que subyace como una de las principales motivaciones del FCAS, más allá de verdaderas razones militares; como las palabras de Jean Pierre Maulny, subdirector del IRIS, haciendo referencia a la iniciativa FCAS como un “símbolo de la capacidad europea para trabajar juntos en un único proyecto de defensa” (al que habría de adosar el proyecto conjunto de MBT).

    Respuesta
  • el 13 febrero, 2020 a las 22:16
    Permalink

    Asimismo las palabras de Macron acerca de que los europeos “desarrollen una mayor capacidad de acción” frente a la inestabilidad mundial, haciendo alusión a que es del todo inconveniente para los europeos que convivan dos desarrollos similares como el FCAS y el Tempest británico, y que Europa unida retome su lugar en el concierto mundial, mundo en el que ha perdido protagonismo como entidad (y asimismo en su mayor parte, con pequeñas excepciones, como naciones individuales) marchando detrás de los lineamientos de EEUU. No es casualidad que sea Francia quien encabece esta línea de pensamiento (y acción), que históricamente es la más “independiente” de las naciones europeas, demostrándolo largamente desde los primeros pasos de la recuperación de la economía europea de posguerra, y abandonando la OTAN en los ’60 para poder seguir una línea de defensa (e industrial) independiente de EEUU.

    Respuesta
  • el 13 febrero, 2020 a las 22:33
    Permalink

    También constituye una potente señal de Alemania en el sentido de construir una Europa unida y claramente diferenciada de EEUU (objetivos a largo plazo), al preferir unificar sistemas de defensa sensibles y tecnológicamente deterministas con Francia, quien hasta hace apenas de dos generaciones era considerado su más grande enemigo, puesto que ningún país europeo podría llevar a cabo semejante proyecto en forma independiente. Claro que no podemos decir que Europa sean Francia y Alemania (más España), pero este grupo de naciones sienten que tienen los elementos intelectuales, tecnológicos y económicos para tirar del carro. También poseen la estructura jurídica para decirse “Europa”, pues la UE es la plataforma desde donde están planificando la acción, al crear la iniciativa PESCO. Seguramente habrá voces en contra en todos lados, incluso el Brexit británico es una clarísima señal de que no todo se ha hecho bien en la creación de “Europa”. Pero en sí mismo el FCAS franco-hispano-alemán no deja de ser, sobre todo, un “símbolo” (del futuro).

    Respuesta
  • el 14 febrero, 2020 a las 02:57
    Permalink

    No se. Los alemanes tan dificiles con el bolsillo, con un armada que se cae a cachos! y los gabachos con sus problemas sociales producto del mismo dilema monetario, ojala!

    Respuesta
  • el 16 febrero, 2020 a las 23:56
    Permalink

    Por fin arrancamos, muy bien, un gran paso para el futuro y la autonomía armamentística europea.

    Respuesta
  • el 4 agosto, 2020 a las 13:32
    Permalink

    Entonces sera un caza embarcado, no?

    Respuesta
    • el 4 agosto, 2020 a las 22:50
      Permalink

      Supongo que sera como el Rafale que tendra una versión ligeramente adaptada para el uso embarcado, es a la larga mejor opción que el F-18 que tiene que cargar con casi una tonelada de peso muerto al ser operado por todos sus usuarios salvo la armada USA en el Rafale si hay versiones distintas con el lastre en el naval de 650-700 kilos.

      Respuesta
  • el 4 agosto, 2020 a las 19:57
    Permalink

    También , también . Tendrá 2 versiones , una convencional y otra embarcable .

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com